viernes, 14 de junio de 2024

La Europa de 2024 se prepara para la Tercera Guerra Mundial


Karl Richter, Euro-Synergies

La opinión popular de que los pueblos de Europa se precipitaron a la Primera Guerra Mundial por pura ceguera y estupidez política sigue siendo válida hoy en día. El best-seller Sonámbulos (2012), escrito por el historiador australiano Christopher Clark, es un reflejo ejemplar de esta opinión. Pero es inexacto. Los círculos masónicos y financieros internacionales llevaban décadas trabajando en la Gran Guerra, el derrocamiento de las monarquías y la instauración de la democracia occidental. La Primera Guerra Mundial fue el producto de una larga política de intereses e intrigas llevada a cabo por círculos occidentales que actuaban en segundo plano.

Lo mismo puede decirse de la Segunda Guerra Mundial. Aunque Hitler fue el actor más ruidoso, ya no es un secreto que no fue más que el instigador, porque la Segunda Guerra Mundial se fijó al final de la Primera. En los años 20 y 30, Polonia hizo por sí sola varios intentos de iniciar una guerra contra Alemania con la ayuda de las potencias occidentales. Finalmente, en 1939, el detonante fue el persistente terror perpetrado contra la comunidad alemana en Polonia, y el estímulo para hacerlo por parte de los instigadores angloamericanos. Esta es exactamente la misma constelación, hasta en sus actores clave, a la que Putin se enfrenta hoy. A diferencia de Hitler, esperó ocho años, de 2014 a 2022, antes de acudir en ayuda de la acosada población rusa del país vecino. En la amplia entrevista que le hizo Tucker Carlson en febrero, Putin dio a entender que era consciente de los paralelismos históricos.

jueves, 13 de junio de 2024

El verano de vivir peligrosamente

La plutocracia cree que después podrá comprarlo todo por una miseria mientras las moscas sigan poniendo huevos en los cadáveres europeos

Pepe Escobar, Strategic Culture

Así que Le Petit Roi de París fue previsiblemente aplastado en las urnas europeas. Ha convocado elecciones parlamentarias anticipadas, disolviendo la Assemblée Nationale en un acto de ciega y pueril venganza contra los ciudadanos franceses, atacando de facto la democracia institucional francesa.

De todos modos, eso no significa gran cosa, porque los lineamientos de «libertad, igualdad, fraternidad» hace tiempo que han sido usurpados por una burda oligarquía.

La segunda vuelta de estas nuevas elecciones francesas tendrá lugar el 7 de julio, casi coincidiendo con las elecciones anticipadas británicas del 11 de julio, y sólo unos días antes de la catástrofe urbana de combustión lenta que serán los Juegos Olímpicos de París.

Los salones parisinos arden de intriga sobre por qué el pequeño títere de Rothschild con complejo de Napoleón está tirando ahora todos sus juguetes del cochecito porque no consigue lo que quiere.

miércoles, 12 de junio de 2024

Unión Europea y Manifiesto de Ventotene: por una crítica racional


Diego Fusaro, Posmodernia

La adhesión del cuadrante izquierdo al proyecto de integración europea no debería sorprender. Como hemos mostrado más ampliamente en Historia y conciencia del precariado. Siervos y Señores de la Globalización (Alianza Editorial, 2021), se explica ante todo a partir de la misma redefinición de la Izquierda posmarxista en clave político-económicamente liberal y culturalmente libertaria.

En el tránsito desde el anticapitalismo comunista de Gramsci y Togliatti al ultracapitalismo liberal-libertario de un D´Alema o un Mitterand, la izquierda pasó desenfadadamente de la lucha contra el Capital a aquella otra volcada en la defensa a ultranza y la glorificación de la Unión Europea, que representa el non plus ultra del liberalismo desdemocratizador en el Viejo Continente.

En otras palabras, la adhesión entusiasta de la Nueva Izquierda arcoíris y posmarxista al proyecto del Capital y de la global class dominante tuvo, necesariamente, que traducirse en una aceptación plena y eufórica del triunfo de ese proyecto: la Unión Europea.

Así que para la Izquierda, redefinida ya como demófoba y enemiga directa de los intereses de las clases trabajadoras (desde de los años Ochenta en adelante, cada triunfo de la Izquierda se ha traducido puntual e inexorablemente en una derrota para las clases trabajadoras), la prioridad siempre fue la del sueño cosmopolita, cristalizado en fórmulas como «más Europa» y «más libre circulación«, esto es, el mismo sueño de la clase dominante no border; un sueño que siempre fue favorable únicamente para el Señor global-elitista y que, sin exageraciones, debiera resultar una pesadilla para el Siervo nacional-popular.

martes, 11 de junio de 2024

Israel: el Estado inmoral


Editorial de La Jornada

Cada día que pasa, el Estado de Israel aporta nuevas y estremecedoras evidencias del salvaje sadismo y la deshumanización que guían cada uno de sus actos hacia el pueblo palestino. En las últimas horas perpetró dos mortíferos bombardeos contra el campo de refugiados de Nuseirat, en donde asesinó al menos a 250 personas y dejó centenares de heridos. El jueves atacó una escuela administrada por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés), con el tan conocido como inverosímil argumento de que apuntaba contra milicianos de Hamas y tomó todas las precauciones para evitar daños a civiles. La masacre de 14 niños desmiente categóricamente las cínicas declaraciones de Tel Aviv.

Ayer (8 de junio) llevó a cabo un operativo masivo para liberar a cuatro rehenes retenidos por Hamas desde el 7 de octubre pasado. La incursión fue acompañada de un tupido bombardeo en el que murieron 210 palestinos, cifra que aumenta de manera constante conforme sucumben algunos de los más de 400 heridos. 210 muertos palestinos –y contando– para rescatar a cuatro rehenes israelíes. 50 vidas palestinas por una vida israelí. Vidas todas con igual valor a los ojos de la legalidad internacional y del más elemental humanismo, pero no del gobierno ultraderechista de Israel ni de los millones de sionistas que lo apoyan. Vidas todas que nunca se habrían encontrado en riesgo si Tel Aviv respetara las resoluciones de las Naciones Unidas para la convivencia pacífica de dos estados en pie de igualdad..

Cómo los medios de comunicación distorsionan la percepción y la atención de la gente


Caitlin Johnstone, Caitlin Newsletter

«Israel rescata a 4 rehenes en una operación militar; las autoridades de Gaza dicen que han muerto docenas», reza un titular del New York Times del sábado.
Es un titular muy extraño incluso si no se sabe nada de las tácticas propagandísticas que se emplean en él. La primera mitad es muy clara, mientras que la segunda es ininteligible y se lee como un extraño acertijo o sopa de letras. El New York Times lleva a cabo esta extraña y críptica gimnasia lingüística para hablar de la última masacre israelí en Gaza, que en el momento de escribir este artículo ha causado 236 muertos.

De entrada podemos ver algo raro en este titular con el uso de la palabra «docenas» para describir el número de personas que, según los informes, murieron en la masacre. El propio artículo del New York Times dice que se informó de que «más de 200 personas murieron en el centro de Gaza», por lo que el cuantificador correcto para el titular sería «cientos», no «docenas». Esto sería como si un titular dijera «docenas» de personas murieron el 11-S en lugar de «miles»; técnicamente sería correcto, ya que el número de personas muertas fue matemáticamente hablando de muchas docenas, pero daría a los lectores una impresión equivocada de la letalidad del atentado.

lunes, 10 de junio de 2024

Luis de Guindos nos lleva a la Guerra


Carlos X. Blanco, Geopolitika

Luis de Guindos es el perfecto ejemplo de “gestor del desastre”. Después de haber ocupado importantes cargos en Lehman Brothers y otras entidades depredadoras y criminales, es lógico que el paso al Banco Central Europeo, una entidad no menos depredadora y criminal, fuera para él un paso con alfombra roja. No hay interrupción esencial entre los negocios privados y la política en este mundo neoliberal.

En calidad de vicepresidente de ese engendro llamado BCE, y en la misma estela de otros piratas, como Draghi o Lagarde, Guindos es uno de los que más alto se han encumbrado en el sistema globalista a la hora de ejercer la “gobernanza”. La UE, una verdadera farsa como entidad política, no posee auténticos gobiernos, sino circunscripciones administrativas que se llaman Estados, entes sin cabeza que obedecen, ovejunamente, a la gobernanza de instituciones financieras como la que dirige Guindos en su alto puesto. El espacio público de poder, el Gobierno, ha sido colonizado y apropiado por las finanzas privadas de forma progresiva desde 1989. Estas finanzas no se limitan ya a nombrar presidentes de gobierno, imponer ministros, judicializar políticas de opositores molestos, engordar escuadrones de ONGs y amañar elecciones. Estas finanzas privadas han ido, más y más, creando sus propias instituciones autocráticas para así ejercer un verdadero poder al que llaman “gobernanza” para distinguirlo del antiguo gobierno nacional soberano, ejercido con control popular en el marco del Estado de Derecho.

Europa o la impostura

Es probable que muy pocos de los que se preparan para votar en las elecciones europeas se hayan preguntado por el significado político de su gesto

Giorgio Agamben, Quodlibet

Al estar llamados a elegir un «parlamento europeo» no especificado, pueden creer de buena fe que están haciendo algo que corresponde a la elección de los parlamentos de los países de los que son ciudadanos. Es importante aclarar de inmediato que este no es el caso en absoluto.

Cuando hoy hablamos de Europa, lo más importante que se elimina es, ante todo, la realidad política y jurídica de la propia Unión Europea. Que se trata de una autentico fraude se desprende del hecho que se evita por todos los medios dar a conocer una verdad que es tan embarazosa como evidente. Me refiero al hecho de que desde el punto de vista del derecho constitucional, Europa no existe: lo que llamamos la «Unión Europea» es técnicamente un pacto entre Estados.

El Tratado de Maastricht, que entró en vigor en 1993 y que dio su forma actual a la Unión Europea, es la sanción definitiva de la identidad europea como mero acuerdo intergubernamental entre estados. Consecuentemente hablar de democracia en relación con Europa no tenía sentido, los funcionarios de la Unión Europea intentaron llenar este déficit democrático redactando el proyecto de la llamada Constitución europea.

domingo, 9 de junio de 2024

La parábola de Occidente y el nuevo Potlatch

El Occidente dirigido por Estados Unidos es incapaz de reconocer ningún «Plan B» y, por otra parte, comprende que el «Plan A» resulta físicamente infranqueable por la existencia de innegables contrapoderes. Esta situación sólo produce una tendencia obstinada, la de trabajar para hacer desaparecer esos contrapoderes internacionales.

Andrea Zhok, l'antidiplomatico

En el marco político internacional que caracteriza esta fase histórica, hay un factor que me parece sumamente preocupante. Se trata de la combinación, en el mundo occidental, de 1) un factor estructural y 2) un factor cultural. Intentaré esbozar los aspectos básicos de esto de forma deliberadamente esquemática.

1.- El Factor Estructural


Es sabido que Occidente ha adquirido una posición hegemónica mundial en los últimos tres siglos. Lo ha hecho gracias a ciertas innovaciones (europeas) que le han permitido aumentar decisivamente la producción industrial y la tecnología militar.

Durante el siglo XIX, Occidente impuso sus leyes, o contratos, a prácticamente todo el mundo. Algunas partes del mundo, como América del Norte y Oceanía, han cambiado radicalmente su configuración étnica, convirtiéndose en asentamientos estables de poblaciones de origen europeo. Los imperios asiáticos de miles de años de antigüedad se encontraron en un estado de protectorado, colonia o sometimiento. África se convirtió en una fuente de mano de obra y materias primas gratuitas.

Todo esto ocurrió a la luz de un modelo económico que estructuralmente necesitaba un crecimiento constante para mantener su funcionalidad, incluida la paz interna.

sábado, 8 de junio de 2024

Apoyar el Genocidio para detener la multipolaridad

El Hegemón está calculando una guerra mundial para detener la multipolaridad. Apoya el genocidio de Israel en Gaza como un mal necesario para ganar con fuerza en Asia Occidental, pensando a quién le va a importar una vez que la guerra se haga global

Pepe Escobar, The Cradle

Esta semana se celebra el Foro Económico de San Petersburgo (SPIEF). Es una de las reuniones anuales más importantes de Eurasia. El tema general en 2024 es la «multipolaridad», muy apropiado teniendo en cuenta que este es el año de la presidencia rusa de los BRICS. La cumbre de los BRICS del próximo octubre en Kazán será crucial para trazar los contornos de la hoja de ruta hacia la multipolaridad en el futuro.

Ahí está el problema. Lo que nos lleva a la cuestión clave a la que se enfrenta la Mayoría Global: ¿Cómo podemos permitirnos soñar con la multipolaridad cuando estamos inmersos en Lo Impensable, reducidos al papel de meros espectadores, viendo un genocidio retransmitido 24 horas al día, 7 días a la semana en todos los teléfonos inteligentes del planeta?
La Corte Internacional de Justicia (CIJ), abiertamente imperfecta, al menos ordenó a los genocidas bíblicos que dejaran de bombardear Rafah. ¿La respuesta de Israel? Bombardearon Rafah. Peor aún, quemaron vivos a niños en tiendas de refugiados. Con misiles estadounidenses.
Y el genocidio continuará al menos hasta el final de este año multipolar, como alardea la inteligencia israelí. La Mayoría Global al menos ve claramente cómo funciona el «orden internacional basado en reglas». Sin embargo, eso no es un gran consuelo.

viernes, 7 de junio de 2024

Para proseguir su genocidio en Gaza, Israel y Estados Unidos se empeñan en destruir las leyes de la guerra

Los dos tribunales más altos del mundo se han convertido en un enemigo implacable de Israel al intentar defender el derecho internacional y poner fin a las atrocidades de Netanyahu

Jonathan Cook, Middle East Eye

Los anuncios realizados por separado la semana pasada por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la Corte Penal Internacional (CPI) deberían haber obligado a Israel a dar marcha atrás en Gaza.

Un grupo de jueces de la CIJ -conocida a veces como Corte Mundial- exigió el viernes pasado que Israel detuviera de inmediato su actual ofensiva sobre Rafah, en el sur de Gaza.

Pero la respuesta de Israel fue intensificar sus atrocidades.

El domingo bombardeó una supuesta «zona segura» abarrotada de familias de refugiados obligadas a huir del resto de Gaza, totalmente devastada por la embestida israelí desde hace ocho meses.

El ataque aéreo prendió fuego a una zona abarrotada de tiendas de campaña, matando a decenas de palestinos, muchos de los cuales se quemaron vivos. Un vídeo muestra a un hombre sosteniendo en alto a un bebé decapitado por la explosión israelí.

jueves, 6 de junio de 2024

Arde Palestina


Tanalís Padilla*, La Jornada

Cuando la madre de Hind Rajab, la niña palestina asesinada por el ejército israelí en enero, se enteró que los estudiantes de la Universidad de Columbia habían tomado Hamilton Hall y lo habían renombrado Hind Hall, se echó a llorar. La pequeña de seis años había huido junto con cinco familiares cuando el auto en el que viajaban fue atacado por un tanque israelí. Hind sobrevivió y por tres horas se mantuvo en el teléfono con la Media Luna Roja que enviaba personal sanitario por ella.

“Tengo tanto miedo; por favor, vengan por mí”, imploraba la pequeña, mientras se obtenía autorización de las fuerzas israelíes para entrar por ella. La comunicación eventualmente se cortó y no fue hasta 12 días después que su cuerpo fue hallado junto al de sus familiares y, no muy lejos, el de los dos rescatistas que, ya obtenida la autorización, habían ido por ella.

“Ardo por dentro deseando que mi hija estuviera conmigo”, continúa la madre de Hind. “Espero que estas protestas [estudiantiles] no terminen hasta que haya un cese de fuego permanente en Gaza […]. ¿Cómo es que otros como Hind siguen sufriendo esto?” Ésta es una pregunta que se hacen todos menos quienes tienen el poder para detener esta barbarie.

Guerra de Ucrania: Rusia no escalará, Estados Unidos sí

El vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, había declarado explícitamente hace poco que la zona de seguridad podría no sólo incluir a Kiev, sino extenderse hasta la frontera polaca si Occidente envía a Kiev armas de largo alcance.
Ataque ucraniano a ciudad rusa de Bélgorod

M. K. Bhadrakumar, Indian Punchline

La guerra por poderes de Estados Unidos con Rusia se encuentra en otro punto de inflexión. El campo de batalla se está desplazando drásticamente hacia territorio ruso, algo sin precedentes incluso en la Guerra Fría. El resultado será un acontecimiento trascendental en la política del siglo XXI.

Aquí hay tres cuestiones definitorias. Una, la estrategia de la OTAN en el futuro, dado que Occidente se ha dado cuenta de que no hay duda de que Rusia será derrotada en Ucrania; dos, la crisis constitucional en Kiev, con el mandato presidencial de Vladimir Zelensky expirando el 21 de mayo; y tres, relacionado con todo esto, las intenciones de Rusia.

Sin duda, la OTAN y la UE están renovando su estrategia, mientras que Rusia espera seguir «un pie por delante» de Occidente, como dijo el presidente Vladimir Putin.

A Rusia no le interesa una escalada, pues le va bien en la guerra de desgaste con Ucrania. Hasta ahora, Rusia ha contrarrestado eficazmente la “Mission Creep”(1) de Estados Unidos para superar todas sus limitaciones autoimpuestas a la ayuda a Ucrania y llegar a traspasarlas.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin