jueves, 8 de septiembre de 2022

Europa se puede congelar por las medidas contra Rusia

Hedelberto López Blanch, Rebelión

Las proyecciones meteorológicas vaticinan que Europa se enfrentará a un crudo invierno a partir del entrante mes de septiembre por lo que su población necesitará el imprescindible gas para la calefacción, el cual se les dificulta adquirir por su alto precio y la escasez, debido a que sus dirigentes han seguido al pie de la letra aplicar las “sanciones” ordenadas por Washington contra Rusia.

El precio del gas ha subido estrepitosamente mientras el euro cayó por debajo o en paridad con el dólar lo que a la población le dificulta adquirirlo para poner la calefacción a la par que suben los costos de los alimentos.

En las actuales condiciones, el precio del gas se dispara por cualquier motivo como sucedió cuando Gazprom anunció que detendría el envío por el Nord Stream del 31 de agosto al 2 de septiembre por trabajo de mantenimiento en la única turbina que esta funcionando.

Recientemente, al comentar las medidas de austeridad que han empezado a imponer varios gobiernos de la Unión Europea ante la escasez de combustible (que por las presiones de Washington no quieren adquirirlo en rublos, moneda oficial del país euroasiático), el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dimitri Medvedev preguntó: ¿qué pasará con el precio a finales de año, a 3.000 o 5.000 dólares?

Tras la afirmación de Medvedev, el precio estimado de los futuros de gas para la entrega en septiembre ascendió a 3.507 dólares por 1.000 metros cúbicos para el 26 de agosto, marcando así un valor récord en toda la operación de centros de gas en Europa desde 1996. La cifra semanal aumentó en casi 1.000 dólares, cerca de un 40%.

En una anterior e incisiva declaración el vicepresidente del Consejo de Seguridad detalló que la mejor forma de mantener a Europa sin el gas era congelar el Nord Stream 2, frisar los activos del Banco Central ruso, declarar el rechazo al gas ruso en los próximos dos años, negarse a comprar rublos para pagar el gas al tipo de cambio del contrato, realizar un registro en las oficinas de Gazprom en Alemania.

Eso es lo que han hecho los países de Europa occidental dejándose llevar por las órdenes emanadas desde Washington y seguidas ciegamente por altos funcionarios de los países de la Unión Europea.

El Nord Stream ha estado operando al 40% de su capacidad desde mediados de junio, motivado por los retrasos en la entrega de la turbina Siemens por las extorsiones impuestas por Canadá, a donde fue enviada para su reparación. Por una falla de otra turbina, el 25 de julio Gazprom tuvo que reducir los suministros por el gasoducto que opera actualmente al 20% de su capacidad, o sea, 170 millones de metros cúbicos por día.

Alemania, Polonia, Austria, Países Bajos y Grecia han comenzado a reabrir centrales eléctricas con el uso del carbón pese a los graves daños que eso conlleva para el medio ambiente.

Las extorsiones financiero-económicas impuestas al gigante euroasiático para tratar de debilitarlo no han dado el resultado esperado a Washington, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Japón o Canadá, sino por el contrario han provocado una nueva ola de inflación que afectó a los países occidentales y disparó los precios de la energía en todo el mundo.

Varios analistas internacionales informaron que numerosas compañías de esos países, por suspender sus negocios y actividades en Rusia, han perdido al menos 70.000 millones de dólares.

Explican los especialistas que el sector de la energía fue el más afectado con mermas totales por 54.900 millones de dólares. Asimismo, las empresas alimentarias y tabaqueras perdieron 7.700 millones de dólares; las de informática y los fabricantes de maquinaria, unos 4.900 millones y el sector bancario 3.700 millones.

Las corporaciones energéticas europeas como BP, Linde, Uniper y TotalEnergies, perdieron millonarias fortunas por la suspensión del gasoducto Nord Stream 2 y la cancelación de otros proyectos.

Entre las empresas que más sufrieron desde el inicio de las arbitrarias “sanciones” están McDonald’s, que dejó de percibir 1.200 millones de dólares, PepsiCo Inc, con 1.600 millones de pérdidas, y Carlsberg con 1.180 millones de dólares.

Como un efecto bumerang, la crisis esta perjudicando a disímiles sectores de la producción y los servicios.

Por ejemplo, las compañías privadas que controlan el turismo deportivo del esquí están nerviosas porque debido a la grave crisis energética que se avecina para el venidero invierno algunos gobiernos exigirán la paralización del uso de funiculares.

Directivos de Suiza y Austria han insinuado que esa sería una de las medidas para paliar el déficit de energía en el fuerte invierno y por tanto, los amantes del esquí no podrán resistir el esfuerzo de subir las empinadas cimas de nieves para después lanzarse en desenfrenada carrera por la extensa bajada.

Esperemos que el odio contra Rusia, que Washington ha sembrado entre sus aliados, se comience a disipar para bien de los habitantes y de las economías europeas. Las turbulentas aguas en que se mueve el viejo continente lo está ahogando… y enfriando.

martes, 2 de agosto de 2022

¿Qué es el trabajo precario?

Jorge Robles, La Jornada

Casi de manera intuitiva, parecería fácil reconocer lo que es un trabajo precario. Sin embargo, al momento de analizar las distintas formas de trabajo, no lo encontramos de manera fácil, pues nos concentramos en los salarios.

La Real Academia Española define trabajo precario como: "Situación que viven los trabajadores sujetos a unas condiciones de trabajo por debajo del límite considerado como normal, especialmente cuando los ingresos económicos que se perciben por el trabajo no cubren las necesidades básicas de una persona".

Esto deja completamente a la subjetividad del analista lo que es "normal" y la carencia de una definición de "necesidades básicas de una persona".

En mi entrega sobre la condición de vida de los trabajadores por aplicación, llegaron algunos comentarios sobre lo bien que pueden ganar algunos. De la calidad del trabajo nadie dijo nada.

martes, 12 de julio de 2022

La guerra de 30 años en Ucrania, en el umbral de un conflicto nuclear entre EEUU y Rusia

Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

Asistimos a una tercera guerra de 30 años en Ucrania –la primera se libró en Europa central entre católicos y protestantes (1618-1648; https://amzn.to/3amWbDe) y la segunda en el intermezzo de la Primera y Segunda Guerras Mundiales–, según la notable apreciación de Jeffrey Sachs (https://bit.ly/3NRPgzQ).

La tercera guerra de los 30 años que inició Washington en Ucrania contra Moscú–que subsume la “primera guerra híbrida global (https://bit.ly/3RiawSb)”– traduce una guerra indirecta entre EEUU y Rusia que en cualquier momento puede degenerar en una guerra nuclear.

La neo-conservadora straussiana Evelyn Farkas, húngaro-estadounidense y furibunda zelote de Israel (https://bit.ly/3uwr536), de 54 años–, no teme una guerra nuclear con tal de preservar el orden internacional de la OTAN, en una entrevista conjunta con el notable politólogo John Mearsheimer de la Universidad de Chicago (https://to.pbs.org/3uyTO7h): no pienso que debamos de ser disuadidos por el temor de que [Vladimir Putin] utilizará armas nucleares. No podemos descartarlo, pero también pienso en el objetivo que tenemos ahora, con los riesgos tan altos. No es sólo sobre Ucrania. Es sobre el orden internacional.

domingo, 10 de julio de 2022

El estrepitoso fracaso del mercado

Pedro Luis Angosto, Nueva Tribuna

La teoría está muy clara, tanto que parece haber sido elaborada por un niño antes de haber acudido a la escuela. Si cada uno de nosotros busca su interés personal al final, la suma de búsquedas, dará el interés general. Si yo cultivo cebada y veo que la cebada cada vez vale menos, dejaré de cultivarla y me dedicaré a otra cosa. Si trabajo con un banco y no me atiende bien, ni remunera mis ahorros ni me facilita el crédito a un interés razonable, pues cambio de entidad y a otra cosa. Si pesco sardinas y no me pagan en la lonja más de medio euro, las tiro al mar y pesco calamar. Perfecto, pero es mentira y causa un extraordinario daño a las personas y a la naturaleza.

Estamos asistiendo a un periodo de inflación desbocada que ya se deja notar en la subyacente, en la que no evalúa el precio de los combustibles ni el de los alimentos perecederos. Dicen los analistas económicos que a menudo estas cosas suceden por simpatía, es decir que, ante el aumento justificado de un determinado producto, se ocasiona una estampida de precios al alza bien porque la primera subida aumentó los costes de producción de otras, bien porque muchos productores se apuntan al carro, aunque los bienes que fabrican no hayan experimentado ningún sobrecoste. En la situación actual partimos del incremento de los precios de la energía, hecho que comenzó a producirse mucho antes de la invasión de Ucrania por Putin. La subida de los precios de los combustibles fósiles -esos que íbamos a abandonar en breve para dejar de emitir gases de efecto invernadero- ha provocado la de la electricidad y la del transporte. Ambas subidas afectan a la mayoría de las cosas que habitualmente consumimos. Sin embargo, a día de hoy no existe ningún problema de escasez de petróleo ni de gas, además disponemos de una oferta de energías limpias mucho más grande de la que existía hace veinte años. ¿Qué sucede?

lunes, 6 de junio de 2022

Un nuevo estudio vincula las vacunas COVID con un aumento del 25% en el paro cardíaco de adultos jóvenes

Estudio basado en datos de los servicios de emergencia muestra que la infección por COVID en sí no está vinculada a un aumento significativo de las complicaciones cardiovasculares
Y. Rabinovitz, Israel National News

Un nuevo estudio realizado por investigadores israelíes y publicado en Nature reveló un aumento de más del 25 por ciento en las llamadas de emergencia relacionadas con problemas cardiovasculares en la población de adultos jóvenes, luego del lanzamiento de las vacunas contra el COVID, tanto entre hombres como mujeres. No se encontró un aumento similar debido solo a la infección por COVID.

Las autoridades sanitarias de Israel y los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EEUU han reconocido un vínculo entre las vacunas COVID y complicaciones cardiovasculares específicas. El riesgo de miocarditis después de recibir una segunda dosis de vacuna ahora se estima entre 1 en 3000 y 1 en 6000 en hombres de 16 a 24 años.

Sin embargo, artículos recientes en revistas científicas han tratado de sugerir que las complicaciones cardiovasculares posteriores a la infección por COVID son más comunes que las posteriores a la vacunación. Esta afirmación se contradice con los hallazgos de un estudio reciente realizado por investigadores israelíes, utilizando datos de los Servicios Médicos de Emergencia Nacional (EMS) de Israel relacionados con "llamadas de EMS de paro cardíaco y síndrome coronario agudo en la población de 16 a 39 años" entre 2019 y 2021. Esto les permitió comparar la línea de base (epidemia anterior a la COVID) con la epidemia de COVID sin vacunas, con la epidemia de COVID después de la aceptación generalizada de la vacuna.

viernes, 3 de junio de 2022

Y de pronto, ya no existía el Imperio

Estados Unidos no ha invitado a Cuba, Nicaragua ni Venezuela a la novena Cumbre de las Américas que se celebrará en Los Ángeles en junio de 2022. Varios países han dicho que no asistirán a la reunión a menos que los 35 países de las Américas estén presentes
Vijay Prashad, Alai

El Imperio niega su propia existencia. No existe como imperio, sino solo como benevolencia, con su misión de difundir los derechos humanos y el desarrollo sostenible en todo el mundo. Sin embargo, esta perspectiva no significa nada en La Habana ni en Caracas, donde los “derechos humanos” han llegado a significar el cambio de régimen y donde el “desarrollo sostenible” ha llegado a significar el estrangulamiento de su pueblo mediante sanciones y bloqueos. Es desde el punto de vista de las víctimas del Imperio que llega la claridad.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, será el anfitrión de la Cumbre de las Américas en junio, donde espera profundizar la hegemonía de Washington sobre las Américas. El gobierno de EEUU entiende que su proyecto de hegemonía se enfrenta a una crisis vital provocada por la debilidad del sistema político y de la economía estadounidenses, con escasos fondos disponibles para invertir dentro de su propio país y mucho menos para el resto del mundo.

Al mismo tiempo, la hegemonía estadounidense se enfrenta a un serio desafío por parte de China, cuya Iniciativa de la Franja y la Ruta (también conocida como Nueva Ruta de la Seda) ha sido vista en gran parte de América Latina y el Caribe como una alternativa a la agenda de austeridad del Fondo Monetario Internacional.

miércoles, 18 de mayo de 2022

El FMI aún está muy rezagado en términos de controles de capital

Joseph E. Stiglitz y Jonathan D. Ostry, Project Syndicate

El marco de políticas revisado del Fondo Monetario Internacional (https://bit.ly/38AwApB) para gestionar los flujos financieros transfronterizos, aprobado por su directorio ejecutivo el mes pasado, amplía las circunstancias bajo las cuales los países pueden restringir los ingresos de capital. Desafortunadamente, también les ata excesivamente las manos a los países y no contempla la infinidad de contextos del mundo real en los que el consejo proferido por el FMI es, o no es, apropiado. De modo que, si bien los flujos de capital volátil ya plantean un desafío continuo para muchas economías emergentes y en desarrollo, el marco del FMI reducirá las opciones de los países para alcanzar sus objetivos sociales y, en definitiva, puede hacer que la economía global sea menos estable.

El marco previo del FMI, aprobado en 2012 y conocido como la Visión Institucional (VI), sostenía que los controles sobre las salidas de capital eran legítimos sólo cuando un país estaba en medio de una crisis, y que los controles sobre los ingresos de capital deberían implementarse únicamente como un último recurso cuando el país experimentaba un incremento de moneda extranjera (https://bit.ly/3a8MR5B). La VI fue un acuerdo político que reflejaba profundas divisiones entre los estados miembros del FMI (entre ellos, algunos de los mayores accionistas) que estaban a favor de movimientos de capital plenamente liberalizados, y aquellos (incluidas muchas economías emergentes y en desarrollo) que querían la bendición del FMI para adoptar políticas destinadas a mitigar la volatilidad.

viernes, 13 de mayo de 2022

Los tambores de guerra serán tambores de recesión global

La invasión de Ucrania puede acabar dinamitando la única válvula de escape, ante un escenario de recesión global que ya se estaba gestando en los meses previos
Juan Laborda, El Salto

“Los tambores de guerra son tambores de hambre”, reza un ancestral proverbio africano. Sin duda, tras la invasión de Ucrania, dicha máxima está hoy más vigente que nunca. Desde estas líneas advertíamos de una de las consecuencias ocultas de la invasión rusa, las hambrunas. También expusimos la necesidad de un pacto de riqueza, a costa de los extractores de rentas, y no del factor trabajo o capital productivo. Lo que pretendemos desgranar en este artículo es cómo la invasión de Ucrania puede acabar dinamitando la única válvula de escape, ante un escenario de recesión global que ya se estaba gestando en los meses previos. Nos referimos a cómo la fuerte corrección en los precios de los activos financieros de riesgo –bolsa, bonos corporativos, bonos emergentes,…- suele conllevar un hundimiento del precio de las materias primas que debería suavizar y hacer transitorio los repuntes de inflación. Sin embargo, sin ningún final claro a la vista en Ucrania, los precios globales de los alimentos no elaborados y de la energía probablemente se mantengan altos en cualquier escenario. Por lo tanto, los tambores de guerra serán tambores de recesión global.
La economía global va camino a una tormenta perfecta, en la que Europa, China y Estados Unidos entran en crisis al mismo tiempo conforme avance el año
Los datos de crecimiento económico del primer trimestre publicados en España, Estados Unidos y la Eurozona han sido decepcionantes, mucho peor de lo esperado. La economía global va camino a una tormenta perfecta, en la que Europa, China y Estados Unidos entran en crisis al mismo tiempo conforme avance el año. Los riesgos de una de recesión global aumentan día a día.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin