martes, 10 de septiembre de 2013

¿A quién no le vende armas Estados Unidos?

William D. Hartung, Rebelión

La mayoría de los informes de los medios de comunicación sobre la política de ventas de armas de Estados Unidos se centra ahora en dos temas. En primer lugar: ¿Washington cortará la ayuda militar al régimen militar en Egipto? Y segundo: ¿qué tipos de sistemas de armas serán la oferta de Estados Unidos a la oposición en Siria?

Pero las políticas de transferencia de armas de Estados Unidos hacia Egipto y Siria, ofrecen sólo una pequeña ventana en el floreciente comercio de armas que ha sido promovido activamente por el gobierno de Obama desde que asumió el cargo en 2009. La principal diferencia en los casos de Egipto y Siria es que han generado un debate público. Este no es el caso para la mayoria de las transferencias de los Estados Unidos. Por ejemplo, sólo en 2011 – el año más reciente del que se tienen estadísticas completas – Estados Unidos vendió más de 66 mil millones de dólares en armas en todo el mundo, para un registro del 78 por ciento del mercado mundial de armas. Armas y entrenamiento de Estados Unidos están siendo suministrados a más de 140 de los 195 estados miembros de las Naciones Unidas.

La pregunta no es quién recibe el armamento de Estados Unidos, es quién no ha recibido armamentos todavia – y cuáles son las consecuencias de este tráfico de armas sin restricciones para la seguridad mundial y los derechos humanos.

Un acuerdo reciente ofrece una visión de la parte inferior de la política de armas de Estados Unidos. El pasado 20 de agosto, el Pentágono anunció en voz baja su intención de vender mil 300 bombas de racimo de Textron Inc. a Arabia Saudita, en un acuerdo por valor de 640 millones de dólares. El momento no podría ser peor. Al mismo tiempo que el régimen de Egipto estaba usando tanques estadounidenses, vehículos blindados y armas para matar a los manifestantes en las calles de El Cairo, el Pentágono estaba negociando un acuerdo para vender uno de los sistemas de armas más mortíferas del mundo a otro régimen represivo en la región. Arabia Saudita no sólo ha echado su propio movimiento incipiente de democracia sin el tipo de atención que se ha generado por una actividad similar en otras partes de la región, sino que también ha enviado vehículos blindados para ayudar a aplastar el movimiento de protesta en Bahrein.

¿Cómo puede los Estados Unidos vender bombas de racimo a Arabia Saudita aun cuando ese régimen se distingue como uno de los opositores más tenaces de la democracia en el Medio Oriente? La respuesta es simple: el dinero. En los últimos años el régimen de Riad ha ordenado decenas de miles de millones de dólares en armamento de Boeing, Lockheed Martin, Raytheon, y otros fabricantes de armas estadounidenses. Las ofertas no podrían haber llegado en un mejor momento para estas empresas en sus esfuerzos por reforzar sus líneas de fondo con las ventas al exterior para compensar cualquier reducción en los contratos que puedan surgir como resultado de las batallas presupuestarias actuales en Washington.

Boeing vendió explícitamente el trato Arabia al Congreso como una forma de crear empleos en Estados Unidos – una táctica que desde hace mucho tiempo ignora el hecho de que prácticamente cualquier otro tipo de gasto crea más empleo que el gasto en armas. Si el gobierno de Obama encuentra una manera de aumentar las exportaciones de civiles en áreas como la tecnología del medio ambiente, podría crear muchos más puestos de trabajo que pueden ser creados por cualquier venta de armas. Hacerlo significaría una lucha con el Congreso, pero es una lucha que vale la pena tener, y que podría dar un fuerte apoyo público si el presidente Obama se pone un fuerte impulso público para ello.

Pero en lugar de desarrollar los mercados de exportación del sector civil, la administración Obama ha estado trabajando horas extras para convencer a otros gobiernos para comprar armas estadounidenses. A medida del Departamento de Estado, Tom Kelly señaló en su testimonio entregado a la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara el 24 de marzo de este año, promocionando la venta de armas de Estados Unidos, que es “un tema que tiene la atención de todos los funcionarios de alto nivel que está trabajando en la política exterior en el gobierno, incluyendo los funcionarios de alto rango del Departamento de Estado, en la representación de nuestras empresas y haciendo todo lo posible para asegurarse de que estas ventas pasan”. Esto significa que todos, desde el presidente Obama al secretaria de Estado, John Kerry, al Secretario de Defensa, Chuck Hagel, y funcionarios de la embajada en todo el mundo actúan, en efecto, como representantes de ventas para empresas de armas de Estados Unidos.

Si bien la politica de promocion de la exportacion de armas por la administración puede ser buena para los contratistas del Pentágono, tiene consecuencias negativas para los derechos humanos y la seguridad global. Un informe de junio de 2012 del Centro para la Integridad en Washington, DC, ha documentado el hecho de que la mayoría de las transferencias de armas de Estados Unidos van a los países que su propio Departamento de Estado ha identificado como los principales violadores de los derechos humanos, de Argelia, Bahrein, Egipto y Arabia Saudí a Honduras y Perú. No sólo estas armas se utilizan para alimentar las políticas represivas, sino que socavan la credibilidad de Estados Unidos para convencer a otras naciones para detener sus ventas a regímenes no democráticos, como las transferencias de armas rusas a Siria.

Aunque ningún cliente actual de las armas de Estados Unidos ha hecho algo parecido al horror desatado por el régimen de Assad –hasta e incluyendo el uso de armas químicas– la falta de coherencia en la política de Estados Unidos, ha sido aprovechada por Rusia y otros proveedores a Siria como justificación para sus propios acciones. La alineación de las decisiones de la venta de armas de Estados Unidos con su retórica de los derechos humanos no puede impulsar un cambio inmediato en el comportamiento de Rusia, pero podría sentar las bases para una acción internacional más eficaz para detener los flujos de armas a dictaduras y violadores de derechos humanos en el futuro.

Otra consecuencia negativa de las ventas de armas de Estados Unidos sin restricciones es que estas armas a menudo encuentran su camino en las manos de los adversarios de este país. El caso más extremo fue en Afganistán, donde los suministros a las facciones extremistas que combaten la ocupación soviética de ese país, terminó siendo transferido a individuos y organizaciones que iban a formar la red Al Qaeda. Más recientemente, los suministros de armas de Estados Unidos a facciones de la oposición en Libia han encontrado su camino a los grupos fundamentalistas islámicos de Mali que han estado matando a civiles y han secuestrado a ciudadanos estadounidenses.

Una vista ilustrada de la seguridad de Estados Unidos y mundial –en lugar de una impulsada por el dinero y los compromisos con los aliados democráticos que ya no merecen el apoyo de Estados Unidos, si es que alguna vez lo hicieron– requeriría una reducción de las ventas de armas de Estados Unidos como una fuerza de los derechos humanos y una palanca para convencer a otras naciones para detener sus ventas a los regímenes represivos. Si Estados Unidos iniciaria una política de este tipo pronto, mientras que acelerar su firma del Tratado de Comercio de Armas de las Naciones Unidas, podría hacer una enorme diferencia en las causas de los derechos humanos y la paz. Pero la administración Obama, al igual que cualquier otro, tendrá que ser empujado por el público para hacer lo correcto.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin