jueves, 28 de mayo de 2015

Las claves del escándalo de corrupción de la FIFA


Este 27 de mayo las autoridades suizas detuvieron en Zúrich a varios altos cargos de la FIFA por corrupción. Entre los delitos de los que se les acusa figuran fraude, blanqueo de dinero y extorsión. El monto estimado de los sobornos supera los 10.000 millones de dólares en 19 años. La Fiscalía estadounidense indicó que el organismo del fútbol empezó a realizar pagos en comisiones a los medios y compañías de promoción de eventos deportivos a principios de los años noventa del siglo pasado y ha continuado haciéndolo de manera sistemática hasta la actualidad. Es decir, los altos cargos "pagaron y acordaron pagar sobornos y comisiones ilegales para obtener medios lucrativos y derechos de 'marketing' para los torneos internacionales de fútbol".

La investigación del caso se inició en Estados Unidos debido a que gran parte de las transacciones relacionadas con los sobornos de los miembros de la FIFA tuvieron lugar en ese territorio y a través de bancos estadounidenses. Las detenciones se realizaron a petición del Departamento de Justicia de EE.UU., que presentó cargos en el Distrito Este de Nueva York, con sede en Brooklyn. Los detenidos podrían ser extraditados al país norteamericano. Desde EE.UU. se tramitaron las órdenes pertinentes, después de lo cual varios agentes suizos vestidos de paisano acudieron la madrugada de este 27 de mayo al hotel Baur au Lac ubicado en los Alpes y lograron detener a varios miembros de la FIFA.

Dos vicepresidentes de la FIFA, el uruguayo Eugenio Figueredo y Jeffrey Webb, de las islas Caimán, así como el expresidente de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz, figuran entre los acusados ante el tribunal de Nueva York por "organización mafiosa, fraude masivo y blanqueo de dinero, entre otros". El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, "no se encuentra entre los detenidos ni está implicado en absoluto", afirmó Walter de Gregorio, director del organismo para relaciones públicas. Uno de los acusados, Jose Hawilla, ejecutivo de la empresa brasileña de mercadotecnia deportiva Traffic Sports accedió a devolver más de 151 millones de dólares que recibió ilícitamente. Entre los acusados que se declararon culpables se encuentran también Daryan Warner y Daryll Warner, hijos de Jack Warner, ex alto cargo de la FIFA de Trinidad y Tobago.

Varios líderes mundiales y personas destacadas del mundo deportivo no tardaron en pronunciarse sobre lo sucedido. El astro argentino Diego Armando Maradona, uno de los principales denunciantes de las irregularidades de la FIFA desde su época de futbolista, celebró la denuncia que este miércoles puso en jaque al organismo mundial y señaló que la FIFA es el principal enemigo del fútbol. El propio Joseph Blatter tachó el escándalo de "un momento difícil para el fútbol, para los aficionados y para la FIFA como organización" y afirmó que en la industria moderna del fútbol no hay lugar para la corrupción. Además, Blatter afirmó que los últimos acontecimientos han llevado "la vergüenza y la humillación" al mundo futbolístico.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, declaró que "todos los Mundiales deben ser investigados". Por su parte, el mandatario ruso, Vladímir Putin, no excluye la posibilidad de que el escándalo de la FIFA sea "otro intento de extender la jurisdicción de EE.UU. a otros países" para lograr "sus objetivos egoístas", ya que ve extraño que las detenciones de los funcionarios de la FIFA se produjeran a petición de la justicia de ese país.
________
Ver La FIFA al nivel de la mafia, acusada de corrupción y lavado de dinero

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin