viernes, 13 de julio de 2018

Trump intensifica la guerra comercial contra China

Nick Beams, wsws

La administración de Trump ha intensificado su guerra comercial contra China con el anuncio de que el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, comenzará una investigación con el objetivo de poner un arancel del 10 por ciento de bienes chinos por $200 mil millones para fines de agosto.

La última decisión se suma a la imposición de un arancel del 25 por ciento sobre $34 mil millones de las exportaciones chinas el viernes pasado, y se espera que otros $16 mil millones sean afectados por el mismo gravamen en cuestión de semanas.

Las tarifas adicionales, anunciadas hace varias semanas, fueron tomadas en respuesta a la decisión de China de tomar represalias contra las medidas estadounidenses del viernes pasado al poner los aranceles sobre el mismo valor de las exportaciones estadounidenses.

La declaración emitida por Lighthizer era la de un señor imperial cuya palabra es la ley, que debe ser obedecida sin cuestionamientos, con cualquier oposición que se resuelva mediante represalias crecientes. Estados Unidos ya ha indicado que está dispuesto a imponer aranceles a otros bienes por valor de 200 mil millones de dólares, además de los destinatarios del anuncio del martes, y Trump dijo que podrían alcanzar hasta 500 mil millones de dólares: el valor de todas las exportaciones chinas a EEUU.

Cambiando la situación, Lighthizer dijo que las represalias de China contra la imposición de aranceles estadounidenses el viernes pasado "carecían de base legal o justificación internacional". De hecho, son las medidas estadounidenses, introducidas bajo la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, que contravienen las reglas de comercio internacional.

"Durante más de un año", dijo Lighthizer, "la administración de Trump ha instado pacientemente a China a detener sus prácticas desleales, abrir su mercado y participar en una verdadera competencia en el mercado. Hemos sido muy claros y detallados con respecto a los cambios específicos que China debería emprender.

"Desafortunadamente, China no ha cambiado su conducta, un comportamiento que pone en riesgo el futuro de la economía de los EEUU. En lugar de abordar nuestras preocupaciones legítimas, China ha comenzado a tomar represalias contra los productos estadounidenses”.

El Ministerio de Comercio chino declaró que estaba "conmocionado" por las acciones estadounidenses, que "dañaban a China, lastimaban al mundo entero y lastimaban a los propios Estados Unidos". China no tuvo "más opción que tomar las contramedidas necesarias" sin especificar cuáles podrían ser.

China no tiene la opción de responder en una forma de ojo por ojo y diente por diente contra las últimas medidas arancelarias, ya que no importa lo suficiente de los EEUU. Para igualar el dólar de Washington por dólar. Ha dicho que lanzará un llamamiento a través de la Organización Mundial del Comercio contra las "acciones unilaterales de los Estados Unidos".

Pero esos pasos no van a tener ningún impacto ya que la administración Trump y sus defensores de "America First" (EEUU ante todo) consideran que la OMC y el llamado orden de comercio internacional basado en reglas son perjudiciales para los intereses de los EEUU.

El curso de las negociaciones limitadas entre China y EEUU ha dejado en claro que la cuestión clave no es el déficit comercial de EEUU con China. Beijing ofreció aumentar las exportaciones estadounidenses a China, particularmente de productos agrícolas y energéticos, en alrededor de $100 mil millones, pero Trump y sus funcionarios lo descartaron por no abordar los asuntos centrales.

The Wall Street Journal, citando "personas con conocimiento de las rondas de negociaciones previas" dijo sobre la oferta hecha por China hasta ahora, "si han aumentado las compras de productos estadounidenses o la apertura gradual del sector de servicios financieros" no había "resuelto" las demandas de Washington por cambios estructurales más profundos”.

La principal demanda de Estados Unidos, que se estableció en un comunicado emitido el 4 de mayo, es que China cese su intento de desarrollar su base tecnológica e industrial en virtud de su plan "Hecho en China 2025". En un lenguaje similar al dirigido contra Corea del Norte y su programa nuclear, Trump ha exigido que China tome "medidas inmediatas y verificables" para garantizar el cese de las medidas dirigidas, patrocinadas o toleradas por el gobierno de China dirigidas a los secretos comerciales y la tecnología de los EEUU.

También insistió en que China no tome ninguna medida, ya sea mediante represalias o acciones en la OMC, contra los aranceles estadounidenses impuestos en su contra. La respuesta en los EEUU a las últimas medidas de guerra comercial, tanto en el ámbito político como empresarial, no ha sido oponerse a la guerra comercial contra China como tal. Especialmente, la cuestión del desarrollo de la tecnología se considera una amenaza para el dominio económico y, en última instancia, militar de los EEUU.

Sin embargo, hay críticas contra Trump de que sus tácticas están fuera de lugar. Al dirigirse a posibles aliados, sobre todo en Europa imponiendo aranceles sobre el acero y el aluminio y amenazando con extenderlos a los automóviles, está haciendo una alianza imposible contra China.

El presidente del Comité de Finanzas del Senado republicano, Orrin Hatch, dijo que se oponía a las nuevas medidas propuestas. "Aunque he apoyado los esfuerzos específicos de la administración para combatir el régimen de transferencia de tecnología de China, el anuncio de esta noche parece ser imprudente y no es un enfoque específico". De hecho, Hatch indicó que quiere medidas más severas.

"No podemos hacer la vista gorda ante las prácticas comerciales mercantilistas de China, pero esta acción no alcanza una estrategia que le otorgue a la administración una influencia negociadora con China mientras mantiene la salud y la prosperidad a largo plazo de la economía estadounidense", dijo.

Esta es también la opinión de amplias secciones del Partido Demócrata, que quieren una mayor acción contra China, pero advierten que las acciones de Trump están alienando a los aliados de Estados Unidos.

Secciones de negocios han advertido que las medidas de guerra comercial tendrán un impacto en la economía de los Estados Unidos. David French, un alto funcionario de la Federación Nacional de Minoristas, dijo al Financial Times que podrían "volverse un boomerang" y golpear a consumidores y trabajadores. Los precios de los productos cotidianos aumentarían y "las represalias que seguirán destruirán miles de empleos en los Estados Unidos y perjudicarán a los agricultores, las empresas locales y comunidades enteras".

La Reserva Federal de los EEUU también está preocupada, y señaló en su reunión de junio que había recibido informes de que algunas empresas estaban suspendiendo sus inversiones o reduciéndolas por temor a las repercusiones del conflicto comercial.

Sin embargo, la administración Trump ha dejado de lado esas preocupaciones y está presionando no solo contra China sino también contra la Unión Europea, que Trump ha declarado tan mala como China, solo que más pequeña. Tras negarse a otorgarle a la UE una exención de los aranceles sobre el acero y el aluminio, EEUU ha comenzado una investigación sobre las importaciones de automóviles para determinar si se deberían imponer aranceles adicionales con el argumento de la "seguridad nacional".

Las últimas medidas contra China podrían haber sido un tiro de advertencia en la proa de la UE y una señal de que Estados Unidos no aceptará ninguna oposición. Antes del último anuncio contra China, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro chino, Li Keqiang, sostuvieron una reunión en Berlín en la que se comprometieron a mantener el orden basado en las reglas. La reunión terminó en un evento, organizado por Merkel, en el que la compañía química alemana BASF firmó un acuerdo preliminar para gastar hasta $10 mil millones en un segundo complejo en China.

En lo que equivale a una refutación de Trump, Merkel dijo: "Esto muestra que la apertura del mercado chino en estas áreas no es solo hablar, sino actuar".

Li dijo que, combinado con las medidas de China para abrirse a las compañías financieras extranjeras, el acuerdo fue una señal de que el multilateralismo juega "un papel de fortalecimiento" para la economía mundial.
Merkel dijo que le preocupaba la expansión de los aranceles estadounidenses contra las exportaciones de la UE. "Debemos tratar de llegar a un acuerdo, de lo contrario nos veremos obligados a tomar medidas", afirmó y expresó la esperanza de que China y Alemania "no se vean atrapadas en una espiral global de proteccionismo".

El Wall Street Journal citó a un funcionario estadounidense no identificado que dijo que Trump "valora la relación que tenemos con los aliados europeos" y ha "dejado en claro la importancia de trabajar junto con Europa en las prácticas comerciales injustas de China".

El artículo señalaba que los funcionarios de la industria estadounidense habían dicho que las nuevas amenazas arancelarias contra China "serían vistas como una señal en Europa de que Estados Unidos no retrocedería en la lucha comercial" y "también podrían ser una advertencia específica" para Merkel.

La UE y China celebrarán una cumbre económica en Beijing la próxima semana con informes que sugieren que China está presionando a la UE para emitir una fuerte declaración en contra de las políticas comerciales de Trump.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin