lunes, 13 de junio de 2016

El BCE rescata a Telefónica con nuestro dinero


Yago Alvarez, El Salmón Contracorriente

Hace tres meses el Banco Central Europeo, con Mario Draghi al frente, anunció un nuevo plan de estímulo para reanimar la economía europea. Una de las medidas estrella fue el anuncio de comprar deuda a grandes empresas no financieras. Hoy han arrancado esas medidas y una de las primeras empresas que se han beneficiado de este estímulo ha sido la española Telefónica.

Como ya explicamos en el artículo “Cómo el BCE y Draghi reparten nuestro dinero gratis”, la máxima autoridad en política monetaria europea presentó hace tres meses un nuevo plan de estímulos económicos con la intención de reanimar la economía europea y encaminarla al crecimiento y la inflación. Entre las medidas del enésimo plan de Draghi se encontraban la de disminuir el tipo de interés del euro al mínimo histórico del 0% y el aumento de las adquisiciones de deuda que estaban realizando hasta el mes de febrero de 60.000 a 80.000 millones de euros mensuales.

Pero sin duda la medida estrella que causó un mayor revuelo, aunque se rumoreaba desde hace meses, fue la decisión de comprar deuda corporativa a empresas no financieras. El BCE anunció que compraría deuda emitida en euros y que tuvieran el grado de “inversión”, o sea todos aquellos que no tengan la calificación de "bono basura" y que tuvieran un vencimiento mayor a 6 meses e inferior a 31 años.

Sólo con anunciar dicha medida, las grandes empresas europeas vieron como los tipos de interés de sus emisiones de deuda se veían reducidos, llegando incluso a tipos de interés negativos. De ese modo, el anuncio del BCE ya ha provocado un enorme ahorro para estas empresas a la hora de buscar financiación, de igual modo que bajaron las primas de riesgo de todos los países de la zona euro cuando Draghi anunció su ya famoso “haremos lo que sea necesario” que precedió a la compra de deuda pública por parte del organismo que dirige.

Hoy ha arrancado esta nueva medida de estímulo económico y, según ha anunciado la agencia de información económica Bloomberg, la primera empresa española elegida por el BCE para comprar deuda ha sido la compañía de telecomunicaciones Telefónica.

La operadora española, una de las empresas más endeudadas de Europa con una deuda de más de 57.000 millones de euros y con unos vencimientos de 2.900 millones para el presente año y 8.300 millones en 2017, se encuentra en una situación delicada teniendo en cuenta que dicha cantidad de deuda es seis veces superior a su EBITDA (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) y 12.000 millones mayor que su valor total en bolsa. Situación que se ha agravado después de que Bruselas bloqueara la venta de su filial británica O2 por la que tenían intención de ingresar más de 13.000 millones de euros.

Según informa Bloomberg, el BCE habría adquirido esta misma mañana bonos de la empresa española a 10 años. Aunque todavía se desconoce la cantidad, el anuncio ya ha tenido sus efectos positivos sobre la empresa que ha visto como ese tipo de bonos han bajado hasta 6 puntos básicos, lo que se traduce en un ahorro inmediato para la compañía de telecomunicaciones, sin contar la bajada de los tipos de interés que ya habían sufrido todos sus bonos desde que se anunciara la medida en marzo. De este modo Draghi vuelve a usar las políticas monetarias europeas para rescatar a grandes empresas, como ya lleva tiempo haciendo tiempo con las grandes compañías financieras, "olvidándose" de que dichas políticas deberían ser usadas para reanimar y rescatar la economía de la mayoría de la ciudadanía europea y no sólo la de los accionistas de unas pocas multinacionales.

El resto de empresas que se han beneficiado de las primeras compras por parte del BCE han sido la aseguradora italiana Generali, la empresa tecnológica alemana Siemens, el fabricante de automóviles francés Renault, la empresa belga de cervezas ABInBev y la energética Engie. En los próximos días se esperan nuevas compras de deuda corporativa que podrían beneficiar a otras empresas españolas en el punto de mira de Draghi como Iberdrola, Gas Natural o Repsol.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin