miércoles, 11 de mayo de 2016

“¿Quién gobierna el mundo?” Estados Unidos ya no es la obvia respuesta


En su nuevo libro “Who Rules The World?“, el intelectual Noam Chomsky afirma que EEUU devino a una potencia de segunda. Compartimos abajo un texto liberado para divulgación del nuevo material, tomado de DementesX.com.

Cuando nos preguntamos “¿Quién gobierna el mundo?” comúnmente se adopta la convención estándar que los “guias” de los asuntos del mundo entero son Estados Unidos, y principalmente las grandes potencias, tenemos en cuenta sus decisiones y las relaciones entre ellos. Eso no está mal. Pero haríamos bien en tener en cuenta que este nivel de abstracción también puede ser muy engañoso.

Los Estados por supuesto tienen estructuras internas complejas, y las opciones y decisiones de los líderes políticos están muy influenciados por las concentraciones internas de poder, mientras que la población en general es a menudo marginada. Esto es cierto incluso para las sociedades más democráticas, y, obviamente, para los demás. No podemos obtener una comprensión realista de quién gobierna el mundo sin tener en cuenta a los “amos de la humanidad”, como Adam Smith llamó en su día a los comerciantes y fabricantes de Inglaterra; en el nuestro, son los conglomerados, multinacionales, instituciones financieras, grandes imperios al por menor, y similares. Aún después de Smith, también es aconsejable para asistir a la “vil máxima” a la que los “amos de la humanidad” se dedican: “Todo para nosotros y nada para los demás” – una doctrina conocida de otra manera como la guerra de clases amarga e incesante, a menudo de un solo lado, con gran detrimento de la gente en su país de origen y el mundo.

En el orden global contemporáneo, las instituciones de los maestros tienen un enorme poder, no sólo en el ámbito internacional sino también dentro de sus estados de origen, de los que dependen para proteger su poder y para proporcionar apoyo económico por una amplia variedad de medios. Si tenemos en cuenta el papel de los maestros de la humanidad, nos volvemos a dichas prioridades de la política de estado como en la Alianza Trans–Pacífico, uno de los acuerdos a los derechos de los inversores mal llamados “acuerdos de libre comercio” por la propaganda y los medios de comunicación. Se negocian en secreto, aparte de los cientos de abogados y grupos de presión corporativos que escriben los detalles cruciales. En su operación adoptan un completo estilo estalinista con procedimientos de “vía rápida” diseñados para bloquear la discusión y permitir sólo la elección de sí o no (por lo tanto, sí). Los facilitadores y lobbystas lo hacen muy bien, como es lógico. La gente es incidental, con las consecuencias que se podría anticipar.

La Segunda Superpotencia

. Los programas neoliberales desplegados desde los años 80 han concentrado la riqueza y el poder en las manos de un número cada vez menor de personas, al tiempo que han socavado la democracia funcional. Pero han comenzado a suscitar una prominente oposición no solo en América Latina sino también en los centros de poder mundial. La Unión Europea (UE), uno de los desarrollos más prometedores de la época de la Segunda Guerra post-Mundial, se tambalea debido al efecto duro de las políticas de austeridad durante la recesión, hecho condenado incluso por los economistas del Fondo Monetario Internacional. La democracia se ha debilitado así como la toma de decisiones ha desplazado a la burocracia de Bruselas, con el sistema financiero dominando desde las sombras.

Los principales partidos han ido perdiendo rápidamente a sus miembros tanto a la izquierda como a la derecha. El director ejecutivo del grupo de investigación con sede en París EuropaNova atribuye el desencanto general a “un estado de ánimo de impotencia y enojo del poder real para influir en los acontecimientos por gran parte de los líderes políticos nacionales [que, al menos en principio, están sujetas a la política democrática] frente al mercado, las instituciones de la Unión Europea y las empresas que siguen la ideología neoliberal. Procesos muy similares están en marcha en Estados Unidos, por razones similares, lo que es una cuestión de importancia y preocupación no sólo para el país, sino, debido al poder de EEUU, para todo el mundo.

La creciente oposición al asalto neoliberal pone de relieve otro aspecto crucial de la convención estándar: se deja a un lado el público, que a menudo no acepta su aprobado papel de “espectadores” (en lugar de “participantes”) que se le asignan en la teoría democrática liberal. Tal desobediencia siempre ha sido motivo de preocupación para las clases dominantes. Basta mirar la historia de Estados Unidos: George Washington consideraba a la gente común que formaba las milicias que estaban a su mando como “un pueblo muy sucio y desagradable que viene marcado por una especie de estupidez inexplicable en la clase más baja de estas personas”.

En política violenta, su opinión magistral de las insurgencias contemporáneas de “la insurgencia americana” a Afganistán e Irak, William Polk llega a la conclusión de que el general Washington “estaba tan ansioso por dejar de lado a [los combatientes que despreciaba] que estuvo a punto de perder la Revolución”. De hecho, “podría haber sido realidad dado que Francia y no intervino masivamente” y “salvó la Revolución”, que hasta entonces había sido ganado por la guerrilla – los que ahora llamaríamos “terroristas” -, mientras que el ejército de estilo británico de Washington “fue derrotado una y otra vez y casi perdió la guerra”.

Una característica común de las insurgencias exitosas, en los registros de Polk, es que se disuelve al apoyo popular después de la victoria, la dirección suprime las “personas sucias y desagradables” que realmente ganaron la guerra con tácticas de guerrilla y terrorismo, por temor a que puedan amenazar los privilegios de clase. El desprecio de las élites para “la clase más baja de estas personas” ha adoptado diversas formas a lo largo de los años. En los últimos tiempos una expresión de este desprecio es el llamado a la pasividad y la obediencia (“moderación en la democracia”) por los internacionalistas liberales que reaccionaban a los “democratizadores” peligrosos de los movimientos populares de la década de 1960.

A veces los Estados optan por seguir la opinión pública, provocando mucha furia en los centros de poder. Un caso dramático fue en 2003, cuando la administración Bush pidió a Turquía unirse a la invasión de Irak. El noventa y cinco por ciento de los turcos se opuso a ese curso de acción y, ante el asombro y el horror de Washington, el gobierno turco adherió a sus puntos de vista. Turquía fue condenada amargamente por esta desviación de la conducta responsable. El subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, designado por la prensa como el "idealista en jefe" de la administración, reprendió a los militares turcos por permitir la mala conducta del gobierno y exigió una disculpa. Perturbada por estas y otras innumerables ejemplos de nuestra legendaria "anhelo de democracia," comentario respetable continuó alabar el presidente George W. Bush por su dedicación a la "promoción de la democracia", o, a veces lo criticó por su ingenuidad al pensar que un poder externo podría imponer sus anhelos democráticos de otros. El pueblo turco no estaba solo. La oposición global a la agresión anglo-estadounidense contra Irak fue abrumadora. El apoyo a los planes de guerra de Washington apenas alcanzó el 10% a nivel mundial, según las encuestas internacionales. La oposición a la invasión de Irak provocó enormes protestas en todo el mundo, incluso en Estados Unidos. Así, probablemente esta fue la primera vez en la historia que ante una agresión imperial se protestó enérgicamente desde antes de su comienzo oficial. En la primera página del New York Times, el periodista Patrick Tyler informó que "todavía puede haber dos superpotencias en el planeta: Estados Unidos y la opinión pública mundial." Esta protesta sin precedentes en Estados Unidos fue una manifestación a la firme oposición a la agresión que llevaba décadas condenando las guerras de Estados Unidos en Indochina, alcanzando una escala que era importante e influyente, aunque demasiado tarde. En 1967, cuando el movimiento contra la guerra se estaba convirtiendo en una fuerza significativa, el historiador militar y especialista en Vietnam Bernard Fall, advirtió que "Vietnam como entidad cultural e histórica... está en peligro de extinción... [como] el campo muere literalmente bajo los golpes de la maquinaria militar jamás desatado en un área de este tamaño". Pero el movimiento anti-guerra se convirtió en una fuerza que no podía ser ignorada. No podía ser ignorada cuando Ronald Reagan asumió el poder decidido a lanzar un asalto en América Central. Su administración imitó de cerca los pasos de John F. Kennedy, en el lanzamiento de la guerra contra Vietnam del Sur, pero tuvo que retroceder debido a los movimientos de protesta pública vigorosa que había faltado en la década de 1960. El asalto fue lo suficientemente horrible. Las víctimas aún tienen que recuperarse. Pero lo que pasó a Vietnam del Sur y más tarde toda Indochina, donde “la segunda superpotencia” impuso sus impedimentos sólo mucho más tarde en el conflicto, era incomparablemente peor.

A menudo se argumenta que la enorme oposición pública a la invasión de Irak no tuvo ningún efecto. Eso parece correcto para mí. Una vez más, la invasión fue lo suficientemente horrible, y sus secuelas fueron grotescas. Sin embargo, podría haber sido mucho peor. El vicepresidente Dick Cheney, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, y el resto de altos funcionarios de Bush ni siquiera podían contemplar el tipo de medidas que el presidente Kennedy y el presidente Lyndon Johnson habían adoptado 40 años antes en gran medida sin protestar.
_________
Leer más en The Guardian, TomDispatch.com

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin