viernes, 8 de enero de 2016

El año del mono adelantó su maldición para los mercados


Aunque el año nuevo comienza en China el 8 de febrero, al parecer la maldición del "año del mono" se ha adelantado. La catarsis de los mercados se ha hecho imparable y el comienzo de este 2016 se ha convertido en el más pesadillezco de la historia. Los interruptores y frenos automáticos están a la orden del día en la bolsa de Shanghai. Pero ni siquiera los cierres e interrupciones bursátiles han aliviado el estruendo de la tormenta perfecta que se cierne sobre la economìa mundial. Cada día China ha devaluado el renminbi en 0,5 por ciento, acelerando la guerra de divisas que golpea a los mercados asiáticos, europeos y americanos. No hay tregua a la vista para esta auténtica debacle lacerada por el alto endeudamiento y un crecimiento que cada día se hace más débil.

En este contexto las reservas de divisas se están reduciendo en China a un ritmo récord. Según datos del Banco Popular de China, en diciembre las reservas cayeron en 107.900 millones de dólares. Las autoridades están tratando de evitar una fuerte devaluación del yuan pero si siguen gastando reservas en sostener a la "moneda del pueblo" (significado de renminbi) quedará en la ruina. China está gastando 3.500 millones de dólares al día (2,4 millones de dólares por minuto) para apuntalar su moneda. A fines de 2015 el volumen de reservas de China se redujo en 512.600 millones de dólares. Un descenso sin precedentes si consideramos que las reservas totales de China llegan hoy a 3.330.000 millones de dólares. La mayoria de los fondos fue para apoyar el yuan y evitar el colapso a gran escala del mercado de valores. Un paquete de estímulo que, al igual que en occidente, solo ha hinchado burbujas especulativas.

Leer más >>

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin