domingo, 24 de enero de 2016

La historia olvidada de la colaboración saudí-irán

Immanuel Wallerstein, La Jornada

El 2 de enero de 2016, el gobierno sunni del reino de Arabia Saudita (RAS) ejecutó al imam más importante de la comunidad de la Shía en el RAS. El gobierno shiíta de Irán denunció esta ejecución, como lo hicieron los gobiernos de todo el mundo, y advirtieron que habría consecuencias. Desde ese momento la retórica ha seguido escalando y los políticos y los medios mundiales han hablado de una posible guerra directa entre Arabia Saudita e Irán. Casi todos tienden a encuadrar esta tensión a partir de la grieta religiosa entre los sunni y la Shía, que se dice tiene unas muy largas raíces en el pasado, y que define que la presente situación se debe a esta grieta religiosa.

Mientras ambos lados se echan para atrás ante una confrontación directa, existen combates en Siria y Yemen conducidos por grupos que se dicen cercanos a los saudíes y los iraníes. Aquellos que pelean en el escenario de Siria y Yemen no parecen alentar a nadie a que actúe como mediadores cuasi-neutrales. Los grupos tanto de Siria como de Yemen desconfían profundamente uno del otro y parecen considerar inviable cualquier mediación. Esto hace en extremo difícil, si no imposible, darle prioridad a cualquier estrategia que combata efectivamente la fuerza todavía muy extendida del Estado Islámico, que Estados Unidos (y otros) han proclamado como la prioridad número uno.

Nuestra memoria tiende a ser tan de corta vida que ya hemos olvidado por entero que la Arabia Saudita sunni y el Irán shiíta fueron alguna vez cercanos colaboradores geopolíticos. Y esto fue hace no tanto tiempo.

Necesitamos no llegar hasta la creación del Reino de Arabia Saudita en 1932, cuando Irán le brindó al nuevo Estado un crucial reconocimiento diplomático, lo que condujo a la aceptación generalizada de Arabia Saudita en la comunidad de los Estados soberanos. El periodo más interesante fue el de la década de los 60.

Cuando los distribuidores mundiales de crudo de repente y unilateralmente redujeron los precios que estaban dispuestos a pagar por el crudo, el gobierno de Venezuela (anterior a Chávez) sugirió al gobierno de Irán (anterior al Ayatola) que se reunieran, invitando también a Irak, Kuwait y Arabia Saudita, para considerar si podían darse pasos para contrarrestar este ataque a su ingreso nacional. Estaban muy enojados y culparon a los bancos principales, a los distribuidores de crudo (las llamadas Siete Hermanas) y al gobierno estadunidense, que miraban que respaldaba a estos bancos, si no es que de hecho instigaba sus decisiones.

Ocurrió una reunión en Viena entre el 10 y el 14 de septiembre de 1960. Los cinco Estados fundaron la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Invitaron a otros Estados a unirse a la OPEP. Con el tiempo otros lo hicieron –como Argelia, Angola, Ecuador, Indonesia, Libia, Nigeria, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Gabón (que luego se retiró). Al principio, la OPEP fue meramente un locus de discusión e intercambio de información. Cuando, sin embargo, Israel derrotó a algunos Estados Árabes en la llamada Guerra del Yom Kippur, en 1973, con un respaldo abierto y crucial por parte de Estados Unidos, la OPEP declaró un boicot mundial de crudo. Éste fue propuesto por Arabia Saudita e Irán. La idea de una acción militante por parte de la OPEP habia sido propuesta por miembros más radicales de la OPEP. Pero hasta 1973 no había obtenido el respaldo ni de Arabia Saudita ni de irán.

A estos dos Estados se les consideraba los Estados más cercanos, en ese momento, a Estados Unidos. Que se conjuntaran en ese viraje de postura marcó un hito en la historia de la OPEP.

Pero miremos el central hecho geopolítico. Arabia Saudita e Irán colaboraban directamente. No había mención alguna a la milenaria rivalidad sunni-shiíta. Por el contrario, colaboraban. Y funcionó. De ahí siguió un importante aumento en el precio mundial del petróleo, que benefició tanto a Arabia Saudita como a Irán.

En 1974, la reunión de ministros de la OPEP en Viena fue invadida por simpatizantes de los movimientos palestinos encabezados por “Carlos, El Chacal”. Amenazó con ejecutar a muchos, en particular al ministro iraní de Petróleo. La historia de cómo lograron liberar a los rehenes y a cambio de qué precio nunca quedó clara, en realidad. No obstante, hay un detalle crucial. Alguien pagó el rescate del ministro iraní. Los analistas han llegado a pensar que fue el gobierno saudí quien lo hizo para liberar a su colega iraní. Una conducta extraña si uno pensara que ambos gobiernos se movían basados en una discordia religiosa.

Y un crucial momento final. En marzo de 2007, hubo una reunión de la Organización de Cooperación Islámica en Riad (Riyad), Arabia Saudita. El gobierno del RAS invitó explícitamente a Irán a que enviara a alguien para asistir. El entonces presidente Ahmadinejad, de Irán, considerado en ese momento como el líder iraní más opuesto incondicional y verbalmente a cualquier vínculo con el mundo occidental, aceptó la invitación. Fue recibido en el aeropuerto por el rey Abdullah de Arabia Saudita, lo que fue un gran gesto. Abdullah saludó la llegada de naciones hermanas. La reunión no llegó a nada, pero de nuevo indicó que las relaciones geopolíticas no estaban gobernadas exclusivamente por criterios religiosos.

¿Por qué pudo lograr la OPEP el boicot y el aumento mundial del crudo en 1973 y de nuevo en 1979? ¿Qué era diferente de entonces a ahora en Medio Oriente?

Dos cosas sobre todo. En 1973 Estados Unidos era todavía lo que ya no es en 2016: la decisiva y crucial nación en el ámbito geopolítico. Al final todo mundo tenía que acomodarse, más o menos, a los deseos de Estados Unidos.

Por otro lado, el poderío geopolítico estadunidense trajo presiones consigo. Cuando concedió su imprimátur (su respaldo oficial) a los israelíes en la guerra del Yom Kippur, de inmediato necesitó balancear esto con algún gesto en la otra dirección que apaciguara al menos a Arabia Saudita, un aliado crucial. Hay mucha gente que piensa que Estados Unidos dio su visto bueno a Arabia Saudita y a Irán para que lanzaran el boicot. Además de apaciguarlos, Estados Unidos obtuvo la ventaja económica de fortalecer su mano en la competencia trilateral con Europa occidental y Japón.

¿Entonces dónde estamos ahora? Arabia Saudita e Irán han colaborado cercanamente en el pasado. No es del todo inconcebible que puedan volver a hacerlo en el futuro cercano. El torbellino geopolítico es muy grande, y ningún analista debería eliminar algún posible viraje. La geopolítica podría de nuevo remontar las diferencias religiosas. Esto es especialmente cierto debido a la relativa decadencia de la influencia de Estados Unidos en la región.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin