domingo, 31 de mayo de 2015

La guerra mundial de EEUU contra Rusia y China, según George Soros


Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

El megaespeculador George Soros, presunto títere de los banqueros esclavistas Rothschild, advirtió sobre una inminente tercera guerra mundial entre Estados Unidos y China (http://goo.gl/qZuZqL). Toda la plantilla de propaganda global vincu­lada a los Rothschild –que según la leyenda realizaron su enorme fortuna en Waterloo–propende a amenazar en forma permanente con la inminencia e inmanencia de una nueva guerra mundial, como la revista Commentary, portavoz de los neoconservadores straussianos (https://goo.gl/BbVdVw).

¿Desencajó a los Rothschild, quienes han pervivido de las guerras, la aparente reconciliación de Obama con el anatemizado presidente ruso Putin (http://goo.gl/yYwFUl)? Durante la conferencia Bretton Woods en el Banco Mundial, Soros comentó que su guerra depende de la salud de la economía de China ya que, si su transición de una economía de exportaciones a una de consumo interno falla, existe una probabilidad de que sus dirigentes alienten un conflicto externo para mantener unido al país y permanecer en el poder.

Soros repite uno de los consabidos axiomas de El príncipe de Nicolás Maquiavelo, 483 años más tarde, y sentencia que si existe un conflicto entre China y un aliado militar de Estados Unidos como Japón, no es ninguna exageración (sic) decir que nos encontramos en el umbral de una tercera guerra mundial. Este aserto temerario sería desechado ipso facto por el geoestratega Zbigniew Brzezinski, ex asesor de Seguridad Nacional de James Carter e íntimo de Obama, quien ha enunciado que Estados Unidos no debe ir a una guerra con China por Japón, que considera desechable.

¿Las élites financieristas occidentales amedrentan a China, tres meses antes de la trascendental visita del mandarín Xi a la Casa Blanca, sobre todo después de la asociación estratégica, que no militar, de China con Rusia (http://goo.gl/VCmHR6)? Soros desinforma y abulta el gasto militar creciente de China (129 mil 400 millones de dólares) y Rusia (70 mil millones de dólares) que juntos, según el think tank británico International Institute for Strategic Studies, representan 34.32 por ciento del de Estados Unidos (581 mil millones de dólares). Un dato curioso: Arabia Saudita, a quien Estados Unidos y Gran Bretaña (GB) colman de juguetes bélicos, gasta más que Rusia: 80 mil 800 millones de dólares. Soros –quien con los Rothschild sufrió una paliza en Ucrania– llega muy tarde a recomendar que Estados Unidos realice una concesión mayor para permitir el ingreso del yuan chino a la caduca canasta cuatripartita del FMI (dólar, euro, libra esterlina y yen nipón), que constituyen sus derechos especiales de giro (DEG), su moneda virtual, ya que se trata de una vieja noticia que es imparable, con o sin los Rothschild, y que puede ser oficial en octubre (http://goo.gl/4ASJiq).

A cambio de la incrustación del yuan a los DEG del FMI, Soros juzga que China deberá realizar similares concesiones mayores para reformar su economía y admitir el imperio de la ley al estilo anglosajón. Los decadentes banqueros Rothschild –a imagen y semejanza de la cada vez más irrelevante GB–, mediante su pugnaz y locuaz portavoz Soros, tienden una trampa financiero-legal a China, que no tiene por qué aceptar ninguna condicionante bajo el esquema israelí-anglosajón de dictar el destino y/o engranaje de su economía interna y global, amén de hipotecarla legalmente bajo la espada de Damocles del imperio de la ley y los muy trillados cuan fariseos derechos humanos que no practica en su propio suelo la alianza israelí-anglosajona.

Según Soros, permitir que el yuan sea una divisa de mercado creará una conexión vinculante entre los dos sistemas. ¿A qué precio aceptará Obama la incorporación inevitable del yuan a la canasta de los DEG del FMI? ¿El yuan incorporado a los DEG por Rusia? ¡Es muy barato!

El GB ya se adelantó a Estados Unidos mediante su desleal incorporación al fulgurante banco chino de desarrollo (AIIB, por sus siglas en inglés), pese al anatema de Estados Unidos, mientras el megabanco británico HSBC regresa su matriz a sus orígenes primigenios en Hong Kong. La rama británica de los banqueros Rothschild, mucho más pérfidos que los banqueros Rockefeller al otro lado del Atlántico, juegan ya bajo la mesa con China, en detrimento de los intereses de Estados Unidos.

Mientras las tratativas de los Rothschild/Soros con China suelen ser clandestinas, los dos geoestrategas útiles que quedan en Estados Unidos, Kissinger (vinculado a los intereses de los Rockefeller) y Zbigniew Brzezinski, coquetean con China para alejarla de Rusia mediante el engaño de un G-2 (Estados Unidos/China) para repartirse el mundo. Pese a todos sus pecados capitales, Kissinger, a sus 91 años, lleva mayores ventajas que el rusófobo Zbigniew Brzezinski (de 86 años), al no haber golpeado de frente a Rusia, como este último que viene de sufrir una humillante derrota geoestratégica desde Debaltsevo hasta Sochi. Soros juzga que sin el arreglo de Estados Unidos con China para incorporar el yuan a los DEG existe un verdadero peligro de que China se alinee con Rusia política y militarmente, y entonces (sic) la amenaza de una tercera guerra mundial sería real. Los chinos no se chupan el dedo y están preparados ante cualquier eventualidad, cuando Rusia y Estados Unidos estuvieron a punto de librar una guerra nuclear con la escenografía del contencioso ucranio, como explayó hace ocho meses Han Xudong, profesor de la Universidad de Defensa Nacional del Ejército de Liberación del Pueblo de China (https://goo.gl/rGDiSO).

En esa ocasión Han Xudong comentó que conforme la crisis ucrania se profundiza, los observadores internacionales están cada vez más preocupados sobre un choque militar directo (¡supersic!) entre Estados Unidos y Rusia, ya que una vez que una rivalidad armada emerge, es probable (¡supersic!) que se extienda a todo el globo. Y no es imposible que se escenifique una guerra mundial.

Hoy el profesor militar Han Xudong –que toma en cuenta las enseñanzas geopolíticas del almirante estadunidense Alfred Thayer Mahan y su concepto del poder marítimo– ha de estar más convencido de una conflagración global debido a la reciente escalada entre Estados Unidos y China en las disputadas islas del Mar del Sur de China. Han Xudong sentencia que la confrontación del espacio marítimo global, así como en el océano Ártico y los océanos Índico y Pacífico, ha visto la más feroz rivalidad, por lo que es probable que ahí se libre la tercera guerra mundial, por el combate por los derechos marítimos.

Comenta que los intereses extramarítimos de China se han visto cada vez más amenazados por Estados Unidos y aconseja que China no debe ser empujada a una posición pasiva, donde es vulnerable a los ataques, por lo que debe tener en mente una tercera guerra mundial al desarrollar sus fuerzas militares.

Global Times ha advertido que si Washington no cesa sus demandas de que Pekín frene la construcción de islas artificiales en el Mar del Sur de China, una guerra de Estados Unidos y China será inevitable (http://goo.gl/4tyXVW) , mientras Rusia considera que la “presencia de barcos estadunidenses en el Mar del Sur de China puede desembocar en una guerra entre Estados Unidos y China (http://goo.gl/fgtpOU)”.

Lo trágico sería que Rusia, China y Estados Unidos sucumban a la trampa financierista de los Rothschild y su nuevo Waterloo 200 años más tarde.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin