viernes, 18 de septiembre de 2015

La crisis en los mercados emergentes puede ser mucho peor que la de 1997


Los expertos del banco de inversión australiano Macquarie Group creen que la crisis que están sufriendo los mercados emergentes puede ser mucho peor que la de 1997. Mientras que el crack de hace ya 18 años fue como "un ataque al corazón en esta ocasión puede ser una enfermedad crónica".

Como publica el portal financiero Bloomberg, en 1997 los ataques especulativos contra la divisa de Tailandia obligaron al país a devaluar su moneda para no quedarse 'seco' de reservas extranjeras. Después de Tailandia llegaron Filipinas, Malasia, Singapur e Indonesia, un efecto dominó que desembocó en fuertes desplomes de los índices asiáticos, fugas de capitales y a la postre un retroceso de prácticamente todas las bolsas del mundo.

Fue una crisis dura, pero lo cierto es que la recuperación y el crecimiento volvió a estos países con relativa velocidad. Es aquí donde está la diferencia con las actuales turbulencias financieras. Mientras que en 1997 el comercio internacional se encontraba en plena expansión y China guiaba el crecimiento de Asia, a día de hoy estos dos factores no parece que vayan a contribuir tanto como antaño al crecimiento económico. Además, el margen mundial de endeudamiento en aquella crisis era mayor. El apalancamiento post 1997 también ayudó a los emergentes a salir de aquella recesión.

Sin embargo, en esta ocasión todo es radicalmente diferente. No sólo el apalancamiento mundial ha alcanzado unos niveles que varios expertos tildan de insostenible, además todo hace indicar que el crecimiento del comercio internacional va a sufrir una fuerte desaceleración en el conjunto de 2015. Las exportaciones y las importaciones de grandes países como China están sufriendo descensos, amenazando el desarrollo del nivel de vida y la productividad.

El ratio de crecimiento del comercio internacional será casi con toda seguridad inferior al incremento del PIB mundial en 2015, algo que no ocurría desde 1985. Si se confirma este dato, será el tercer año consecutivo que se produce esta situación. El escenario de hoy es diferente, "estamos viendo como la 'Tercera Revolución Industrial' está sumergiendo al mundo en una era deflacionaria, agravada por el fuerte impacto de un mundo sobre-endeudado y con sobre-capacidad para producir", aseguran los expertos de Macquarie.

Sin embargo, los países que podrían sufrir un impacto negativo superior no son los asiáticos. Sus superávits por cuenta corriente y la gran cantidad de reservas que han acumulado durante estos años hacen a estos países más fuertes a las turbulencias. Sin embargo, Sudáfrica, Brasil, México o Turquía están en el punto de mira de los especuladores. El retroceso de su economía puede 'cronificarse' de cierto modo y desembocar en una crisis peor que la de 1997.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin