martes, 19 de mayo de 2015

Paul Krugman: EEUU no tenía ninguna prueba contra Irak y lo que hizo fue un crimen

Paul Krugman en este artículo de New York Times y a raíz de los traspiés de Jeb Bush, el candidato republicano para las próximas elecciones -el tercero de la "dinastía Bush"- revela que George W. Bush no tenía ninguna prueba contra Irak, y simplemente quiso una guerra. Ahora que Irak está destruído y que la biblioteca y los museos de una de las civilizaciones más antiguas del mundo ha sido diezmada, comienza a saberse la verdad. Este es un extracto del artículo de Krugman en NYT

¡Sorpresa!.. Gracias a Jeb Bush , podemos finalmente tener la discusión sobre la invasión a Irak que deberíamos haber tenido hace una década... Aunque muchas personas influyentes preferirían que no tengamos esa discusión. Hay una sensación palpable de que la élite política y los medios de comunicación tratan de acallar el tema. Ahora sabemos que la invasión a Irak fue un terrible error, y es hora de que todo el mundo lo admita. Todo el mundo que estuvo involucrado en el debate sobre la guerra sabe que fue falso. La guerra de Irak no fue un error inocente. Estados Unidos invadió Irak porque la administración Bush quería una guerra. Las justificaciones públicas para la invasión a Irak no fueron más que pretextos, y pretextos falsificados. Nos mintieron sobre la guerra.

Así fueron los juegos de palabras sobre las armas de destrucción masiva y las armas químicas que a muchas personas hicieron pensar que Saddam tenía armas nucleares, con las insinuaciones constantes de que Irak estaba de alguna manera detrás de 9/11... Y en este punto tenemos un montón de pruebas que confirman todo lo que los opositores de la guerra estaban diciendo. Ahora sabemos, por ejemplo, que tras el 9/11 en sí, y antes de que el polvo se asentara, Donald Rumsfeld, el secretario de defensa, ya estaba planeando una guerra contra un régimen que no tenía nada que ver con el ataque terrorista. Esta fue, en definitiva, una guerra que la Casa Blanca quería, y todos los supuestos errores que, como Jeb Bush dice, "se hicieron" por alguien sin nombre en realidad fluía de este deseo subyacente. ¿Las agencias de inteligencia concluyeron que Irak tenía armas químicas y un programa nuclear? Eso es porque estaban bajo intensa presión para justificar la guerra. ¿Acaso las evaluaciones de preguerra subestimaron enormemente la dificultad y el costo de la ocupación? Eso es debido a que el partido de la guerra no quería oír nada que pudiera poner en duda la prisa para invadir. El jefe de personal del Ejército fue despedido por cuestionar efectivamente las afirmaciones de que la fase de ocupación sería barata y fácil.

¿Por qué querían una guerra? Esa es una pregunta difícil de responder. Algunos de los belicistas creían que el despliegue de conmoción y pavor en Irak reforzaría el poder estadounidense y su influencia en todo el mundo. Algunos vieron a Irak como una especie de proyecto piloto, la preparación de una serie de cambios de régimen. Y es difícil evitar la sospecha de que había un fuerte elemento de la utilización de un triunfo militar para fortalecer la marca republicana en casa.

Cualesquiera que sean los motivos precisos, el resultado fue un capítulo muy oscuro en la historia estadounidense. Una vez más: mentimos para la guerra. Ahora, se puede entender por qué muchas figuras políticas y de los medios de comunicación prefieren no hablar de nada de esto. Algunos de ellos, supongo, pueden haber sido engañados: pueden haber caído por las mentiras obvias, lo que no dice mucho acerca de su juicio. Sospecho que eran cómplices: se dieron cuenta de que el caso oficial para la guerra era un pretexto, pero tenía sus propias razones para querer una guerra, o, alternativamente, se dejaron intimidar para hacerla. Porque había un clima definido de miedo entre los políticos y expertos en 2002 y 2003, en el cual quien criticaba el empuje para la guerra se parecía mucho a un asesino profesional.

Además de estos motivos personales, nuestros medios de comunicación en general tienen dificultades para hacer frente a la falta de honradez política. Los reporteros se resisten a encarar a los políticos en sus mentiras, incluso cuando éstos implican asuntos mundanos como los números del presupuesto, por temor de parecer partidista. De hecho, cuanto más grande es la mentira, más claro es que las principales figuras políticas están involucradas en el fraude descarado. Y no hay nada más grande o criminal, que la mentira de Estados Unidos sobre la guerra.

Pero la verdad importa, y no sólo porque quienes se niegan a aprender de la historia están condenados a repetir los errores. La campaña de mentiras que nos llevaron a Irak es bastante reciente y sigue siendo importante para que los culpables rindan cuentas. No importan los traspiés verbales de Jeb Bush. Pienso, en cambio, acerca de su equipo de política exterior, dirigido por personas que estuvieron directamente involucrados en inventar un caso falso para la guerra.

Así que vamos a la historia correcta de Irak. Sí, desde un punto de vista nacional, la invasión fue un error. Pero (con perdón de Talleyrand) fue peor que un error, fue un crimen.

Tomado y extraído de New York Times
Ver más sobre la Guerra contra Irak

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis