domingo, 27 de septiembre de 2015

Ocho claves para entender las elecciones catalanas

Ignacio Escolar, elDiario.es

1. El independentismo se ha ganado en las urnas el derecho a gobernar, a reivindicar un referéndum, a pedir un nuevo encaje de Catalunya en España… A muchas cosas, pero no a declarar unilateralmente la independencia, como pretendía una hoja de ruta que este domingo no se ha cumplido. Si esto era un plebiscito, Artur Mas y Oriol Junqueras lo han perdido. No han conseguido el mínimo exigible del 50% de los votos y en la provincia clave –Barcelona– apenas llegan al 45%.

2. La trampa en el discurso independentista –contar a Catalunya sí que es pot y a Unió como “no alineados”– no se sostiene. Ambas formaciones están por convocar un referéndum, pero no por la independencia, y así lo han explicado en sus programas. Se pongan como se pongan, no salen los números: hay mayoría por el derecho a decidir, pero no hay una mayoría absoluta independentista en Catalunya que permita subirse a un balcón a declarar la ruptura unilateral. Al menos este domingo no la hubo.

3. Artur Mas tiene muchas papeletas para irse a su casa. Si finalmente JxSí se queda en 62 escaños, necesitará el voto positivo de las CUP a su candidatura, algo francamente improbable. Si consigue 63, le bastaría con la abstención de las CUP, también difícil. No parece que Junqueras vaya a ser presidente, pero no descarten a Raül Romeva, ni tampoco elecciones anticipadas, donde, si no hay acuerdo, Convergencia y ERC recuperen sus siglas. Mas puede estar hasta cinco meses en funciones y parece que lo va a intentar. Pero si hay tres votaciones y no sale elegido president, las elecciones se convocan de forma automática.

4. Ciudadanos obtiene un resultado excelente, mejor del que daban a entender las últimas elecciones municipales. Ha triplicado sus votos y se han consolidado como el polo del no a la independencia, ante la debacle del PP y el mal resultado del PSC, que sigue retrocediendo. Hay un dato especialmente sintomático: incluso en l´Hospitalet de Llobregat, el histórico bastión del PSC, Ciudadanos ha superado a los socialistas. Cara a las elecciones generales, el PSOE tiene un problema, aunque hayan caído menos de lo que algunas encuestas pronosticaban. Aunque está por ver que en un “plebiscito” se vote igual que en unas generales.

5. Para el PP, que sea Albert Rivera y no el gran estadista de los vasos y los platos quien pueda presumir de haber salvado España es una pésima noticia. El PP ha fracasado estrepitosamente, y ya es la quinta fuerza con representación parlamentaria en Catalunya solo por delante de las CUP. Cara a las generales, la debacle es aún más dura, porque revive a un rival –Ciudadanos– al que las elecciones municipales casi enterraron.

6. Catalunya sí que es pot ha conseguido un pésimo resultado. Hace un año, las encuestas daban a la lista de Podemos hasta 30 escaños. Hoy se han quedado por debajo de los 13 diputados que tenía ICV. Ha fallado casi todo: la campaña, el discurso, el candidato… Podemos –o la lista en la que estaba– obtiene su peor resultado en las urnas desde su nacimiento en las elecciones europeas. No llega al 9% de los votos e incluso la CUP –que se llevan gran parte del voto de ERC que no podía votar una lista con Artur Mas dentro– ha estado cerca de pasarles.

7. Un 48% de independentismo sigue siendo muchísimo, aunque no sea mayoritario. Y puede seguir subiendo si el Congreso de los Diputados que salga de las próximas elecciones generales no asume que hay que reformar este Estado de una vez, que el inmovilismo ya no sirve, que esto sigue haciendo aguas. Si la lección que sacan en la derecha españolista es que sigue bastando con no hacer nada, el independentismo puede seguir creciendo. Así ha sido hasta ahora. Tampoco parece que esta situación tenga una salida que no pase, más tarde o más temprano, porque los catalanes voten, aunque sea un nuevo acuerdo para seguir dentro de España.

8. Con suerte, en cuatro meses no estarán al frente de la inevitable negociación entre la Generalitat y el Gobierno ni Artur Mas ni Mariano Rajoy. Será esperanzador para todos los que aún creen que hay un sitio en la historia para otra España que no sea la que pelea por colgar de un balcón su bandera.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis