martes, 4 de marzo de 2008

EL COEFICIENTE DE GINI


El ideólogo fascista italiano Corrado Gini (1884-1965), autor de Las bases científicas del fascismo (1927), introdujo el Coeficiente de Gini para medir la desigualdad en los ingresos y en la riqueza de quienes conforman una sociedad. El coeficiente de Gini es un número que oscila entre 0 (cero), cero desigualdad o igualitarismo absoluto: todos reciben una parte igual de la torta, y 1: desigualdad absoluta, solo uno se lleva toda la torta. En términos porcentuales, 1 equivale a 100% de desigualdad, y 0 a 0% de desigualdad distributiva.

Según el Informe de Desarrollo Humano (2006) el Coeficiente de Gini de Namibia es 0,707 (situación de máxima desigualdad), el de Brasil 0,571; el de Chile 0,557; el de México 0,546; el de Argentina 0,542; el de Venezuela 0,471; el de China 0,447, el de Estados Unidos 0,445; el de Rusia 0,391; el de Portugal 0,385; el de Italia 0,36; el de Francia 0,327; el de España 0,325; el de Alemania 0,283; el de Suecia 0,25; el de Japón 0,249 y, el más bajo, el de Dinamarca 0,245 (situación de máximo reparto igualitario). Según la gráfica, las zonas que tienen colores verdes (hemisferio norte y Australia) tienen un reparto más igualitario mientras que a medida que los colores se intensifican: naranja, rojo, burdeo, la distribución se hace más desigual.

Cabe destacar que a nivel global Chile encabeza la lista de los países en desarrollo en términos de desigualdad, inmediatamente tras Brasil, aunque aquí hay una acotación importante que hacer.

El Coeficiente de Gini mide los términos distributivos globales sin separar a lo que corresponde a población urbana y población rutal. Este dato es muy valioso a considerar porque no se puede comparar un país como China que tiene un 60% de la población rural, con un país como EEUU que tiene menos de 10% de población rural. En este sentido cuando se hace la comparación sin tomar en cuenta la otra variable confundimos peras con manzanas.

Es lo que ocurre en el caso de Chile y Brasil. Chile tiene más de un 80% de población urbana mientras Brasil no llega al 60%. Si se tomaran en cuenta estos factores, la relación cambiaría fuertemente en perjuicio de Chile, haciéndolo encabezar las listas de inequidad, desigualdad y mala distribución del ingreso del mundo.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis