martes, 3 de julio de 2018

Syriza y la UE planean décadas de medidas de austeridad y privatizaciones

Katerina Selin, wsws

En una reunión de ministros de finanzas de países de la UE el 21 de junio, los Estados de la UE llegaron a un acuerdo sobre la retirada formal de Grecia de los llamados “programas de rescate” de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), también conocida como la Troika.

Desde 2010, Grecia ha firmado tres programas de crédito, conocidos como el “Memorando de Entendimiento”, que estaban vinculados a drásticas medidas de austeridad y una ola de privatizaciones sin precedentes. Esto ha provocado una depresión económica y una crisis social devastadora que ningún otro país europeo ha experimentado en tiempos de paz.

Solo una semana antes de la última reunión del grupo del euro, el gobierno del pseudoizquierdista Syriza (la “Coalición de la Izquierda Radical”) adoptó otro paquete integral de austeridad para cumplir con los requisitos de los prestamistas internacionales.

Después de la larga sesión en Luxemburgo, que tuvo lugar a última hora de la tarde del jueves, el comisionado de Asuntos Económicos y Financieros de la UE, Pierre Moscovici, declaró un “momento histórico” y anunció pomposamente: “La crisis griega ha terminado esta noche”. El ministro griego de finanzas Euclid Tsakalotos (Syriza) también habló del “fin de la crisis griega”.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea y uno de los principales arquitectos de los mandatos de austeridad, tuiteó cínicamente: “Aplaudo a los griegos por su resistencia y su apoyo a Europa. Sus esfuerzos no han sido en vano”.

El mismo día, la Comisión de la UE publicó un vídeo promocional en Twitter que fue considerado por los comentaristas de Twitter como una burla a la población griega. En un palabrerío orwelliano, el vídeo se entusiasmó con una economía en crecimiento y afirmó que “había comenzado un nuevo capítulo para Grecia”. Gracias a las “reformas” y el “apoyo de los socios de la UE” —que significa brutales medidas de austeridad y silenciamiento por mandato de la UE— el país se había vuelto “más capaz de competir”.

El primer ministro griego y líder del partido Syriza, Alexis Tsipras, hablaba de lo mismo cuando dio una conferencia el día siguiente durante una ceremonia gubernamental en el edificio Zappeion en Atenas. En medio del frenético aplauso de los compañeros del partido y los socios de la coalición ultraderechista Anel (Griegos Independientes), fanfarroneó que “nuestro país está abriendo un nuevo capítulo” y está pasando a un período en el que “justicia social”, “democracia”, y estabilidad y dignidad” reemplazará a la austeridad y la incertidumbre. “Grecia regresará completamente a los griegos”, declaró Tsipras, enfatizando su estrecha unidad con el líder ultraderechista de Anel, Panos Kammenos.

El espectáculo grotesco en el Zappeion, que no ha despertado más que desprecio entre los trabajadores griegos, tiene su propia lógica. Syriza y la burguesía europea están celebrando ocho años de contrarrevolución social llevada a cabo en interés de la oligarquía financiera internacional. Han llevado a toda una sociedad al suelo para pagar miles de millones a los bancos y corporaciones. Este ataque a la clase trabajadora griega es parte de una redistribución mundial de la riqueza social de abajo hacia arriba, que está teniendo lugar desde el comienzo de la crisis financiera en 2008.
Según la información proporcionada por la Comisión de la UE, 450 medidas individuales fueron implementadas bajo los auspicios de Syriza en los últimos tres años, incluyendo innumerables recortes de pensiones, recortes salariales, despidos, aumentos de impuestos y recortes a sectores sociales, educativos y de salud.

Grecia ha atravesado una recesión catastrófica que ha visto una contracción del 25 por ciento de su producción económica. Una persona de cada cinco está desempleada. Según las nuevas encuestas publicadas por el servicio estadístico griego Elstat el 22 de junio, durante el año calendario 2016 en Grecia, el 34,8 por ciento de la población estaba amenazada por la pobreza o la marginación social. Entre los que no tenían ciudadanía griega, el número aumentó al 62,9 por ciento.

Más del 21 por ciento de los griegos sufren privaciones materiales. Comparado con otros estados de la UE, eso coloca al país en el segundo lugar, detrás de Bulgaria. Casi la mitad de todos los hogares de bajos ingresos han indicado que no tienen suficiente calefacción; el 78 por ciento de ellos no puede soportar gastos inesperados de 475 euros. Más de la mitad de todos los hogares —y el 80 por ciento de las familias más pobres— no pueden permitirse unas vacaciones de una semana.

Este es el legado de tres años de Syriza y de más de 8 años de políticas de austeridad.

La afirmación de Syriza de que la retirada formal del “paracaídas de rescate” de la UE significa el final de las políticas de austeridad es una mentira obvia. Los elementos clave de las políticas del Memorando se mantendrán incluso después de que el tercer programa se suspenda en agosto; solo se volverán a empaquetar. Lo que ahora se promociona como la finalización del Memorando en realidad marcará una continuación de los dictados de austeridad a lo largo de las próximas décadas:
  • Grecia se ha comprometido con los superávits presupuestarios primarios hasta el año 2060 (!), que serán sacados de la clase trabajadora a través de un duro plan de austeridad. Se mantendrá un objetivo de superávit anual del 3,5 por ciento del PBI hasta 2022 y, después de eso, el 2,2 por ciento anual, principalmente para atender el pago de la deuda.
  • Según la Comisión de la UE, Grecia permanecerá bajo estricta supervisión hasta que se haya pagado al menos el 75 por ciento de su deuda. El cumplimiento de los requisitos de austeridad decididos en el Memorando anterior y como parte del nuevo acuerdo será supervisado por los prestamistas cada tres meses.
  • El plazo de intereses y amortización por 96 mil millones de euros en préstamos del segundo Memorando se extenderá por 10 años —de 2023 a 2033. Dado que la inflación hará que el valor de los fondos disminuya con el tiempo, el aplazamiento de la deuda efectivamente equivale a una reducción de la carga de la deuda. Pero dada la enorme cantidad de deuda involucrada, esto es solo una gota en un cubo. En el curso de todo el “programa de rescate”, que se suponía que conduciría a la reducción de la deuda, en realidad se disparó del 129 por ciento del PIB en 2009 al 180 por ciento en la actualidad. Este círculo vicioso continuará.
  • La UE está otorgando a Grecia un tramo financiero de 15 mil millones de euros, que está destinado a servir como un colchón de seguridad para que el país pueda sobrevivir 22 meses sin dinero fresco de los mercados financieros. Esta reserva financiera proviene del paquete de terceros de 86 mil millones que aún no se ha desembolsado por completo. Hubo diferencias iniciales con respecto a la cantidad del colchón financiero entre el ministro de finanzas alemán, Olaf Scholz (SPD), quien mantuvo sin problemas el estricto rumbo de austeridad de la UE de su predecesor, Wolfgang Schäuble, y sus homólogos.
  • En condiciones estrictas, Grecia recibirá un pago de alrededor de mil millones de euros de las ganancias del Banco Central. Estos son los beneficios anuales que obtienen los bancos centrales nacionales de la UE de los bonos del gobierno griego. Lo que se presenta aquí como un regalo generoso ya se prometió a Grecia en noviembre de 2012, pero nunca se pagó.

Las medidas acordadas, aclamadas por Syriza como alivio de la deuda, sirven ante todo para crear confianza en los mercados financieros y atraer inversores a Grecia. El objetivo es que el país recaude dinero en los mercados de capital en lugar de recibir préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Los casi 274 mil millones de euros en pagos de préstamos que Grecia ha recibido desde 2010 han fluido principalmente en los bancos y el pago de la deuda. El día anterior a la reunión del Eurogrupo se reveló que el gobierno alemán se había beneficiado enormemente del saqueo de Grecia: el Banco Federal de Alemania ha recaudado alrededor de 2.900 millones de euros en ganancias desde 2010, sobre todo de la adquisición de bonos del gobierno griego como parte del Programa de Mercado de Valores del BCE.

Al mismo tiempo, las principales compañías internacionales se están beneficiando de la privatización masiva, la desregulación del mercado laboral, los recortes en los salarios, la eliminación de los beneficios y las restricciones al derecho de huelga.

Si Grecia no puede pagar uno o más plazos de la deuda, los prestamistas pueden apoderarse de la autoridad de privatización y vender propiedades estatales griegas por un valor de hasta 25 mil millones de euros.

Además de esto, el parlamento adoptó en 2016 un conjunto de medidas que no solo permitieron la formación de un fondo fiduciario sino que también incluyeron un “mecanismo de ajuste presupuestario” llamado “Koftis” en Grecia: si Grecia no cumple con los términos de su plan de austeridad, los recortes se aplicarán automáticamente, incluidos los salarios y las pensiones.
Estas políticas devastadoras solo pueden detenerse si la clase trabajadora rompe políticamente con Syriza y todos sus socios pseudo-izquierdistas en todo el mundo. Esto requiere un programa socialista y el fortalecimiento del Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin