lunes, 2 de marzo de 2015

Nouriel Roubini: ¿La vía negativa al crecimiento?

Nouriel Roubini, Project Syndicate

En los seis últimos años, la política monetaria se ha vuelto cada vez más heterodoxa, pues los bancos centrales han aplicado políticas de tipo de interés cero, relajación cuantitativa, relajación crediticia, orientación sobre las políticas monetarias e intervención ilimitada en los tipos de cambio, pero ahora ha aparecido la más heterodoxa de todas ellas: los tipos de interés nominales negativos.

Semejantes tipos predominan actualmente en la zona del euro, Suiza, Dinamarca y Suecia y no son sólo los tipos de interés principales los que son negativos en términos normales: unos tres billones de dólares en activos en Europa y el Japón, con vencimientos a diez años nada menos (en el caso de los bonos estatales suizos), tienen ahora tipos de interés negativos.

Grecia: los próximos cuatro meses

Michael Roberts, Sin Permiso

¿Qué pasará con las finanzas y la economía públicas de Grecia en los próximos cuatro meses, mientras el gobierno liderado por Syriza negocia las condiciones fiscales y económicas con el Eurogrupo a cambio de fondos de rescate de la Troika en el marco del programa existente, que ahora se ha ampliado hasta finales de junio?

En virtud del acuerdo provisional con el Eurogrupo, el gobierno griego no recibirá ninguno de los fondos pendientes por valor de € 7.200 millones todavía disponibles (€ 1.900 millones de beneficios del BCE en 2014 por los intereses de los bonos del gobierno griego en su poder, que se comprometió a transferir al anterior gobierno griego; € 1.800 millones del EFSF del Eurogrupo y € 3.500 millones del FMI) hasta que al Eurogrupo le gusten sus planes fiscales.

domingo, 1 de marzo de 2015

Eric Toussaint: "La deuda es un elemento de chantaje para imponer políticas neoliberales"

Entrevista realizada por Rosa Moussaoui para el diario L’Humanité. Éric Toussaint es profesor en la Universidad de Lieja, presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM) Bélgica. Es autor de, entre otras obras, Bancocracia, (Icaria editorial, Barcelona, 2014). Para Toussaint, el gran peso de la deuda griega está ligado al plan de rescate de la banca, consecuencia de la crisis financiera de 2008. El domingo 15/2/2015 por la tarde nos encontramos con Toussaint en Atenas. Participaba en la manifestación organizada en la plaza Sintagma en la víspera de la reunión del Eurogrupo.

-Rosa Moussaoui: ¿Continúa vigente la propuesta de anular una parte de la deuda griega, tal como fue presentada por Syriza durante la campaña electoral?

-Éric Toussaint: El gobierno dirigido por Alexis Tsipras considera prioritario obtener de las autoridades europeas la posibilidad de aplicar su programa de anti-austeridad. Debido a eso, se ha optado por evitar el enfrentamiento directo sobre la cuestión de la deuda. La propuesta de una conferencia internacional para reducir radicalmente la deuda ha dejado lugar a la de Yanis Varoufakis, que piensa que es posible mantener el stock de la deuda, a partir del momento en que el Banco Central Europeo (BCE) transforme los títulos griegos en títulos perpetuos, de los que no se reembolsa el capital y cuyo tipo de interés estará indexado al crecimiento. Dicho esto, si esta propuesta se aplica conllevaría, en concreto, una reducción radical de la deuda. Es una opción táctica. Está claro que el gobierno Syriza avanza esa solución de compromiso pensando que Grecia no conseguiría una verdadera concesión sobre el stock de la deuda, y que vale más no llevar el debate a ese terreno ya que lo urgente es parar las políticas de austeridad.

Bradford De Long: Redefiniendo la economía

Bradford De Long, Project Syndicate

En los Estados Unidos solo se necesitan tres de cada diez trabajadores para producir y entregar los productos que consumimos. Todo lo que extraemos, cultivamos, diseñamos, construimos, fabricamos y transportamos – hasta preparar una taza de café en la cocina de un restaurante y llevarla a la mesa del cliente – es obra de aproximadamente el 30% de la fuerza laboral.

El resto de nosotros nos dedicamos a planear qué es lo que se va a hacer, a decidir dónde instalar las cosas que se han fabricado, a prestar servicios personales, a hablar entre nosotros y a dar seguimiento a lo que se está haciendo, de modo que podamos decidir qué se necesita hacer después. Sin embargo, a pesar de nuestra evidente capacidad de producir mucho más de lo que necesitamos, no parece que tengamos un exceso de riqueza. Una de las grandes paradojas de nuestro tiempo es que los trabajadores y los hogares de clase media siguen batallando en momentos de abundancia sin paralelo.

sábado, 28 de febrero de 2015

El día que los Aliados perdonaron la deuda a Alemania ¿Y cuándo le tocará a Grecia?

Éric Toussaint entrevistado por Hervé Nathan, del semanario francés Marianne.

Marianne: El partido Syriza, al llegar al poder ha actualizado el tema de la anulación de las deudas de Alemania durante el Acuerdo de Londres, hace sesenta y dos años (el 27 de febrero de 1953). Ahora se destapa que la República Federal podría deber una suma considerable al Estado griego… ¿En qué consiste esa demanda?

Éric Toussaint: En realidad se habla de dos deudas diferentes. La primera corresponde al empréstito forzoso que los ocupantes nazis impusieron a las autoridades griegas entre 1941 y 1944. Una suma de 476 millones de reichmarks (la moneda alemana de la época), lo que quería decir que los ocupados pagaban los gastos de la ocupación. Ese préstamo jamás fue devuelto desde entonces. Si se aplicase un tipo de interés moderado, del orden del 3 por ciento anual, a esa deuda se llegaría a una suma considerable, entre 12.000 y 15.000 millones de euros actuales. Una suma que podemos comparar con los quince mil millones de euros que Berlín -en esa época al 4,5 por ciento- aceptó prestar a Grecia en el año 2010, en el primer memorándum. Ahora el Estado alemán es el acreedor de Grecia por 15.000 millones de euros Recordemos que la República Federal Alemana no fue obligada a asumir las indemnizaciones de guerra a los países ocupados por los ejércitos del III Reich. Y entre éstos, Grecia fue uno de los más destruidos, con Polonia y la Unión Soviética, mucho más que la destrucción que sufrió Francia, Bélgica y Países Bajos. Si se sumara el préstamo de 1941 más las reparaciones de guerra, Alemania sería la deudora de una suma considerable, entre 100.000 y 200.000 millones de euros, o sea, uno o dos tercios de la deuda griega pública actual…

La oportunidad económica de la salida de Grecia del euro

Alberto Bagnai, Brigitte Granville, Peter Oppenheimer, Antoni Soy, Project Syndicate

La primera oración del Tratado de Roma de 1957, el documento fundacional de lo que se convertiría en la Unión Europea – llamaba a sentar las bases de "una unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos". Sin embargo, últimamente ese ideal se ha visto amenazado, minado por su propia élite política que adoptó una moneda común e ignoró completamente las deficiencias subyacentes.

Hoy en día, esas fallas quedaron expuestas y amplificadas por la crisis griega que parece no tener fin. Y en ningún lugar son más evidentes que en la relación de Grecia con el Fondo Monetario Internacional.

Olvídese de Grecia, Japón es la verdadera bomba de tiempo de la economía mundial

Si bien los ojos del mundo financiero están hoy en Grecia, existe otra crisis que se desarrolla a 10 mil kilómetros del Mediterráneo y que podría tener un impacto mucho más grave sobre la economía mundial, especialmente sobre Europa y Estados Unidos. La crisis fiscal en Japón, la tercera economía más grande del mundo, podría tener un mayor impacto en la economía mundial que la de Grecia, cuya economía es demasiado pequeña, de acuerdo a lo que escribe Fortune.

viernes, 27 de febrero de 2015

La importancia de la Teoría para interpretar la Crisis Económica

Carlos Berzosa, Sistema Digital

El estallido de la crisis económica en 2007 ha dado lugar a determinados economistas, pocos por desgracia, a buscar más allá de circunstancias coyunturales una explicación teórica de las posibles razones de por qué se ha producido. Algunos analistas tras el fracaso de la experiencia neoliberal han celebrado el regreso de Keynes. Pero Keynes no ha vuelto en la política económica para quedarse, aunque hubo intervenciones de los gobiernos al principio de producirse el choque para salvar sobre todo a la banca, pero pasado ese susto se regresó mayoritariamente, sobre todo en la Unión Europea (UE), al fundamentalismo de mercado que tan tristes resultados ha dado.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis