martes, 25 de agosto de 2015

China ha "quemado" 400 mil millones de dólares en 2 semanas


La bolsa de China sigue acumulando fuertes correcciones desde que a mediados de junio alcanzara una de las cotas más altas de su historia. Con el desplome de los índices bursátiles, el Gobierno inició una 'guerra' contra esta tendencia bajista que amenaza tanto a la renta variable como al valor del yuan. Para mantener a raya ambos ambos objetivos, las autoridades chinas han gastado cientos de miles de millones de dólares.

Según publica el Financial Times, la autoridades del gigante asiático han gastado 200.000 millones de dólares para sostener el precio de las acciones y otros 200 mil millones de dólares para controlar la devaluación del yuan. Aunque el organismo que se encarga de intentar mantener a flote los principales índices del país aún tiene munición, el Gobierno ha decidido dejar que las fuerzas de mercado sean las que decidan el precio que corresponde a las acciones chinas. Este lunes, el Shanghai Composite Index se desplomó un 8,5% después de que la agencia estatal China Securities Finance recibió la orden de no intervenir en la sesión de este 'lunes negro'.

Los líderes de Pekín parecen haber decidido dejar que las fuerzas del mercado sean las que regulen el precio de las acciones. Una decisión que según el Financial Times llega tarde y después de haber 'despilfarrado' unos 200.000 millones de dólares. Tal y como explicó el premio Nobel de Economía Michael Spence, la burbuja bursátil china había que dejarla estallar, luchar contra la fuerza de la gravedad es costoso y a veces puede resultar imposible.

El desplome de la renta variable no es la única lid a la que tiene que atender el gobierno chino. La desaceleración de la economía y la perdida de confianza de los inversores está haciendo mella en el yuan. El Banco Popular de China está interviniendo en el mercado de divisas para mantener un tipo de cambio estable frente al dólar.

En total, China ha gastado 400.000 millones de dólares en un intento por sostener el valor de su divisa y el precio de las acciones. China aún tiene munición, pero debe disparar con mayor precisión para no quedarse sin balas antes de tiempo. A finales de julio el Banco Popular de China tenía 3,65 billones de dólares en reservas. Pero si las autoridades monetarias del país siguen gastando dólares al ritmo de las últimas dos semanas, el gigante asiático podría sufrir una escasez de reservas en unos seis meses, lo que agravaría la situación actual del país.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis