jueves, 6 de octubre de 2016

La ominosa escalada nuclear de EEUU y Rusia

Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada

Las de por sí tensas relaciones entre EEUU y Rusia se deterioran a pasos acelerados y se han complicado en el fatídico mes de octubre previo a la elección presidencial (https://goo.gl/Sk7LH6).

Una sorpresa de octubre –desde los perturbadores Wikileaks (https://goo.gl/joSWJa), pasando por atentados selectivos hasta un descalabro bursátil– es susceptible de incidir en el resultado presidencial de EEUU, así como los teatros de batalla del binomio Siria/Irak repercutirían en forma notable cuando la caída de Alepo (norte de Siria) dañaría la imagen de Obama y su candidata Hillary Clinton, con el corolario del beneficio a Donald Trump.

En contrapunto, el inicio de la captura nada sorprendente de Mosul (norte de Irak) el 19 de octubre –fecha del último debate– gratifica a Hillary, quien ha exacerbado su legendaria rusofobia, al únisono de su portavoz oficioso The New York Times, que ha exorcizado al Estado de Putin como “fuera de la ley (https://goo.gl/cYhfPX)”. ¿Cual ley neoyorquina: la de Goldman Sachs o la del saduceo Ben Caifás?

Ya había relatado los tres primeros días amenazadores de la última semana de septiembre, cuando EEUU y Rusia escalaron su retórica incandescente e indecente, que alcanzó niveles paroxísticos los días iniciales de la primera semana de octubre, cuando EEUU suspendió las charlas con Rusia sobre el cese al fuego en Siria, a consecuencia del asfixiante sitio al reducto del sector oriental de Alepo, a punto de caer en favor de la coalición de Rusia/Siria/Irán/Hezbolá.

Por lo menos EEUU y Rusia no han cesado sus canales de comunicación para impedir un choque aéreo en el cielo sirio, que, advierte Debka, presunto portal del Mossad adicto a la técnica Hasbara –expuesta en el aleccionador documental La ocupación de la mente estadunidense: la guerra de relaciones públicas de Israel en EEUU (https://goo.gl/gdj22a), en la abarrotada Cineteca Nacional–: existe un sentimiento en Washington y Moscú por igual de que un choque militar entre EEUU y Rusia es inevitable (sic).

Sin subestimar las óptimas relaciones entre el zar Vlady Putin y el premier de Israel, Bibi Netanyahu, en forma asombrosa el portal sionista Debka culpa a EEUU (¡supersic!) del deterioro debido a su bombardeo intencional contra el ejército sirio en Deir-Ez-Zor –que socorrió a los yihadistas en forma accidental–, que pudo haber sido un sabotaje del Pentágono o la CIA (https://goo.gl/YzUc2q).

Algo sabrán en el Kremlin de las aviesas intenciones bélicas del Pentágono o la CIA o del mismo simulador Obama, ícono de la duplicidad, para que la portavoz de la cancillería rusa, Maria Zajarova, haya amenazado de cambios terribles, tectónicos en toda la región en caso de una nueva agresión directa de EEUU contra Damasco y el ejército sirio (https://goo.gl/Yey9tV).

Rusia ya instaló el sistema S-300 de defensa misilística en la base naval de Tartús, en Siria (https://goo.gl/7WkswO), y coloca hasta el 7 de octubre a 40 millones de ciudadanos en 5 mil abrigos nucleares como “ejercicio militar (https://goo.gl/2Xrv0L)”. ¡Super-Uf!

Maria Zajarova imputó a un lobby sin especificar –que va desde los súper-halcones del Pentágono, pasando por la CIA, hasta la tríada de la banca Rothschild/Soros/Goldman Sachs que apoya a Hillary– de incitar a la confrontación con Rusia, colocada en forma insólita en el corazón del debate presidencial (https://goo.gl/X0BD8Y).

¿Está rebasado Obama? Suena inverosímil comprar esta temeraria hipótesis. O más bien: ¿tenía previsto Obama, mediante su proverbial duplicidad, el cambio del régimen de Bashar como su sorpresa de octubre para impulsar a Hillary?

Si la colisión entre EEUU y Rusia a nivel de batallas convencionales es atroz, su funesto deterioro a nivel nuclear regresó 16 años atrás: tanto con las insolentes amenazas de Ashton Carter, secretario del Pentágono –quien anunció la modernización de su panoplia nuclear para disuadir a Rusia (https://goo.gl/pdLpJE)– como con la contraofensiva del zar Vlady Putin, quien, siete días después, suspendió un tratado con EEUU que usa(ba) el excedente de plutonio para los reactores, en lugar de la fabricación de más ojivas nucleares.

Putin, demonizado en forma pueril por el aparato propagandístico de EEUU, alegó como motivo los actos inamigables de EEUU que han roto la estabilidad estratégica, en clara alusión a la escalada nuclear de Ashton Carter.

El congelamiento del acuerdo del plutonio va acompasado de varias condiciones rusas que seguramente serán rechazadas por Obama: levantamiento de sanciones contra Rusia por el contencioso de Ucrania, con pago de compensaciones a Moscú; reducción de la presencia militar de EEUU en los países de Europa oriental miembros de la OTAN a los niveles de hace 16 años, y rechazo a la hostil Enmienda Magnitsky (https://goo.gl/ISouvs), lo cual en su conjunto altera toda la geoestrategia de asfixia contra Moscú en casi una generación (https://goo.gl/f2B4T7).

El Kremlin propina un tremendo golpe a toda la falsa política de desnuclearización de Obama que le valió su hoy grotesco Premio Nobel de la Paz, visto en retrospectiva.

El magnífico acuerdo sobre la disposición del excedente de plutonio de hace 16 años –¡cuyas 34 toneladas métricas pueden servir para fabricar 17 mil bombas atómicas!– fue refrendado hace seis años y de cierta manera marca(ba) el barómetro de las relaciones de las dos superpotencias nucleares.

Michel Chossudovsky, director del relevante portal Global Research, diagnostica que el mundo se encuentra en una peligrosa encrucijada, cuando Rusia como EEUU se preparan para una guerra nuclear (https://goo.gl/k6Quxb).

Al economista Michel Chossudovsky no se le escapa que la modernización del arsenal nuclear de EEUU (https://goo.gl/buA3iV), pregonada por el pugnaz Ashton Carter, representa un gran negocio multimillonario y una bonanza financiera para los principales contratistas de defensa de Estados Unidos, que incluyen Boening, Lockheed Martin y Northrop Grumman, que son también firmes apoyadores de la postura de Hillary Clinton en relación con un posible primer golpe nuclear contra Rusia, China, Irán y Norcorea. ¿Los cuatro juntos o cada uno por su lado?

Michel Chossudovsky evalúa también los preparativos de Rusia, cuya división de fuerzas estratégicas de misiles en la región Tver, su parte más occidental, pronto será rearmada con el sistema de misiles Yars, de carácter móvil terrestre, que sustituirá a los de por sí devastadores misiles balísticos intercontinentales Topol.

El despliegue de los nuevos misiles móviles Yars de Rusia seguramente constituye la contraofensiva al obsesivo avance misílístico de EEUU y la OTAN desde Polonia hasta Rumania, que en forma hilarante sus publicistas aducen que sirven para defenderse de un ataque proveniente de… Irán.

¡Nada más falta que sus propagandistas alucinen que fue para defenderse de los pingüinos de la Antártida!

Le asiste toda la razón a Willian Perry, anterior secretario del Pentágono, quien advierte que una mayor inversión en armas nucleares incrementará el riesgo de una catástrofe atómica en el futuro.

Tremendo mes de octubre que se quedó sin sorpresas. ¡Urge que EEUU y Rusia regresen a la mesa de negociaciones!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis