miércoles, 4 de mayo de 2016

Críticas en Alemania por el rescate a Grecia: el objetivo fue salvar a la banca europea


Jörg Rocholl, presidente del European School of Management and Technology, con sede en Berlín, sentencia tras analizar el destino de las ayudas concedidas a Grecia que "esos paquetes financieros han servido fundamentalmente para rescatar a los bancos europeos".

Las ayudas del primer y segundo rescate sumaron 215.900 millones de euros. Según los investigadores del ESMT sólo 9.700 millones fueron para reforzar el presupuesto público heleno. Es decir, de toda la ayuda prestada sólo el 5% fue ayuda directa para que Atenas pudiera seguir cumpliendo con sus gastos corrientes. El resto fue directo a pagar vencimientos de deuda e intereses.

Como recoge el diario alemán Handelsblatt, el informe del ESMT muestra que unos 87.000 millones se utilizaron para devolver deuda emitida en el pasado en manos de bancos europeos. Otros 52.300 millones de euros fueron para pagar los intereses de deuda que aún no había vencido y 37.300 millones fueron directos a recapitalizar a los bancos helenos.

Es cierto que para ser justos hay que explicar que los intereses y la 'renovación' de la deuda que vence suman una de las mayores partidas de gasto de los presupuestos de cualquier país. De modo, que con el rescate se ayudó a Grecia para que pudiese cumplir con sus obligaciones financieras. Lo cuestionable del asunto es que fueron los contribuyentes europeos los que financiaron ese programa de rescate, que a la postre benefició a los acreedores griegos: la banca europea.

Rocholl comenta que "los contribuyentes europeos rescataron a los inversores privados", evitando que Grecia impagase su deuda, un movimiento que no ha mejorado la economía griega, pero sí los balances de los bancos.

Marcel Fratzscher, director del German Institute for Economic Research (DIW por sus siglas en alemán), asegura que "Grecia estaría en una mejor situación ahora, si en 2010 se hubiera implementado una quita de la deuda griega, se hubiera evitado mucho sufrimiento para Grecia y para Europa en su conjunto", explica el economista alemán.

Ahora han sido los contribuyentes los que han sufrido las pérdidas. De los 37.300 millones que sirvieron para rescatar a los bancos griegos, la mayor parte se ha evaporado. Desde que se recapitalizaron estas entidades en 2013, los bancos han perdido alrededor del 98% de su valor en bolsa. Parece harto complicado que puedan devolver ni una mínima parte de esas ayudas.

El rescate de Grecia tal y como se ha efectuado podría no haber sido una decisión óptima. Quizá reconocer que la deuda pública helena era insostenible y reconocer una quita y reestructuración desde un principio hubiera sido menos doloroso. Aunque también es cierto que el camino tampoco hubiera sido sencillo, puesto que los costes de financiación tras anunciar una quita suelen ser muy elevado, por lo que Atenas hubiera tenido que ajustar también su presupuesto.
________
Ver El cinismo del FMI en el caso de Grecia

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin