miércoles, 8 de julio de 2015

Europa en estado de shock, ciega y sorda ante el tsunami financiero que viene


Cuando la crisis mundial estalló en septiembre de 2008, la exposición de los bancos privados en Grecia llegaba a los 270 mil millones de euros. Los planes de "rescate" al sistema financiero organizados por la UE, el FMI y el BCE, redujeron la deuda a 50 mil millones de euros. Cuatro años más tarde, en 2012, cuando se decretó la quiebra de Grecia, el 80 por ciento de la deuda pública helena se debía a la banca europea y el 20 por ciento a sus instituciones. En los últimos tres años esa relación se ha invertido y hoy el 80 por ciento de la deuda se debe a las instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. El costo de transferir una crisis financiera iniciada en la banca hacia el gobierno significó la quiebra de Grecia hace cinco años. Pero nadie quiso reconocerlo en su momento.

Leer más

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis