viernes, 21 de septiembre de 2012

Rajoy tocará las pensiones para cumplir con el déficit impuesto por la UE

El gobierno español está considerando la congelación de la pensiones y acelerar el proceso de aumento de la edad de jubilación de 65 a 67 años programada inicialmente para 15 años. Esta es una de las últimas cartas que parece manejar el gobierno de Mariano Rajoy para contener el gasto y alinearse con los objetivos de déficit acordados con la UE. La información ha sido publicada por Reuters, medio que detalla que esta medida significaría un ahorro de a lo menos 4 mil millones de euros al año para el gobierno.

Según Reuters, el aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años desde los 65 años actuales, inicialmente pensado como un proceso previsto para realizarse de forma gradual durante los próximos 15 años, podría acelerarse de manera significativa a unos pocos años. La agencia también afirma que se está estudiando desligar el incremento de la inflación en la revalorización de las pensiones, de tal modo de congelarlas.

Esto indica que el Gobierno mantendría la subida prevista para este año en los presupuestos de 2012, que es del 1% para todas las pensiones, pero no la ajustaría a la subida real del IPC. En sus cálculos iniciales, el Ejecutivo estimaba una inflación del 1,9% en noviembre -mes que se emplea como referencia para la revalorización de las pensiones- el penúltimo mes del año, un nivel que se ha rebasado con creces en agosto -cuando se situó en el 2,7%- y que según todas las estimaciones será superado en los próximos meses debido, entre otras causas, a la subida del IVA y otros impuestos.

De esta forma, desligando la revalorización de las pensiones de la evolución del IPC, junto con el el resto de medidas, el Gobierno podría contener el gasto en al menos 4.000 millones de euros al año y cumplir con las recomendaciones de la Unión Europea. Estas nuevas medidas en podrían anunciarse la semana que viene junto con los presupuestos para 2013, y se busca que envíen una fuerte señal a los inversores de que España está comprometida con la implementación de reformas estructurales retrasadas en el pasado por su coste político.

Rajoy, que se ha visto forzado varias veces este año a romper promesas electorales como no elevar los impuestos, ha dicho en varias ocasiones que no tocaría las pensiones. De hecho, recientemente ha matizado la rotundidad de esta afirmación al señalar que sería "la última cosa" que haría. Sin embargo, fuentes con conocimiento de las ideas del Gobierno apuntan que los comentarios de Rajoy eran una muestra de que su determinación se estaba relajando. Como señala El Economista: "Él sólo ha dicho que no cortaría las pensiones. Pero, ¿has oído algo más? Sabemos que hay distintas formas de recortar. Una de ellas es simplemente desligarlas de la inflación". Es una de las formas de camuflar el "recorte".

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin