jueves, 5 de mayo de 2016

Trump, el bufón peligroso que se le impuso a la cúpula republicana

David Brooks, La Jornada

El bufón peligroso conquistó al Partido Republicano y ahora es el presunto candidato presidencial, lo cual genera no solo preocupación entre las cúpulas políticas y económicas, sino mayor temor entre inmigrantes, musulmanes aquí y alrededor del mundo, y representará un mayor desafío para México ante sus amenazas de construir un muro como sus ataques contra el Tratado de Libre Comercio.

Donald Trump tiene el camino despejado para obtener la nominación de su partido después de que ayer su último contrincante, el gobernador de Ohio John Kasich, se retiró de la contienda. Antenoche, después de ganar las primarias en Indiana por un amplio margen, el senador Ted Cruz abandonó la batalla.

No puede ser, ¿cómo es posible que Trump logre imponerse en este país? es la reacción en boca de millones, incluyendo la cúpula de su propio partido, gran parte de la clase política estadounidense y los “expertos”. Hay consternación sobre cómo un multimillonario sin ninguna experiencia política, conocido más por su estrellato en un “reality show”, ex dueño del concurso Miss Universo, logró imponerse frente a la oposición de todo el establishment de su partido, las cúpulas económicas, y los grandes medios.

Muchos hoy se dedican a buscar la respuesta, ver hacia atrás, recordar cómo habían descartado sus posibilidades de llegar a este punto y en qué y cómo se equivocaron. Pero más que nada, la gran pregunta es, ¿y ahora qué?

Un amplio sector de la cúpula republicana había apostado todo en descarrilar a Trump durante meses, y su última jugada era evitar que alcanzara acumular los mil 237 delegados necesarios para obtener la nominación, y con ello provocar una “convención negociada” donde se lograría coronar a otro candidato.

Pero con sus últimos seis triunfos aplastantes en fila, incluyendo Indiana el martes, y el retiro de los últimos dos contrincantes, esa estrategia es mucho menos probable.

Ante ello, algunas partes del partido se están rindiendo y subordinando al nuevo rey. Otras figuras reconocidas del partido reiteran que “nunca, jamás, apoyarán a Trump, mientras algunos están tan repugnados que incluso están abiertamente hablando de apoyar desde ahora a la presunta candidata demócrata Hillary Clinton. Mark Salter, veterano estratega del senador republicano John McCain, expresó por Twitter ayer: “estoy con ella”. Varios más, desolados, afirman que el triunfo de Trump representa la destrucción de su partido.

Mientras tanto, agrupaciones inmigrantes suenan la alarma, organizaciones musulmanas denuncian que el mensaje de Trump ya ha provocado múltiples crímenes de odio y actos de intimidación contra musulmanes estadounidenses y extranjeros y grupos de derechos civiles y de la mujer reiteran sus mensajes de repudio.

Pero vale entender qué es lo que ha impulsado a Trump para llegar a este punto. Casi todos los analistas coinciden en que el nivel de desencanto, hasta ira, de las bases republicanas contra la cúpula política es mucho mayor de lo que se pensaba, y Trump fue el mejor posicionado para darle expresión como alguien que no se percibía como parte de esa cúpula y un no-político -y su atrevimiento de desenmascarar la corrupción del sistema electoral al no necesitar los fondos de intereses empresariales o de millonarios, ya que es un multimillonario, resonó entre una amplia parte de las bases.

A la vez, su mensaje económico populista -aparte de sus bárbaros comentarios sobre inmigrantes, musulmanes y mujeres- es algo que también resonó más de lo esperado. Dan Pfeiffer, ex asesor del presidente Barack Obama, comentó al Washington Post que Trump “tiene el mensaje reformista económico populista más puro, el mejor mensaje republicano que hemos visto en mucho tiempo - anti libre comercio, anti Wall Street, anti gran dinero en la política, eso es muy poderoso”, advierte.

En su discurso triunfal al ganar Indiana anoche, Trump hizo la referencia ya automática a la construcción del “muro hermoso” en la frontera con Mexico, y su promesa de poner a “America primero”. Pero también subrayó su mensaje económico, afirmando que Clinton sería una malísima presidente ya que no entiende el comercio, “su marido promulgó tal vez el peor acuerdo comercial en la historia del mundo. Se llama NAFTA.

He visto lo que ha hecho de primera mano, y ha sido una carnicería. Vamos a hacer que regresen esos empleos, y vamos a mantener esos empleos aquí”. En el pasado, ha prometido desmantelar este tipo de acuerdos comerciales, rompiendo con el consenso sobre libre comercio de la cúpula de ambos partidos.

El mensaje económico es parecido en general al del precandidato demócrata Bernie Sanders sobre cómo las políticas de la elite política han devastado a la clase media y los trabajadores y con ello el “sueño americano”, aunque no comparten las propuestas para reformarlo, El inesperado éxito de ambos, según algunos analistas, es fruto del desencanto y frustración popular después de más de tres décadas de políticas neoliberales promovidas por ambos partidos. Durante varios años, una mayoría ha opinado que el país procede “sobre un carril equivocado”.

Sin embargo, y a diferencia marcada con Sanders, Trump tiene el nivel más alto de desaprobación entre la opinión pública, con 7 de cada 10 estadunidenses percibiéndolo de manera negativa.

Por ello, a estas alturas muchos intentan consolarse con indicaciones de que Clinton como Sanders derrotarían fácilmente a Trump en las elecciones presidenciales generales en noviembre (de hecho, el socialista democrático le gana a Trump con una mayor ventaja que Hillary), y muchos aseguran que será muy difícil que Trump ocupe la Casa Blanca.

Pero lo mismo decían cuando arrancó su campaña hace 11 meses frente a otros 16 contendientes republicanos.

Por eso, el bufón ya no le da risa a nadie, y es más peligroso que nunca.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis