martes, 17 de mayo de 2016

La indignación lleva cinco años en España


En Madrid y en medio centenar de ciudades españolas se recordó el estallido de la gran movilización de 2011 contra las políticas de ajuste y los partidos tradicionales. En otros 25 países del mundo también hubo marchas.

Las manifestaciones populares que estallaron hace cinco años en España fueron recordadas este domingo en la capital ibérica y en otras ciudades europeas. Al grito de “¡Sí se puede!”, miles de indignados volvieron ayer a la Puerta del Sol de Madrid, epicentro del nacimiento del 15-M, para celebrar el quinto aniversario de la gran movilización ciudadana que agitó España en 2011 en protesta contra los políticos y el sistema. La manifestación de Madrid fue la protesta principal de las que tuvieron lugar en medio centenar de ciudades españolas, arropadas por otro medio millar convocadas en otros 25 países del mundo, entre ellas la de la “Nuit Debout” en París.

El quinto aniversario del 15-M estuvo marcado por la proximidad de la campaña para las elecciones generales del 26 de junio en España, cita en las urnas que se repite tras las elecciones de diciembre, luego de que no se lograra formar gobierno, y con acusaciones lanzadas esta vez contra Podemos por tratar de apropiarse de la huella del movimiento con fines electorales. La de ayer fue una manifestación numerosa, con una participación mayor, incluso, que la registrada en los aniversarios anteriores pero con espacios vacíos en el kilómetro cero de la capital española que mostraron que la movilización ciudadana quedó lejos de la de aquellos días de mayo de 2011.

Desde su nacimiento en 2014, propiciado por las protestas del 15-M, Podemos supo canalizar la indignación que mantuvo álgida durante meses la movilización contra el sistema económico y político, en reclamo de profundizar la democracia y denunciar la corrupción en España. “De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue, cueste lo que cueste”, volvieron a gritar ayer los indignados en Madrid. Es que, cinco años después, el descontento de los españoles con la política no sólo no se redujo, sino que parece haber aumentado.

Según el estatal Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), del 67 por ciento que en mayo de 2011 consideraba mala o muy mala la situación política española, se pasó a un 82 por ciento en la actualidad. A este descontento social se suma un escenario de bloqueo político sin precedentes: el gobierno de Mariano Rajoy sigue en funciones desde las elecciones del 20 de diciembre porque no se logró formar nuevo Ejecutivo.

Bajo el ritmo de la batucada, la manifestación festiva arrancó en la conocida Plaza de Cibeles, junto al ayuntamiento madrileño en el que, desde hace un año, gobierna la ex jueza Manuela Carmena, quien llegó a ocupar ese cargo gracias al acuerdo alcanzado entre la fuerza que la llevó como candidata, Ahora Madrid, y el partido encabezado por Pablo Iglesias. “El 15-M fue un movimiento maravilloso”, manifestó ayer la alcaldesa. Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior en funciones, fue su contrapunto: “El 15-M –dijo el funcionario– tenía iniciativas que no son propias de una sociedad democrática”.

Una hora y media después de iniciada, la cabecera de la marcha entró en la Puerta del Sol al grito de “¡Sí se puede!”, una de las consignas que luego sería asumida por Podemos. Volvió a escucharse también “¡Que no nos representan!” contra los políticos. “Nadie puede representar un movimiento y, sin embargo, el 15M representó un nuevo país. Feliz cumpleaños”, escribió en Twitter el líder de Podemos. Aunque la formación no participó orgánicamente en la marcha, sí hubo líderes conocidos.

Como un gesto hacia el legado de Puerta del Sol, Iglesias y el líder de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, anunciaron allí la semana pasada el acuerdo alcanzado para presentarse juntos en los próximos comicios. Dos de los colectivos ciudadanos que siguen trabajando en la estela del 15-M exigieron que no utilicen el movimiento con fines electorales. IU y Podemos buscan desplazar al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como referente de la izquierda, con el objetivo mayor de formar un gobierno que expulse de La Moncloa al Partido Popular (PP) de Rajoy. Según una encuesta realizada por la consultora Jaime Miquel y Asociados publicada el viernes por el diario español Público, el gobernante PP alcanzaría el primer puesto, con 27,8 por ciento de los votos, seguido por Unidos Podemos, con el 24,5 por ciento, y el PSOE, con 20,3 por ciento.

En Francia, en tanto, el aniversario encontró a los indignados galos, agrupados en la Nuit Debout (Noche en pie), reunidos en la Plaza de la República en París, cuartel general de la iniciativa francesa desde hace mes y medio. La manifestación fue acompañada con conciertos, asambleas y una conexión virtual con el resto de las protestas globales.

El 15-M también llegó a Bruselas, corazón político de Europa. “Nos sentaremos en el Monte de las Artes (una explanada cercana a la Grand Place de Bruselas) para reivindicar que se escuchen las voces de la gente que tiene mucho que decir”, señaló una de las integrantes de la Asamblea 15M, Lidia Brun. La estudiante española, que terminó su doctorado en Economía en la Universidad Libre de Bruselas, explicó que el objetivo de la protesta fue congregar al mayor número de personas posibles en el máximo de plazas de ciudades de todo el mundo para hacer hincapié en la idea de que hay que reformar el espacio público.
_______
Tomado de Página 12

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis