jueves, 7 de junio de 2018

Las fusiones bancarias no salvarán la eurozona

Matthew Lynn, El Economista

Actualmente, hay varios sectores en los que no hay ningún aliciente para invertir. Los grandes almacenes británicos serían un ejemplo. Las pizzerías o casas de cambio turcas serían otro. Pero un banco italiano, sin duda, se metería en el top cinco de las cosas en las que hay que evitar invertir. Y es que con un Gobierno populista radical tomando el control, con los buitres de los bonos dando vueltas, con una moneda paralela extraña en los memorandos, y con alguna de las deudas más altas del mundo, el atractivo es tal y como el de un día festivo y lluvioso en Scunthorpe.

Sin embargo, eso no parece haber disuadido a la Société Générale. El segundo banco más grande de Francia pasó gran parte del año 2017 discutiendo una fusión con la mayor institución financiera de Italia, Unicredit. Puede que no esté solo. Ya se ha informado de una vinculación entre el Deutsche Bank alemán y el Commerzbank, y no sería sorprendente ver más fusiones financieras en toda la zona euro durante el próximo año. El problema es que eso no es más que una solución a corto plazo para los desafíos de la zona. Mientras la unión bancaria siga sin construirse, los desequilibrios tengan que ser reciclados a través de los bancos y la relajación cuantitativa siga siendo ineficaz, la crisis bancaria europea continuará. Las fusiones pueden hacer ganar tiempo, pero no solucionar ninguno de los problemas subyacentes.

Una fusión entre SocGen y Unicredit no es inminente. Sin embargo, el director general de la entidad italiana Jean-Pierre Mustier, nacido en Francia, habría estado hablando con el banco francés durante los últimos meses sobre una posible combinación y, aunque no hay ninguna oferta formal sobre la mesa, es probable que las conversaciones continúen. Si sucede, contaría como un acuerdo importante. SocGen tiene un valor de mercado de 30.000 millones de euros y Unicredit de 32.000 millones de euros. Entre ambos, los dos bancos tienen activos por valor de 2,5 billones de dólares, lo que pondría a SocUni - o como decidan llamarlo - al mismo nivel que HSBC en el escenario mundial.

Y lo que es más importante, ayudaría a solucionar la lamentable subcapitalización del sistema bancario italiano. Dos décadas de crecimiento cero desde que el país tomó la fatídica decisión de unirse a la moneda única han creado una montaña de deudas malas y deterioradas, no porque los préstamos hayan sido especialmente temerarios, sino porque eso es lo que ocurre en las economías de crecimiento cero. Con bancos más fuertes, sería más fácil para Italia permanecer en el euro. De hecho, la fusión es tan conveniente que es difícil creer que el presidente francés Emmanuel Macron, fervientemente pro-europeo y exbanquero, no haya estado presionando enérgicamente por ella entre bastidores. Nada sucede en la industria bancaria francesa sin contar con la aprobación tácita del Gobierno, y si Francia controlara efectivamente el banco más grande de Italia, haría mucho más difícil que este o algún futuro Gobierno populista se retirara del euro (tenga en cuenta que Unicredit posee más de 50.000 millones de euros de deuda de Italia).

Aparte de eso, dista mucho de ser la única gran fusión bancaria europea en juego. El Deutsche Bank sigue en una condición crítica, con el precio de sus acciones cayendo a nuevos mínimos la semana pasada (justo por encima de los 9 euros, frente a los 80 euros de antes del desplome). Se ha informado que está considerando la posibilidad de fusionarse con Commerzbank para salir de sus problemas. Ciertamente necesita hacer algo el que siempre fue el banco más grande de Europa.

La entidad más fuerte es ahora una sombra de su antiguo yo, recortando personal, reduciendo sus operaciones y hablando de supervivencia en lugar de crecimiento.

En términos más generales, todas las instituciones financieras de la zona euro siguen estando muy infracapitalizadas. Los préstamos son débiles y siguen dependiendo totalmente de la financiación barata del BCE. "Los bancos europeos apenas conceden préstamos, y la tasa anual de préstamos -especialmente a las empresas- está cayendo de nuevo", argumentó High-Frequency Economics en una nota publicada esta semana. "Los balances del banco no son lo suficientemente sólidos como para soportar nuevos préstamos sin romper los elevados techos regulatorios. Sin crecimiento del crédito, ninguna economía puede crecer".

Las fusiones son una forma de salir de esa situación. Un banco fusionado tiene un balance general más sólido, más capital y algo de espacio para reducir costos y aumentar el margen y las ganancias. Cuando hay uno o dos bancos malos, a menudo son la mejor solución. ¿Pero para todo un continente? De hecho, las fusiones por sí solas no rescatarán el sistema financiero de la zona euro, por tres razones.

En primer lugar, la zona tiene una moneda común, pero no está más cerca de una unión bancaria que cuando se lanzó el euro hace casi dos décadas. El capital fluye a través del continente, pero los bancos italianos son responsabilidad del Gobierno italiano, los españoles de los españoles y así sucesivamente. Macron ha estado argumentando a favor de un sistema común para rescatar a cualquier banco que se meta en problemas, pero los alemanes no están dispuestos a asumir las deudas de lo que ellos ven como mediterráneos irresponsables (aunque puede que algún día se den cuenta de que tienen que hacerlo). Sin eso, y parece poco probable que una Angela Merkel debilitada lo imponga en un país en el que la Alternativa anti-euro para Alemania se está haciendo cada vez más fuerte, el sistema bancario estará permanentemente débil.

A continuación, los enormes superávit y déficit entre los países dentro de la moneda única tienen que ser reciclados a través del sistema bancario. Alemania tiene un superávit de más del 8% del PIB, y esa gran cantidad de dinero tiene que ser redistribuida de alguna manera. Un indicador es el saldo del Objetivo 2, que mide los créditos de cada banco central sobre los de otros países de la zona euro: en estos momentos, el resto de la zona debe a Alemania cerca de un billón de euros, mientras que Italia debe casi 450.000 millones de euros. Los bancos son el único mecanismo real para mantener el flujo de dinero a través del sistema, pero está tan desequilibrado que las sumas involucradas son enormes, y las pérdidas potenciales son paralizantes. Con este telón de fondo, no es de extrañar que los bancos estén luchando permanentemente.

Por último, hay pocas pruebas de que el QE (flexibilización o expansión cuantitativa) haya sido más que una tirita sobre las grietas más evidentes del sistema. Claro, dos billones de euros recién impresos han mantenido la zona a flote, y han generado un poco de crecimiento tibio este año (aunque incluso eso parece que se está desvaneciendo rápidamente). Pero una de las formas en que se pretende que el QE funcione es mediante el fortalecimiento del sistema bancario, mediante la entrega de una gran cantidad de dinero virtualmente gratuito que luego, se puede prestar de manera rentable. No ha sucedido. Los bancos se han enganchado con el dinero gratis, pero no ha habido ninguna señal de que estén dispuestos a empezar a prestarlo de nuevo.

Las fusiones transfronterizas entre algunos de los principales bancos europeos podrían solucionar temporalmente algunos problemas. Un banco más grande tendrá más capital, y le resultará más fácil resistir cualquier cosa que la economía le lance. Algunas de esas deudas incobrables italianas serán lavadas más fácilmente dentro de una institución mucho más grande. Pero dentro de unos años solo significará un banco más grande y problemático. El euro sigue siendo una moneda disfuncional, con enormes desequilibrios entre economías desajustadas. Los bancos lisiados son una consecuencia inevitable de ello, y ni siquiera un centenar de fusiones comenzarán a solucionarlo.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin