miércoles, 12 de febrero de 2020

Durante los últimos 50 años la CIA espió a todo el mundo utilizando una conocida empresa de encriptación


En un nuevo informe bomba, The Washington Post revela una masiva operación de espionaje encubierto y que parece sacada directamente de las Confesiones de un sicario económico, pero ahora es un hecho de conspiración definitivamente probado.

Durante los últimos 50 años, la CIA organizó y operó una compañía de fachada con sede en Suiza con el propósito de espiar las comunicaciones secretas de los gobiernos en todo el mundo, ya fueran aliados o adversarios, de acuerdo con las 280 páginas descubiertas de una historia interna de la operación de la CIA obtenida por el Washington Post junto con la emisora ​​pública suiza SRF y la cadena ​​alemana ZDF.

Crypto AG, una firma de comunicaciones con sede en Suiza, fue comprada en secreto por los servicios de inteligencia de la CIA y Alemania Occidental en 1970. La compañía no solo ganó millones vendiendo equipos de cifrado a más de 120 países en el siglo XX, sino que también utilizó el mismo equipo para infiltrarse en las comunicaciones de cada país anfitrión en una operación de estilo 'Caballo de Troya'.

Entre los clientes importantes, el informe enumera Irán, India, Pakistán, Irak, Nigeria, Arabia Saudita, Siria e incluso el Vaticano, todos los cuales fueron engañados para comprar el hardware espía de 'puerta trasera' en un escenario que se parece mucho a lo que Washington acusa ahora a China de hacer con Huawei. La operación de vigilancia global de la CIA se denominó "Operación Rubicón".

Irónicamente, mientras los gobiernos anfitriones pensaban que los dispositivos de Crypto AG estaban asegurando y encriptando los mensajes con sus usuarios, la realidad era lo contrario: el sistema permitía a la CIA obtener la información mas sensible de los gobiernos de todo el mundo.

"Fue el gran golpe de inteligencia del siglo XX", dice un documento de la CIA obtenido por el Washington Post. Y continúa :
"Los gobiernos extranjeros estaban pagando un buen dinero a Estados Unidos y Alemania Occidental por el "privilegio" de que sus comunicaciones más secretas fueran leídas (sin el consentimiento) por al menos dos (y posiblemente hasta cinco o seis) países extranjeros".
Como resume el informe, la inteligencia de EEUU no tenía una relación indirecta con la compañía, sino que supervisaba directamente el día a día en todos los niveles:

Las operaciones de CriptoAG -decisiones de contratación, diseño de la tecnología, desarrollo de algoritmos y gestión de objetivos- eran controlados directamente por la inteligencia de la CIA y de Alemania Occidental hasta principios de 1990.

La CIA y la NSA tomaron el control completo una vez que los alemanes se retiraron del programa en la década de 1990, según los informes, dado que el riesgo de exposición por la unificación alemana era demasiado grande.

Solo un puñado de aliados cercanos de EEUU conocían el programa y en ocasiones se les dio acceso a su red de inteligencia: Israel, Reino Unido, Suecia y Suiza oficialmente neutral.

El Washington Post también calificó el programa altamente clasificado como "los secretos mejor guardados de la Guerra Fría", y finalmente continuó hasta 2018. Ni la CIA ni el BND alemán han hecho comentarios sobre esta revelación.

En los años 90 hubo varias acusaciones de que la compañía con sede en Suiza era en realidad un frente de la CIA, pero rápidamente fueron acalladas esas voces. La revistas alemanas Focus y Der Spiegel informaron de este hecho en 1992, pero sus informaciones no trascendieron. Estos informes fueron criticados como una sórdida "teoría de la conspiración", pese a que hubo acusaciones reales en 1992 cuando uno de los empleados de Crypto fue arrestado y retenido en Irán durante nueve meses como presunto espía. En ese momento Estados Unidos desmintió todo y calificó la acusación como una vergonzosa "teoría de conspiración". Una a vez más, aquellos que estuvieron a la vanguardia en descubrir la verdad ante la pistola humeante de la CIA, fueron rápidamente descartados como charlatanes, mentirosos y conspiranoicos.

Crypto AG se presentaba a sí mismo como "el socio de seguridad preferido por las autoridades civiles y militares de todo el mundo". La compañía describía además sus productos: "La solución de cifrado de Crypto AG es utilizada principalmente por militares, gobiernos u organizaciones que necesitan soluciones de comunicaciones rápidas, seguras y fáciles de implementar cuando las formas convencionales de comunicación no son accesibles".

Esta vez, apenas se publicaron los informes por Washington Post, Swiss SRF y la cadena ​​alemana ZDF, el gobierno suizo señaló que abrirá una investigación formal sobre Crypto AG.


1 comentario:

  1. Solo se debe esperar que pase el tiempo para descubrir la realidad detras de sus elevadas pretensiones sobre etica y honestidad. Pero el monton de millones de muertos detras de la civilizacion occidental dicen que son unos criminales.
    Y lo demas es puro cuento.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin