martes, 7 de agosto de 2018

China amenaza imponer aranceles por $60 mil millones en mercancías estadounidenses

Nick Beams, wsws

China ha anunciado que impondrá nuevos aranceles a exportaciones estadounidenses que suman 60 mil millones de dólares si la administración Trump continúa con su amenaza de aplicar un impuesto del 25 por ciento sobre las importaciones chinas por valor de 200 mil millones de dólares.

Las medidas se decidieron el viernes en una reunión del Consejo de Estado de China. El Ministerio de Comercio dijo que la implementación y la fecha de las tarifas dependían de las acciones de los EEUU además de la tarifa ya impuesta sobre $34 mil millones de mercancías estadounidenses, las nuevas medidas significarían que alrededor del 85 por ciento de las exportaciones estadounidenses a China se verían afectadas.

Los aranceles propuestos cubren más de 5,000 mercancías de los EEUU y los aranceles van del 5 al 25 por ciento. Entre los objetivos más críticos se encuentran los aviones y el gas natural líquido (GNL). China es el segundo importador mundial de GNL y el tercer mercado más grande para las exportaciones estadounidenses de GNL, con la expectativa de que será la fuente más importante de demanda adicional en el futuro.

El Consejo de Estado dijo que además de los aranceles "China se reserva el derecho de introducir otras contramedidas". No especificó cuáles serían, pero podría incluir un mayor control de los productos estadounidenses, retrasos en las aprobaciones para las firmas estadounidenses que buscan licencias y otros requisitos comerciales. La contramedida más significativa hasta el momento, aunque no fue etiquetada como tal por China, fue el bloqueo de la adquisición por parte de Qualcomm por 44,000 millones de dólares de la empresa holandesa de semiconductores NXP.

La intensificación del conflicto comercial ha estado acompañada de una escalada en la retórica agresiva que emana de la administración Trump.

Hablando luego de que China anunciara su nueva medida arancelaria, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, advirtió que Beijing no debería subestimar la determinación de Trump.

La administración está tomando fuerza debido a un aumento en la tasa de crecimiento de Estados Unidos y signos de una desaceleración en el crecimiento de China a medida que el valor del yuan continúa cayendo.

"Su economía es débil, su moneda es débil, la gente está abandonando el país. No subestime la determinación del presidente Trump de cumplir ", dijo Kudlow en una entrevista en Bloomberg Television.

En otra entrevista televisiva, Kudlow hizo hincapié en el acuerdo entre Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para una acción conjunta en la Organización Mundial del Comercio sobre el presunto robo de tecnología de China y el subsidio de industrias clave. La "mejor noticia", dijo, fue que "nos estamos uniendo con la Unión Europea para llegar a un acuerdo con ellos". Entonces tendremos un frente unido contra China".

Kudlow dijo que, mientras se estancaban las conversaciones en los últimos días, se habían producido algunas comunicaciones al más alto nivel entre Estados Unidos y China. Pero existen obstáculos importantes en el camino de futuras negociaciones.

Según los informes, los funcionarios de Beijing no están dispuestos a comprometerse en ninguna otra discusión a menos que la Casa Blanca pueda decidir quién es la persona a cargo. El pasado mes de mayo, cuando se celebraron conversaciones en Washington, China acordó aumentar sus importaciones desde los Estados Unidos en hasta $100 mil millones a cambio de al menos una suspensión de las hostilidades. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, declaró debidamente que la guerra comercial había quedado "en suspenso", pero que esto se anuló en cuestión de días.

La cuestión de quién debe hacerse cargo de la política de los EEUU si se llevan a cabo las negociaciones está ligada a la cuestión de cuáles son los objetivos centrales de la guerra comercial. Mnuchin está más a favor de llegar a un acuerdo que traería una reducción en el déficit de los Estados Unidos.

Otros, incluidos el Representante de Comercio de los Estados Unidos Robert Lighthizer y el asesor comercial de la Casa Blanca Peter Navarro, insisten en que la reducción del déficit comercial de los Estados Unidos, aunque necesaria, de ninguna manera es suficiente. Para ellos, el objetivo central es bloquear el desarrollo económico y tecnológico de China bajo su plan "Hecho en China 2025", que consideran la amenaza más importante para la supremacía económica y, en última instancia, militar de los EEUU.

Por lo tanto, EEUU necesita seguir aumentando aranceles contra China para garantizar concesiones. Esta perspectiva se reflejó en la declaración emitida por la portavoz de la Casa Blanca, Lindsay Walters, quien dijo que "en lugar de tomar represalias, China debería abordar las preocupaciones a largo plazo sobre sus prácticas comerciales".

Esas "preocupaciones a largo plazo" se centran en dos cuestiones clave: la adquisición y el desarrollo por parte de China de tecnología avanzada en los campos de las comunicaciones, la robótica y la inteligencia artificial; y el subsidio estatal proporcionado a las empresas.

Pero para el régimen chino, las demandas de Washington significan que debe cesar en sus esfuerzos por ascender en la escalera industrial y de alta tecnología y tomar una posición subordinada en relación con los EEUU, algo que considera intolerable.

Los fundamentos objetivos esenciales de la guerra comercial ahora están saliendo más claramente a la luz. Como señaló el Financial Times, la lucha "se ha convertido en el futuro económico de los dos países, con funcionarios estadounidenses que retratan su enfoque agresivo hacia Beijing como una forma de proteger el futuro económico de Estados Unidos de una China que intenta liderar el mundo en áreas tales como inteligencia artificial y robótica".

Por otro lado, dijo, "los políticos chinos llegaron a la conclusión de que... el desafío comercial de Trump tenía como objetivo frustrar el desarrollo tecnológico de China".

La naturaleza irresoluble de estas posiciones significa que, independientemente de las conversaciones, negociaciones y maniobras que puedan tener lugar, la lógica objetiva de los acontecimientos es hacia la intensificación de la guerra comercial y, en última instancia, del conflicto militar.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin