miércoles, 6 de junio de 2018

La Administración de Trump da un gran paso hacia la guerra comercial global

Nick Beams, WSWS

La Administración Trump ha seguido adelante con la imposición de aranceles a las exportaciones de acero y aluminio de la Unión Europea, México y Canadá bajo las disposiciones de "seguridad nacional" de una ley estadounidense de 1962, arriesgándose a una guerra comercial que trae a la memoria a la de los años treinta.

Los aranceles se invocaron por primera vez en marzo, pero se suspendieron mientras la UE buscaba una exclusión permanente de su imposición, y México y Canadá negociaron con los Estados Unidos para volver a redactar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). La UE, Canadá y México representan aproximadamente el 40 por ciento de las importaciones de acero de EEUU.

Luego de anunciar la decisión de proceder, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo que las negociaciones del TLCAN no fueron lo suficientemente extensas como para justificar un nuevo aplazamiento.

Las conversaciones con Europa no resolvieron nada. La UE dijo que estaba preparada para "comprometerse" con Estados Unidos en el comercio, pero solo si Estados Unidos retiraba la amenaza de los aranceles. Según el Financial Times, Washington rechazó este enfoque, diciendo que Europa estaba exigiendo que Estados Unidos regalara el "gran martillo" como el costo de entrada a las conversaciones que no llevaría a ninguna parte.

La UE dijo que tomaría medidas inmediatas para tomar represalias. Ha elaborado una lista de bienes estadounidenses por valor de 2.800 millones de euros, que van desde bourbon hasta motocicletas, para imponer aranceles.

México ha dicho que impondrá aranceles a una gama de productos estadounidenses, mientras que el Gobierno canadiense ha amenazado con poner aranceles sobre el acero estadounidense por valor de 12.800 millones de dólares.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, denunció la invocación de "seguridad nacional" para justificar la decisión. Canadá ha sido un aliado de los EUA durante 150 años, luchando a su lado "desde las playas de Normandía hasta las montañas de Afganistán", dijo. Era "inconcebible" que Canadá pudiera considerarse una amenaza para la seguridad nacional de los EEUU.

"Estas tarifas perjudicarán a la industria y los trabajadores en ambos lados de la frontera entre Canadá y Estados Unidos, lo que afectará las cadenas de suministro que han hecho que el acero y el aluminio norteamericanos sean más competitivos en todo el mundo", agregó Trudeau. Se había esperado que "en algún momento veamos el regreso del sentido común", pero había pocos indicios de ello en la actualidad.

Antes del anuncio, que se esperaba ampliamente, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, advirtió, luego de hablar con Ross, que la UE no tendría más remedio que "entrar en una guerra comercial" con Estados Unidos. "Nuestros amigos estadounidenses deben saber que si tomaran acciones agresivas contra Europa, nosotros no dejaríamos de reaccionar", dijo.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que la UE seguiría adelante con los planes de imponer aranceles a una gama de productos estadounidenses. "Este es un mal día para el comercio mundial", dijo. "Es totalmente inaceptable que un país imponga medidas unilaterales en lo que respecta al comercio mundial".

Hablando en un foro anual de comercio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en París, el presidente francés Emmanuel Macron pidió a los Estados Unidos y otras naciones líderes que diseñen una "hoja de ruta" para "transformar" la Organización Mundial del Comercio, la cual la Administración Trump ha criticado.

Macron citó la experiencia de la década de 1930 cuando la imposición de aranceles estadounidenses jugó un papel importante en la profundización de la Gran Depresión, que finalmente condujo a la Segunda Guerra Mundial. "No podemos ser los sonámbulos modernos", dijo. "No se debe responder a la disfunción con una reducción nacionalista porque estas respuestas profundizan la crisis y los desequilibrios mundiales".

Estas advertencias y apelaciones de último minuto a la Administración Trump cayeron en oídos sordos.

En la víspera del anuncio, el coordinador de cooperación transatlántica de la canciller alemana, Angela Merkel, Peter Bayer, señaló la importancia a largo plazo de la medida estadounidense. "Europa ahora ha entendido que hay un cambio profundo en la relación transatlántica y ... la gravedad de la situación", dijo.

El ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselhorn, expresó sentimientos similares. "Europa no estaba preparada para un cambio en el orden mundial", dijo. "Siempre estuvimos a favor del libre comercio, junto con los estadounidenses. Ahora estamos en una película totalmente diferente”.

Las reacciones europeas se derivan de la constatación de que la imposición de aranceles, que afecta a miles de millones de dólares en el comercio, es solo el comienzo de medidas aún más importantes.

La medida de Estados Unidos sigue su decisión de retirarse del acuerdo nuclear de Irán 2015 y las advertencias del secretario de Estado Mike Pompeo de que Estados Unidos no tolerará que las empresas europeas continúen sus lazos comerciales con Teherán en desafío a las sanciones de Estados Unidos.

Estados Unidos ejerce un enorme poder en esta área debido a la importancia del mercado estadounidense y al papel del dólar como principal moneda del mundo, lo que le permite imponer sanciones financieras paralizantes a las empresas que desafían sus edictos.

Además, la Administración de Trump amenaza con imponer aranceles a la industria automotriz europea. El mes pasado, la Casa Blanca inició una investigación bajo la legislación utilizada para imponer los aranceles de acero y aluminio por motivos de "seguridad nacional".

Un analista citado por el Financial Times advirtió que si a Trump se le ocurriera algo como el arancel del 25 por ciento sobre los autos alemanes, sería "el final de la relación comercial entre Alemania y Estados Unidos" ya que ni un solo auto construido en Alemania podría ser vendido con un ganancia.

La reacción de los círculos empresariales estadounidenses fue en gran medida negativa y el índice Dow Jones cayó en 250 puntos el jueves. Se expresaron preocupaciones de que los aranceles afectarán fuertemente a los usuarios de aluminio y acero importados y perturbarán las cadenas de suministro mundiales.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos dijo que las políticas comerciales de la Administración, incluida la posibilidad de retirarse del TLCAN, podrían afectar el crecimiento de Estados Unidos y amenazar con hasta 2,6 millones de empleos.

El sentimiento general de las corporaciones fue el apoyo a las medidas contra China, en particular por sus acciones para mejorar su desarrollo de alta tecnología, en medio de acusaciones de que Pekín está "robando" la propiedad intelectual estadounidense. Pero hubo preocupaciones de que las medidas arancelarias contra los aliados de Estados Unidos impidan la construcción de una coalición contra Pekín.

El principal apoyo para las tarifas provino de la industria siderúrgica, fuertemente respaldada por sus sindicatos. El presidente de la Asociación Estadounidense del Hierro y el Acero, Tom Gibson, agradeció a Trump por asegurar "un sólido sector siderúrgico estadounidense que sea fundamental para nuestra seguridad nacional y económica".

Ross restó importancia a las críticas, diciendo que los aranceles ascenderían a solo una fracción de un centavo en una lata de aluminio, y solo una "fracción muy pequeña del 1 por ciento" para la economía en general.

Sin embargo, a la vista de las medidas adicionales que se están preparando, las implicaciones de los aranceles van más allá de su impacto inmediato. Existe una sensación cada vez mayor de que todo el sistema de relaciones económicas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, que los Estados Unidos desempeñaron un papel central en la construcción después de los desastres de la década de 1930, está siendo destrozado.

El senador republicano Ben Sasse denunció los aranceles como "tontos", lo que refleja la opinión de sectores considerables del establishment político de Estados Unidos de que las medidas no tienen el objetivo real. "Europa, Canadá y México no son China, y no se trata a los aliados de la misma manera que se trata a los oponentes", dijo. "Hemos recorrido este camino antes: el proteccionismo general es una gran parte de por qué Estados Unidos tuvo una Gran Depresión. “Hacer Norteamérica grande de nuevo” no debería significar “Hacer Norteamérica de 1929 grande de nuevo”.

Sin embargo, mientras que Sasse y otros podrían favorecer una guerra comercial "selectiva" contra China, las consecuencias de tales acciones demostrarían ser igualmente desastrosas, debido al carácter integrado de la economía global.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin