miércoles, 23 de mayo de 2018

Italia: aún hay motivos para evitar el pánico

Matthew Lynn, El Economista

El índice de Milán cae bruscamente. Los mercados de bonos están agitados. El dinero se marcha del país y las empresas planean su huida antes de que sea demasiado tarde. Mientras una excéntrica coalición entre el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga populista de derecha toma el poder en Roma, con un oscuro primer ministro nombrado esta semana, los mercados se están poniendo nerviosos. Ya ha habido muchas advertencias terribles sobre el impacto catastrófico de las políticas de esta coalición y sobre cómo la economía italiana se verá sumida en el caos si no recobra el sentido muy rápidamente una vez que esté en el poder.

El Progretto Paura, por llamarlo de alguna manera, está en pleno apogeo. Pero resultará ser tan chiflado como el Proyecto Miedo que vivimos en Reino Unido. En el momento del referéndum del Brexit, se nos dijo que la economía se derrumbaría si nos retirábamos de la UE, que las empresas huirían, que el desempleo se dispararía y que los precios de la vivienda caerían. Eso no sucedió. Resultó que la economía siguió la misma trayectoria ligeramente mediocre que tenía antes. Del mismo modo, la economía italiana tampoco se derrumbará. En realidad, su nuevo Gobierno podría darle un impulso muy necesario -y ciertamente no podría hacerlo peor que las dos décadas de estancamiento presidido por sus predecesores.

El nuevo Gobierno de Italia es sin duda una extraña pareja. El Movimiento Cinco Estrellas fue creado por el comediante Beppe Grillo, y combina una extraña mezcla de socialismo, anarquismo y tecnoutopismo. Está lo más lejos posible de un gobierno responsable. La Liga, anteriormente la Liga Separatista del Norte, es un partido regional de mercado radicalmente libre. Imaginen que los Verdes, Ukip y el DUP se unen para formar una coalición. Como es comprensible, todo el mundo se sentiría nervioso por lo que podría ocurrir a continuación.

Ya ha habido muchos sermones severos de los grandes de la UE sobre cómo la nueva administración debe aprender a ser responsable. Podemos esperar que el FMI, la OCDE y casi todos los demás se unan en las próximas semanas. Y sin embargo, cuando se mira de cerca, aunque algunas de sus ideas son excéntricas, la coalición también tiene algunas políticas que vale la pena probar. Y puede que le hagan a Italia bien.

Primero los impuestos. La principal promesa de la Liga de un impuesto fijo del 15%, tanto para las personas como para las empresas, se ha reducido ligeramente a dos tipos del 15 y el 20%. Pero esa seguiría siendo la reforma tributaria más radical de cualquier nación importante en la última década, superando incluso a Donald Trump en casi la mitad de la tasa corporativa de Estados Unidos. Le daría a Italia uno de los regímenes fiscales más competitivos de Europa, con un impuesto de sociedades sólo un poco más alto que el de Irlanda y un impuesto sobre la renta significativamente más bajo.

No es difícil imaginar que algunas multinacionales puedan decidir que prefieren la Amalfi a la costa de Cork a la hora de decidir dónde instalarse. Un impuesto fijo bien podría hacer de Italia un destino de elección para la inversión interna, en lugar de un remanso relativo. Al mismo tiempo, siempre que se han probado los impuestos fijos -por ejemplo, en Hong Kong- han supuesto un poderoso impulso a la competitividad, mejorando los índices de recaudación (lo que no es un punto menor en Italia) y mejorando la competitividad. No hay razón para que Italia sea diferente.

En segundo lugar, la coalición propone lo que equivale a una moneda paralela al euro. Los detalles son complejos, pero esencialmente los pagos del Gobierno se harían en forma de pagarés que se convertirían en una forma alternativa de dinero.

¿Funcionaría eso? Nadie tiene ni idea. Pero si lo hiciera, podría proporcionar una elegante vía de escape para los países atrapados dentro de una moneda única disfuncional que claramente no funciona para ellos. Las grandes empresas podrían utilizar el euro, mientras que todos los demás utilizan la moneda alternativa. Algunas de las ventajas de la moneda única se mantendrían, mientras que al resto de la economía se le permitiría respirar de nuevo. Por supuesto, hay algunas ideas extrañas ahí dentro. Una renta básica universal -otra de sus principales promesas- será cara y, lo que es más grave, romperá el vínculo entre trabajo y dinero, lo que no va a ayudar a ninguna economía. Dicho esto, para un país atrapado en una depresión que ha durado ya dos décadas, podría tener algo que decir al respecto. Dado que podría pagarse haciendo que el Banco Central Europeo cancelara 250.000 millones de euros de sus deudas, sería esencialmente una forma de lanzar dinero desde un helicóptero, como decía el expresidente de la Reserva Federal Ben Bernanke, y muchos economistas y banqueros centrales están a favor de ello en circunstancias extremas.

Es cierto que Italia no tiene la ventaja de una fuerte devaluación, que ayudó masivamente al Reino Unido inmediatamente después de la votación del Brexit (aunque la moneda paralela, si pudiera funcionar, podría lograr lo mismo). Pero no hay duda de que el programa del nuevo Gobierno dará un enorme estímulo a la demanda, tanto por los recortes masivos de impuestos como por el enorme aumento del gasto social. No hace falta ser John Maynard Keynes para darse cuenta de que si una economía tiene tanta flojedad como la de Italia, una inyección masiva de demanda sólo va a ayudar.

Cuando el Reino Unido decidió dejar la UE, los inversores mundiales se asustaron y el FTSE se hundió. Dos años después, el índice ha subido casi 2.000 puntos. El MIB de referencia de Italia ha caído drásticamente desde que la coalición llegó al borde del poder. Pero así como todos los pronósticos del Proyecto Miedo resultaron ser completamente erróneos, también lo será el Progretto Paura. De hecho, como han demostrado Reino Unido, Polonia y Hungría, los países que se enfrentan a la clase dirigente de la Unión Europea acaban bien.

Lo mismo ocurrirá en Italia. Su nuevo gobierno puede ser excéntrico, ocasionalmente loco y probablemente no muy estable. Pero también dará a la economía el impulso que precisamente necesita.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin