miércoles, 30 de mayo de 2018

Crisis italiana reactiva el miedo y hunde a los mercados


El multimillonario húngaro, George Soros, ha alertado que en Europa se está gestando “otra gran crisis financiera”. Una advertencia que ha recogido Bloomberg durante el discurso de Soros en París donde ha dejado claro que “ya no es una forma de hablar decir que Europa está en peligro existencial; es la dura realidad”. A su juicio, la cancelación del acuerdo nuclear con Irán y la “destrucción” de la alianza transatlántica entre la UE y EEUU inevitablemente tendrán “un efecto negativo en la economía europea y causarán otras dislocaciones”. Una combinación de factores que provoquen a Europa “encaminarse hacia otra gran crisis financiera”. “Todo lo que podía salir mal ha salido mal”. Con estas palabras ha hecho referencia a la crisis de los refugiados, a las políticas de austeridad que han catapultado a los partidos populistas al poder y a la “desintegración territoral” ejemplificada por el Brexit.

Los peores momentos de la crisis financiera de 2008 parecen haber vuelto a Europa y con ello los temores de 2012 a una ruptura del euro. Si bien ahora el epicentro del problema está en Italia, el contagio ha sido generalizado entre los principales países de la periferia del euro. La incapacidad de formar un gobierno estable, la supuesta existencia de un plan B para preparar al país para salir de euro y, sobre todo, la posibilidad de que los políticos pudieran plantear las nuevas elecciones como un plebiscito sobre la permanencia en el euro han conseguido que el miedo del lunes se haya convertido en pánico este martes especialmente en el mercado de bonos de deuda pública.

La prima de riesgo italiana escaló un 23,2% hasta los 290,3 puntos básicos. El bono a dos años se disparó 150 puntos en un solo día, en la peor jornada para la deuda pública italiana desde 1992. En el bono a 10 años, la escalada ha sido de 50 puntos básicos y el tipo de interés ya supera el 3%. En España, la prima de riesgo ha cerrado en 134 puntos básicos frente a los 90 puntos que marcaba hace justo siete días. En Portugal, el otro periférico contagiado, el diferencial de su bono con el alemán ha subido hoy un 11% hasta los 190 puntos básicos.

En las bolsas, el principal selectivo italiano, el MIB, ha sido también el más bajista al dejarse un 2,57% de su valor. Muy de cerca han estado los descensos del Ibex 35 español que ha cerrado un 2,49% por debajo del día anterior. En la misma línea el PSI 20, índice que recoge la cotización de las principales empresas portuguesas, también ha cerrado con una caída del 2,58%. Los números rojos se han extendidos a todos los mercados europeos, aunque algo más atenuados. En el mercado de divisas, el euro sigue acusando las órdenes generalizadas de buscar en refugio que recorren las mesas de contratación de divisas y ha perdido otro 0,60% de su valor. En este momento cotiza a 1,15 dólares, un nivel que no se veía desde julio de 2017.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin