domingo, 11 de febrero de 2018

Wall Street sufre pérdidas en medio del miedo y el pánico

Nick Beams, WSWS

Wall Street vio otra caída en las acciones, con el índice Dow Jones cayendo 1.032 puntos, la segunda vez en cuatro días que cae más de 1.000 puntos. Una gran parte de la venta masiva, que impactó en todos los demás índices de mercado y se extendió a todos los niveles, se produjo en la última hora, lo que indica que pueden estar por venir más ventas.

El Dow Jones bajó un 4,2 por ciento, el S&P 500 cayó un 3,8 por ciento, tomando la caída desde su máximo de enero al 10 por ciento, y el Nasdaq de la tecnología pesada perdió un 3,9 por ciento. La tasa de interés del bono del Tesoro a 10 años se elevó a un 2,9 por ciento, pero retrocedió al 2,82 por ciento a medida que el dinero se iba trasladando de las acciones a la deuda pública.

Los mercados en Asia se desplomaron dramáticamente y permanecen en números rojos. Con varias horas de negociación restantes, el índice Nikkei en Japón había caído más del 2,5 por ciento; el STX en Singapur bajó 1,8 por ciento; All Ords en Australia bajó 1 por ciento; y el Kospi en Corea del Sur cayó un 1,6 por ciento. Las bolsas de Hong Kong y Shanghai en China fueron las más afectadas, con el Hang Seng con un descenso del 3,3 por ciento y el compuesto de Shanghai con un descenso del 4,1 por ciento a la hora del almuerzo.

Seis días después de que la venta masiva en Wall Street comenzara el viernes pasado, algunos de los mecanismos del mercado que la impulsan se han vuelto más claros. La caída inicial fue provocada por la noticia de que el crecimiento salarial en los EEUU el año pasado fue del 2,9 por ciento, por encima de las expectativas del mercado. Esto se cruzó con un aumento en las tasas de interés del mercado de bonos, con el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subiendo a su punto más alto en cuatro años, siguiendo las previsiones anteriores de que la tendencia alcista de los bonos de décadas, que ha visto caer las tasas de interés a mínimos históricos, está llegando a su fin.

La violenta reacción del mercado a un aumento marginal de los salarios no obedeció al aumento en sí sino a lo que podría augurar: un resurgimiento de la lucha de clases en los EEUU e internacionalmente a medida que los trabajadores retrocedan contra la supresión continua de los salarios que viene siendo una característica de la economía mundial desde hace 30 años y, en particular, desde la crisis financiera mundial de 2008.

La supresión de los salarios ha sido un factor clave en el aumento de los precios de las acciones, impulsado por las políticas de flexibilización cuantitativa aplicadas por la Reserva Federal de los Estados Unidos y otros bancos centrales para inyectar billones de dólares en los mercados financieros.

El retorno de la volatilidad al mercado de acciones el viernes pasado tuvo un impacto tan significativo debido a un conjunto complejo de nuevos productos financieros creados por los mercados financieros en el último período, que se centran en la volatilidad, o índice VIX.

A través de un proceso de “ingeniería financiera”, las casas financieras y los principales bancos, incluidos algunos de los nombres más importantes, como Barclays, Credit Suisse, UBS y Citigroup, crearon una serie de productos financieros, basados en el VIX, que podrían negociarse en el mercado. Esto implicó “poner en corto el VIX”, es decir, realizar apuestas según las cuales el índice de volatilidad, que estableció mínimos récord durante el año 2017, continuaría manteniendo la calma.

Antes del estallido de la venta masiva de esta semana, el índice S&P 500 había pasado más de 400 días sin registrar una caída del 5 por ciento o más, una situación que no se experimentaba desde 1959.

Apostar por la baja volatilidad fue una de las principales fuentes de ganancias del mercado de acciones durante 2017, cuando el VIX promedió 11 puntos, su punto más bajo desde que comenzaron los registros en 1990. En el comercio esta semana ha subido hasta 50.

Las suposiciones detrás de esta estrategia tienen un parecido sorprendente con las que impulsaron la negociación de valores respaldados por hipotecas en el período previo a la crisis de 2008, que fue provocada por el estallido de la burbuja de las subprime. Quienes están en el mercado de las hipotecas basura supusieron que siempre brindarían un rendimiento positivo porque, si bien puede haber subidas y bajadas en los mercados regionales, el mercado nacional en su conjunto no caerá. Esa suposición fue quebrada por la caída a nivel nacional de los precios de la vivienda en los Estados Unidos en 2007-2008, lo que provocó la debacle.

Del mismo modo, “poner en corto el VIX” se basó en la suposición de que la calma en los mercados durante el año pasado continuaría indefinidamente. Eso fue suspendido el viernes pasado, poniendo en marcha la venta masiva y forzando a los principales operadores a relajarse en sus posiciones.
Una característica principal de la agitación, que apunta al crecimiento del miedo y el pánico, ha sido la velocidad de los eventos.

El lunes, el mercado bajó en 1.157 puntos, luego de caerse en 900 puntos en solo 11 minutos durante la última hora de negociación.

El martes, el mercado se abrió a más de 500 puntos, y luego terminó con 567 puntos. De abajo hacia arriba, vio un swing de 1.200 puntos, con 29 cambios de dirección durante el día.

El miércoles, alcanzó un máximo intradiario de 381 puntos antes de cerrar con 19 puntos menos. Esto fue seguido por una caída continua desde el momento en que los mercados se abrieron ayer.

Está empeorando la venta masiva el hecho de que gran parte de la negociación se basa en fondos prestados, sujetos a llamadas de margen —el prestatario tiene que devolver efectivo al prestamista si las acciones en las que se basa el préstamo caen en valor. Enfrentados a las demandas de efectivo, los prestatarios deben liquidar las inversiones, lo que lleva a una nueva caída del mercado y un circuito de retroalimentación negativa, ya que los valores más bajos de los activos provocan nuevas llamadas de margen.

El margen de negociación es solo la punta del iceberg internacional de la deuda. El Banco de Pagos Internacionales estima que la relación entre la deuda global y el producto interno bruto (PIB) es 40 por ciento mayor hoy que hace una década. La agencia de calificación de riesgos Standard and Poor’s informó de que la deuda corporativa global no financiera aumentó en 15 puntos porcentuales al 96 por ciento del PIB en los últimos seis años, con un 37 por ciento de empresas consideradas como “altamente apalancadas”, en comparación con un 32 por ciento en 2007. Las tasas de interés van en aumento, la capacidad de las empresas e incluso de los gobiernos para pagar esta deuda se pone en tela de juicio.

Si bien el comercio de derivados complejos basados en el VIX ha sido el desencadenante inmediato de la caída del mercado, los desarrollos más amplios indican que este es un punto de inflexión financiera.

Uno de los temas continuos de los comentarios sobre los giros del mercado, incluido un tuit del presidente estadounidense, Donald Trump, es que el mercado está actuando en desacuerdo con la dirección de la economía real, que muestra signos de crecimiento.

Tal comentario ignora cuál ha sido la característica central del aumento de los mercados financieros desde 2008. El aumento en los precios de las acciones estadounidenses, que aumentó en más del 350 por ciento desde su mínimo en marzo de 2009, se produjo en medio de un crecimiento bajo, la más débil recuperación de una recesión en el período de la posguerra. La “economía real” se caracteriza por niveles históricamente bajos de inversión y baja productividad, ya que las ganancias se han desviado hacia formas cada vez más arriesgadas de especulación financiera.

El factor clave para sostener los mercados ha sido la entrada de dinero barato de la Reserva Federal, que ha expandido su balance de aproximadamente $800 mil millones antes de 2008 a más de $4 billones en la actualidad. Los especuladores han operado bajo el supuesto de que la Reserva Federal está lista para intervenir y garantizar que el mercado no caiga estrepitosamente, un factor clave en la caída de la volatilidad del mercado.

Esa suposición ahora se cuestiona. Confrontada con un aumento en el crecimiento económico de Estados Unidos, la Reserva Federal ha comenzado a elevar las tasas de interés, lo que indica que se pueden promulgar tres alzas este año. Otros bancos centrales se están moviendo en la misma dirección. El Banco de Inglaterra indicó ayer que los aumentos de las tasas de interés en el Reino Unido pueden llegar antes y ser más grandes de lo esperado. El Banco Central Europeo también está bajo presión para comenzar a recortar su programa de flexibilización cuantitativa, que ha enviado las tasas de interés a mínimos históricos, en algunos casos en territorio negativo.

A la Reserva Federal y a otros bancos centrales les preocupa que si se intervienen con más dinero barato ello pueda conducir a un aumento de la inflación. Así es como caracterizan su mayor temor de todos: una intensificación de la lucha de clases a medida que los trabajadores buscan recuperar las pérdidas en sus salarios y niveles de vida.

La crisis del mercado también está siendo alimentada por las políticas clave de la administración Trump, apoyada por los demócratas, de recortes masivos de impuestos para las élites corporativas y financieras y un impulso al gasto militar para la guerra. Estas medidas están destinadas a llevar el déficit presupuestario de los EUA a $1 billón desde su nivel actual cercano a los $700 mil millones.

El resultado será más bonos del gobierno en el mercado, lo que provocará una caída en sus precios y un aumento en las tasas de interés, ya que ambos se mueven en una relación inversa. Incluso antes del anuncio de las últimas medidas para aumentar enormemente el gasto militar, el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Bill Dudley, dijo en un discurso el mes pasado que el actual camino fiscal era insostenible y que los efectos adversos de los recortes de impuestos influirán sobre los gastos de capital y el producto.

La probabilidad de que estas medidas causen subidas de tipos de interés se ve agravada por tensiones geopolíticas. Bajo condiciones en las que la Fed se está retirando de las compras de bonos, Estados Unidos está montando una guerra comercial contra el segundo mayor comprador en el período reciente, China. El mes pasado, en comentarios anónimos, funcionarios financieros chinos de alto rango le dijeron a Bloomberg que estaban considerando retirar las compras de bonos, en parte como respuesta a los movimientos más agresivos de los EEUU. sobre el comercio. Si esto ocurre, ya sea por razones financieras o políticas, solo puede entorpecer aún más a los mercados financieros de los EEUU.

Cualquiera sea el resultado inmediato de la actual agitación, se han establecido algunos hechos de la vida claros, económicos y políticos. Ninguna de las contradicciones del sistema capitalista, que estallaron y salieron a la superficie en 2008, ha sido abordada, y mucho menos superada.
El período pasado ha estado marcado por el impulso a la guerra, con el creciente peligro de una conflagración nuclear en la península de Corea o en otros lugares. Al mismo tiempo, los bancos, las casas de finanzas y los oligarcas capitalistas, junto con los bancos centrales del mundo, han respondido al desastre en el que hundieron al mundo hace una década al crear nuevas “armas financieras de destrucción masiva” especulativas, estableciendo las condiciones para el estallido de una crisis aún más grave que la de 2008.

La clase obrera mundial debe hacer un balance de la situación. La respuesta de las clases dominantes a la crisis actual será la de imponer ataques cada vez más profundos contra sus derechos sociales que los que se iniciaron hace una década.

El sistema capitalista no tiene legitimidad política y económica, y amenaza con sumir a la humanidad en un desastre. Debe ser derrocado en la lucha por un programa socialista internacional por parte de la clase obrera mundial.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin