martes, 27 de febrero de 2018

La creciente amenaza de guerra comercial global

Nick Beams, wsws

Los movimientos agresivos de la administración Trump en pos de su agenda económica nacionalista "América Primero" están llevando al mundo a la guerra comercial, un conflicto con importantes implicaciones militares.

Dos importantes iniciativas de la administración de los Estados Unidos durante el último mes han intensificado las tensiones mundiales, amenazando acciones de represalia por parte de la Unión Europea y China.

A fines de enero, EEUU impuso aranceles importantes a las importaciones de paneles solares y lavadoras chinas y de Corea del Sur.
Esto fue seguido por la recomendación a principios de este mes del secretario de Comercio, Wilbur Ross, de que se introduzcan aranceles y otras medidas restrictivas contra las importaciones de acero y aluminio. La recomendación de Ross fue el resultado de una larga investigación realizada bajo la sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962 que permite que el presidente imponga restricciones sobre las importaciones usando el argumento de "seguridad nacional", una disposición que a veces se describe como la "opción nuclear" en las relaciones comerciales.

El informe dijo que el aumento en las importaciones de ambos metales en los últimos años "amenaza con dañar nuestra seguridad nacional" y Ross envió el informe a Trump con una variedad de opciones, incluyendo un arancel global del 24 por ciento sobre el acero y una tarifa de 7,7 por ciento sobre aluminio, para hacerse efectivo en abril.

El tono militarista de las medidas comerciales fue subrayado por Trump en sus comentarios a los miembros del Congreso la semana pasada cuando dijo que si bien quería mantener los precios bajos, se necesitaba acero y aluminio para la defensa nacional y "si alguna vez tenemos un conflicto, no queremos comprar acero [de] un país contra el que estamos luchando”.

El movimiento contra los paneles solares y las lavadoras trajo una respuesta inmediata de China. Bloomberg informó que dentro de días el gobierno chino estaba estudiando el impacto de restringir las importaciones de soja, para lo cual China es el mayor mercado de exportación de Estados Unidos. China también ha lanzado una investigación antidumping contra las exportaciones del grano sorgo de los Estados Unidos.

La invocación de la sección 232 contra el acero y el aluminio ha provocado una reacción inmediata tanto de China como de Europa. Un vocero del gobierno chino advirtió que si otros países siguieran el movimiento de Estados Unidos tendría "graves ramificaciones" para el orden comercial internacional y que si los Estados Unidos dañan los intereses de China "ciertamente tomaremos las medidas necesarias para proteger nuestros derechos legítimos".

El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung informó esta semana que los funcionarios de la Unión Europea estaban preparando una respuesta rápida a cualquier medida estadounidense sobre acero y aluminio, posiblemente dirigida a productos agrícolas y motocicletas Harley-Davidson.

Mientras los funcionarios de la UE se han negado a comentar sobre el informe, el portavoz de la Comisión Europea Margaritis Schinas ha dicho que Bruselas estaría "profundamente preocupada" por cualquier medida que afecte a las empresas europeas. "Tomaríamos las medidas adecuadas para defender a la industria de la UE, y estamos listos para reaccionar rápida y adecuadamente en caso de que nuestras exportaciones se vean afectadas por cualquier medida comercial restrictiva de los Estados Unidos", dijo en una conferencia de prensa.

Mientras que Schinas dijo que "no estamos en una guerra comercial", el principal periódico financiero alemán, Handelsblatt, proporcionó una perspectiva a más largo plazo. Comentaba que los historiadores a menudo habían comparado el período que precedió a la Primera Guerra Mundial con el tambaleo de los sonámbulos. "No es diferente con las guerras comerciales. El rearme verbal que está teniendo lugar actualmente entre los EEUU, Europa y China también corre el riesgo de escalar los conflictos sobre las exportaciones baratas de acero y aluminio en una guerra comercial abierta”.

En otra señal de los crecientes conflictos económicos globales, las actas de la reunión del Banco Central Europeo del 24 al 25 de enero revelaron preocupaciones sobre las declaraciones del secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, de que un dólar débil era bueno para la economía estadounidense. En su conferencia de prensa en ese momento, el presidente del BCE, Mario Draghi, criticó los comentarios en términos inusualmente fuertes por ir contra los acuerdos en las reuniones del Fondo Monetario Internacional de que los países no devaluarían deliberadamente sus monedas para tratar de obtener una ventaja competitiva.

Según el acta, se expresaron preocupaciones en la reunión "sobre las recientes declaraciones en el ámbito internacional sobre la evolución del tipo de cambio y, en términos más generales, el estado general de las relaciones internacionales". La última referencia señaló el reconocimiento de que el sistema de relaciones geopolíticas y geoeconómicas establecido después de la Segunda Guerra Mundial se está desintegrando visiblemente.

Si bien la amenaza cada vez mayor de la guerra comercial mundial y el colapso del orden económico de la posguerra han sido provocados por las acciones de la administración Trump, sus orígenes no se encuentran allí.

Por el contrario, están arraigados en profundas contradicciones de la economía capitalista global que ahora están saliendo a la superficie en forma de guerra comercial, gran rivalidad de poder y la amenaza de una guerra mundial.

Al revisar la catástrofe de la Gran Depresión y sus consecuencias, los miembros del gobierno de Roosevelt llegaron correctamente a la conclusión de que uno de los principales factores que impulsaron la Segunda Guerra Mundial fueron los conflictos bélicos comerciales que habían sumido al mundo en la década de 1930.

En consecuencia, Estados Unidos trabajó para establecer un orden económico de posguerra basado en promover un comercio cada vez más libre y prohibir las medidas de guerra comercial. Este sistema, consagrado en los acuerdos monetarios de Bretton Woods de 1944 y el establecimiento del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio en 1947, descansaba, en última instancia, en la fortaleza económica de los Estados Unidos.

Pero el mismo crecimiento económico que Estados Unidos promovía contenía una profunda contradicción. La reconstrucción de la economía capitalista global y la reactivación de Alemania y Japón en particular socavaron primero la supremacía económica absoluta y luego relativa del capitalismo estadounidense en el que se basó el sistema internacional.

Las primeras grietas aparecieron en 1971 cuando la administración Nixon eliminó unilateralmente el sistema de relaciones monetarias fijas establecido en Bretton Woods al eliminar el respaldo de oro del dólar estadounidense.

El medio siglo transcurrido desde entonces se ha caracterizado por la turbulencia financiera y económica en curso y la continua disminución de la posición de los Estados Unidos. Hoy, no solo se enfrenta a sus antiguos rivales, Alemania y Japón, contra los cuales fue a la guerra, sino también a otros nuevos, en particular a China.

La crisis financiera mundial de 2008, el colapso económico más grave desde la Gran Depresión de la década de 1930, ha intensificado estas tendencias, a lo que Estados Unidos respondió. Ahora descubre que los arreglos económicos de posguerra, que estableció, van en contra de sus intereses y ha intentado derrocarlos y mantener su hegemonía global mediante el aumento de la belicosidad, tanto económica como militarmente.

Esto no comenzó con Trump. Formó el corazón de las políticas económicas de la administración Obama y sus intentos de establecer un nuevo orden económico en Asia, centrado en los EUA. A través de su Asociación Transpacífico, excluyendo específicamente a China, y la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión correspondiente dirigida a Europa.

Estas políticas específicas han sido eliminadas por la administración Trump, pero la agenda esencial de tratar de mantener el dominio global de los Estados Unidos contra sus rivales ha continuado. Este impulso se intensifica por el hecho de que desde la crisis financiera de 2008, la economía mundial no ha recuperado sus niveles anteriores en condiciones en las que el crecimiento masivo de la especulación financiera en la última década amenaza con desencadenar una crisis financiera aún más grave.

Los mercados en una amplia gama de productos básicos —desde metales básicos como el aluminio y el acero hasta productos agrícolas, textiles y productos de alta tecnología, por citar solo algunos ejemplos— ahora se caracterizan por la llamada "sobreproducción" y una lucha de perro-come-perro por ganancias.

En este, el bicentenario del nacimiento de Karl Marx debe recordarse la extrema relevancia del análisis que desarrolló, ya en el Manifiesto Comunista hace 170 años.

Incluso al comienzo del capitalismo industrial, Marx señaló el significado esencial de sus crisis. "En estas crisis", escribió, "estalla una epidemia que, en todas las épocas anteriores, habría parecido un absurdo, la epidemia de la sobreproducción" que lleva a una "guerra de devastación universal" en la que las fuerzas productivas deben ser destruido porque hay "demasiada civilización, demasiada industria, demasiado comercio".

Los políticos burgueses, los escritores, los expertos y los think tanks mundiales saben por experiencia histórica que el crecimiento de la guerra comercial y la guerra mundial, a la que está inextricablemente unida, es una locura. Pero son impotentes para evitarlo porque esta locura no surge de las mentes de los políticos o de las políticas equivocadas de este o aquel gobierno, sino de las contradicciones irresolubles del modo de producción capitalista —como Marx lo identifica con tanta claridad—, sobre todo, entre el carácter global de la producción y el sistema de nación-Estado en el que se arraiga el sistema de ganancias.

La única solución a estas contradicciones es, como también dejó claramente Marx, la toma del poder político por parte de la clase obrera internacional y la reconstrucción de la sociedad sobre bases socialistas. La intensificación de la guerra, con consecuencias aún más devastadoras que la de la década de 1930, subraya la urgencia histórica de esta tarea.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin