viernes, 26 de enero de 2018

El Foro Económico Mundial se reúne en Davos bajo la sombra de la crisis y la guerra

Bill Van Auken, wsws

El martes, el Foro Económico Mundial (WEF) abrió sus puertas en el exclusivo centro turístico alpino suizo de Davos, con unos 3.000 ejecutivos corporativos, funcionarios gubernamentales y famosos convocados con el ostensible propósito de debatir el tema de este año de “crear un futuro compartido en un mundo fracturado”.

Sin embargo, la reunión se ve ensombrecida por la fractura acelerada del orden capitalista global, que se manifiesta en niveles sin precedentes de desigualdad social en cada país, un fuerte crecimiento de la guerra comercial y la amenaza cada vez más inmediata de un conflicto armado, incluida la guerra nuclear, entre las principales potencias.

La muchedumbre adinerada en Davos, que paga 55.000 dólares por persona para asistir, está custodiada por un pequeño ejército de 4.000 soldados suizos y 1.000 policías, con una zona de exclusión aérea impuesta sobre sus cabezas. Se han prohibido las protestas en la aldea, con el pretexto de que ha habido demasiada nieve, pero miles de personas se manifestaron el martes en la capital financiera suiza de Zurich en oposición al WEF y, en particular, a la asistencia este año del presidente de los EEUU, Donald Trump. Los manifestantes portaban pancartas que decían: “Trump: no eres bienvenido”, “eres una persona de mierda” y “Destruir al WEF”.

La reunión de CEOs multimillonarios globales, banqueros y gestores de fondos de cobertura encarna la misma “fractura” social que los organizadores de Davos pretenden abordar. La cumbre se abrió apenas dos días después de que el grupo de ayuda Oxfam publicara su informe anual sobre la desigualdad social, exponiendo que de todo el crecimiento de la riqueza global en 2017, el 82 por ciento llegó al uno por ciento superior, mientras que la mitad inferior de la población mundial, unos 3,8 mil millones de personas, no recibieron nada en absoluto.

Personificando esta crisis estará Trump, el primer presidente de los EEUU en asistir a la cumbre mundial desde el 2000. Se reunirá con los CEOs globales el jueves por la noche y presentará su agenda “America First” (Estados Unidos primero) al foro en su sesión final del viernes.

Trump preparó el terreno para su aparición imponiendo aranceles a los fabricantes chinos y surcoreanos que ascienden al 50 por ciento en lavadoras y al 30 por ciento en paneles solares, invocando un estatuto raramente utilizado para proteger a los fabricantes nacionales de “lesiones graves”. Los funcionarios del gobierno retrataron la acción como un cumplimiento de las promesas de campaña para proteger a los “trabajadores estadounidenses”, incluso cuando la industria de la energía solar pronostica que su resultado neto sería la pérdida de más de 23.000 empleos.

El Ministerio de Comercio de China respondió con una declaración muy clara que expresaba la “fuerte insatisfacción” de Beijing con los aranceles y advirtió que China “defendería resueltamente sus intereses legítimos”. Existe una creciente especulación de que Trump podría seguir sus primeros aranceles con otros de consecuencias mucho mayores para el acero y el aluminio, iniciando una guerra comercial a gran escala con consecuencias impredecibles para la economía mundial.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, pronunció el discurso de apertura ante el Foro Económico Mundial, advirtiendo: “Las fuerzas del proteccionismo están levantando la cabeza contra la globalización. Parece que está sucediendo lo contrario de la globalización”.

Aunque no nombraba a Trump, estaba claro que las observaciones de Modi estaban dirigidas principalmente contra la administración de los Estados Unidos. “El impacto negativo de este tipo de mentalidad no se puede considerar menos peligroso que el cambio climático o el terrorismo”, dijo.

Se ha hablado mucho de la supuesta contradicción entre el nacionalismo económico derechista de Trump y el supuesto carácter distintivo globalista de Davos, en medio de predicciones de una especie de enfrentamiento entre el presidente estadounidense y sus homólogos europeos, particularmente la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron.

En realidad, tanto Merkel como Macron habrán abandonado Davos antes de que llegue Trump. Además, sus gobiernos también persiguen intereses nacionales en condiciones en las que se está desmoronando todo el sistema de relaciones comerciales posterior a la Segunda Guerra Mundial, establecido bajo la égida del dominio entonces no cuestionado del imperialismo estadounidense.

La fuente de este colapso no se encuentra en los discursos demagógicos de Donald Trump, sino en las contradicciones insolubles del sistema capitalista, que está llevando a cada país a una guerra de cada uno contra todos en una lucha despiadada por ganancias y mercados. Esto está creando el mismo tipo de tensiones y conflictos globales que allanaron el camino hacia la Segunda Guerra Mundial.

Tanto el Wall Street Journal como la CNN publicaron el martes entrevistas con los principales ejecutivos corporativos y financieros de Davos elogiando a Trump por promulgar los recientes recortes impositivos para las corporaciones estadounidenses y los ricos y por llevar a cabo una desregulación sin precedentes de las grandes empresas.

El gerente general de Citigroup, Michael Corbat, dijo a la CNN que los recortes de impuestos conducirían a la expansión del negocio. “Tal vez este es el catalizador que nos lleva del optimismo a la confianza”.

“Hay un optimismo extremo”, dijo Sir Michael Sorrell, director ejecutivo del grupo de anuncios WPP PLC, al Journal. “Es notable la diferencia psicológica, independientemente de lo que pienses de Trump, que haya aportado ... Ha mejorado la psicología positiva (de los ejecutivos)”.

El “optimismo” y la “psicología positiva” de esta capa están impulsados por las expectativas de que el gran crecimiento que experimentaron en sus fortunas personales desde la crisis de 2008, impulsado por dinero gratis de los bancos centrales globales y medidas de austeridad radicales impuestas a la población mundial, ahora se acelerará aún más.

Hubo, sin embargo, opiniones menos optimistas expresadas el día de la inauguración. Axel Weber, presidente del gigante bancario suizo UBS Group AG y ex presidente del banco central de Alemania, advirtió: “Vemos que las presiones inflacionarias son ignoradas en gran medida. Estamos comenzando a ver cerrar las brechas de producción, con condiciones laborales más estrictas y presión salarial ... La inflación podría volver a ser una sorpresa este año”.

El temor a la “presión salarial” está bien fundado. Lo que más elementos conscientes dentro de la clase dominante capitalista ven en el horizonte es un crecimiento explosivo de la lucha de clases, que ya ha encontrado expresión en las primeras semanas del nuevo año en los levantamientos masivos en Irán y Túnez, así como la huelga espontánea de los trabajadores de Ford en Rumania y los paros de los trabajadores en Alemania.

Mientras tanto, en una discusión televisada entre los CEOs en el primer día de la cumbre de Davos se oían expresiones similares de inquietud.
“Se siente como el 2006 otra vez”, dijo el CEO de Barclays, Jes Staley, quien insistió en que la próxima crisis no comenzará con los bancos.

David Rubenstein, cofundador de Carlyle Group, una firma global de inversión de capital privado con sede en Washington, advirtió contra la exuberancia sobre el mercado bursátil en alza, “Usualmente cuando la gente está feliz y optimista, es cuando sucede algo malo”. Advirtió que “cisnes negros”, acontecimientos imprevistos, incluidos los conflictos geopolíticos mundiales, podrían sumir al mundo en una crisis.

Los llamados “cisnes negros” vuelven a casa para descansar mientras se celebran las conferencias y fiestas lujosas en Davos.
En Siria, la invasión turca del enclave kurdo de Afrin ha despertado el espectro de un enfrentamiento armado entre dos aliados de la OTAN, con Ankara buscando aplastar a las fuerzas kurdas sirias en su frontera que han servido como la principal fuerza de poder para la intervención del imperialismo estadounidense en el país.

El New York Times advirtió el martes que la invasión estaba llevando a los intereses de Estados Unidos y Turquía a un conflicto directo en el campo de batalla. El periódico citó a un analista de seguridad que afirmó que Washington debería elegir entre “otra traición estadounidense a los pocos grupos que han apoyado y ayudado consistentemente a los EUA en Siria e Irak, o arriesgarse a un conflicto indirecto e incluso directo con Turquía, un miembro aliado de la OTAN”.

El enfrentamiento en Siria se produce tras una serie de documentos emitidos desde Washington —la Estrategia de Seguridad Nacional, la Revisión de la Postura Nuclear y la Estrategia de Defensa Nacional— que presentan un cambio estratégico del imperialismo estadounidense hacia la preparación abierta para los enfrentamientos militares, incluyendo la guerra nuclear, con Rusia y China.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, emitió un comunicado el martes acusando a Rusia de responsabilidad por un presunto ataque químico en Siria, señalando la intención de Washington de cambiar la crisis que enfrenta a Turquía a un enfrentamiento con Rusia en un país donde Washington y Moscú tienen fuerzas militares.

Esta es la cruda realidad que eclipsa el supuesto “optimismo” de los millonarios y multimillonarios reunidos en Davos.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin