miércoles, 5 de octubre de 2016

La familia Trump va de cacería

Alejandro Nadal, La Jornada

Ayer un viento frío recorrió la sabana y los bosques de África. El mundo decidió no brindar a los elefantes y leones la máxima protección que es capaz de otorgar la Convención sobre Comercio de Especies Amenazadas (Cites, por sus siglas en inglés). La masacre de estos animales continuará y dentro de poco podría ser demasiado tarde para evitar su extinción.

La población de elefantes en África está declinando a un ritmo alarmante en la gran mayoría de los territorios de distribución. A pesar de ese dato, los delegados de la Cites decidieron que los elefantes deben seguir estando sujetos a un régimen de doble listado, que contradice los principios biológicos de la convención. Las poblaciones que se encuentran en la mayor parte del territorio africano seguirán estando en el Apéndice I, que prohíbe todo tipo de comercio de estos animales y sus productos (o sea, el marfil principalmente). Pero las poblaciones de elefantes en Namibia, Zimbabue y Sudáfrica permanecerán en el Apéndice II, que permite un comercio regulado.

Se afirma que las poblaciones de elefantes en estos tres países están en aumento y que por esa razón no deben estar en el Apéndice I. Pero eso es falso. Muchas poblaciones de elefantes en Namibia cruzan la frontera con Angola frecuentemente y no se puede afirmar que están en aumento. Además, los datos desagregados del censo de elefantes para Sudáfrica y Zimbabue no indican que exista un crecimiento constante. Las poblaciones de estos tres países siguen afectadas de una anotación que por el momento impide la reanudación del comercio. Pero la perspectiva de legalizar el comercio internacional permanece abierta mientras no se coloque a todas las poblaciones bajo el amparo del Apéndice I.

Los leones, por su parte, también sufrieron un descalabro. A pesar de estar gravemente amenazados permanecerán en el Apéndice II, sujetos a comercio regulado. De este modo se ha consagrado el apoyo a la terrible práctica de la crianza para la cacería (sobre todo en Sudáfrica) y el comercio de huesos de león (para una supuesta demanda de medicina tradicional en Asia). La cacería de leones es uno de los más terribles aspectos del tráfico de animales en lo que se ha dado en llamar la industria de vida silvestre.

La votación en estos dos casos se fue por el lado negativo a causa del voto en bloque de la Unión Europea. Es la temible Comisión en Bruselas la que dicta cómo se ha de votar en este foro. Sí, leyó usted bien, la misma Comisión Europea que hundió a Grecia y que ha destruido el proyecto de una Europa republicana y democrática. La misma que está capturada por intereses corporativos y financieros que viene a Sudáfrica a cambiar votos a favor de la industria de vida silvestre por favores en el mundo de los negocios. Por cierto, para los curiosos, México también votó en contra de la protección máxima para los elefantes.

A la familia de Donald Trump le gusta la cacería de piezas mayores en África. Elefantes, leones, búfalos, leopardos y cocodrilos son algunas de las especies que han sido cazadas por los vástagos del magnate, que hoy pretende ocupar la Casa Blanca. Las fotografías de los hijitos de Trump con sus trofeos de caza están disponibles para quien quiera verlas en Internet.

La sonrisa del cazador con su víctima siempre me ha impresionado. ¿De qué rayos se están riendo? ¿Será que experimentaron por un momento el miedo a ser devorados o aplastados por estos animales? El miedo a la muerte podría desencadenar la estúpida sonrisa que caracteriza esas fotografías del cazador. Pero en la mayoría de los casos el deporte de la cacería ya no representa ningún peligro para el cazador armado con rifles de alto poder y mira telescópica. Además, por si acaso, un cazador profesional siempre acompaña a los turistas que quieren matar por diversión.

Entonces, ¿por qué la sonrisa? En verdad, matar a un animal por diversión está cargado de una simbología que nos remite a la ideología del dominio y el poder sobre la vida y la muerte. En su acepción original la palabra trofeo se refiere a un premio por haber dominado a un enemigo o por haberlo vencido en una batalla. Es una palabra que reenvía a las hazañas en una guerra y nos habla de conquista y de las formas más extremas de explotación.

Hoy la cacería de trofeo en el mundo es una industria que atiende los caprichos de una minoría elitista que encuentra gratificación para su machismo matando animales incapaces de defenderse. La diversión derivada de destruir a un animal se acompaña de arrebatarle sus colmillos, cornamenta o melena. Son los despojos de una guerra en contra del mundo animal que todavía tiene sus connotaciones coloniales.

Sudáfrica ocupa probablemente el primer lugar en el mundo cuando hablamos de cacería de trofeos. Es hasta cierto punto entendible. Los propietarios de las tierras en las que se practica este deporte son los mismos que las ocupaban en la época del apartheid. Y si antes no tenían el menor respeto por los derechos humanos ¿cómo se puede esperar que harían el salto conceptual para respetar los derechos de los animales?

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis