jueves, 1 de septiembre de 2016

La humillación de Trump y Peña Nieto al pueblo mexicano


A dos días de su encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto, denunciado por sus compatriotas como "una traición", el candidato republicano Donald Trump volvió a las andadas con el mismo programa que expuso el primer día de su campaña, construir un muro entre las fronteras de México y Estados Unidos, y prometió deportaciones masivas.

"Construiremos un gran muro a lo largo de la frontera y México lo pagará. El cien por ciento. Ellos todavía no lo saben, pero lo van a pagar", dijo anoche el empresario al exponer el primero de los 10 puntos del programa migratorio que aplicará en caso de llegar a la Casa Blanca en enero.

Desafiante y provocador, el magnate salió vitoreado de Phoenix (Arizona) por los cientos de seguidores que acudieron al acto con el temor de encontrarse a un Trump cambiado pero que constataron que sigue siendo el mismo que los conquistó en las primarias.

Fue un desenlace inesperado, dos semanas después de repetir diferentes guiños hacia los nueve millones de indocumentados "buenos" (de un total de once), a quienes se les permitiría quedarse en el país, que con las nuevas propuestas quedan expuestos a una deportación en cualquier momento. Los otros dos millones de indocumentados son, según Trump, "criminales" con antecedentes, a quienes empezará a deportar desde el minuto uno en la Casa Blanca.

La ratificación de su propuesta original, tras la reunión con Peña Nieto, que había dicho que México no pagaría el muro, dio un portazo a quienes pronosticaban que el magnate podía cambiar. Peña Nieto insistió en que dijo a Trump que "México no pagará por el muro", como indicó en este Tweet:


El cineasta Alejandro González Iñárritu, por su parte, calificó de «traición» la invitación que hizo el presidente de México, y denunció que se "avaló y oficializó a quien nos ha insultado, escupido y amenazado por más de un año ante el mundo entero". El ganador de un Oscar a mejor director expresó que sintió "una profunda tristeza, indignación y vergüenza" ante el polémico encuentro que sostuvieron Peña Nieto y Trump en la residencia oficial de Los Pinos, un hecho que también fue duramente criticado en México.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis