domingo, 4 de septiembre de 2016

El gran tablero mundial roto: Brzezinski renuncia al imperio

Mike Whitney, CounterPunch

El principal arquitecto del plan de Washington para dominar el mundo ha abandonado el esquema y pide el desarrollo de vínculos con Rusia y China. Si bien el artículo de Zbigniew Brzezinski en The American Interest titulado "Hacia un realineamiento global" ha sido ignorada por los medios de comunicación, muestra que los miembros influyentes en la toma decisiones políticas ya no creen que Washington prevalecerá en su intento de imponer la hegemonía de Estados Unidos en todo Oriente Medio y Asia. Brzezinski, que fue el principal defensor de esta idea y que elaboró el borrador para la expansión imperial de EEUU en su libro de 1997 El gran tablero mundial: La primacía americana y sus imperativos geoestratégicos, ha hecho un giro y hace un llamamiento dramático a revisar esa estrategia. He aquí un extracto del artículo en AI:
"A medida que termina la era de su dominación global, los Estados Unidos tienen que tomar la iniciativa en el reajuste de la arquitectura de poder global.
Cinco hechos básicos relativos a la redistribución del poder político emergente global y el despertar político violento en Oriente Medio están mostrando el inicio de un nuevo reajuste global.
El primero de estos hechos es que Estados Unidos sigue siendo la potencia mundial política, económica y militarmente más poderosa, pero, teniendo en cuenta los cambios geopolíticos complejos en los equilibrios regionales, ya no es el poder imperial global".(“Hacia un realineamiento global”, Zbigniew Brzezinski, The American Interest)
Repetimos: "Ya no es el poder imperial global". Basta comparar esta afirmación con un comunicado que Brzezinski hizo años antes en El gran tablero mundial... cuando afirmó que los EEUU era "la potencia más importancia del mundo".
"... La última década del siglo XX ha sido testigo de un cambio tectónico en los asuntos mundiales. Por primera vez en la historia, una potencia no-eurasiática ha emergido no sólo como árbitro clave de las relaciones de poder en Eurasia, sino también como la potencia más importante del mundo. La derrota y el colapso de la Unión Soviética fue el último paso en el rápido ascenso de una potencia del hemisferio occidental, los Estados Unidos, como el único y, de hecho, la primera potencia verdaderamente global" (El gran tablero mundial: la primacía americana y sus imperativos geoestratégicos, Zbigniew Brzezinski, Basic Books, 1997, p. xiii)
Más del artículo de IA:
"El hecho es que nunca ha habido un verdadero poder global ‘dominante’ hasta la aparición de América en la escena mundial... .. La nueva realidad global decisiva fue la aparición en la escena mundial de América siendo al mismo tiempo la potencia más rica y militarmente más fuerte. Durante la última parte del siglo XX ninguna otra potencia podía compararse. Esa época está llegando a su fin ". (AI)
Pero ¿por qué "esa época está llegando a su fin"? ¿Qué ha cambiado desde 1997, cuando Brzezinski se refirió a los EEUU como "la potencia más importante del mundo"?

Brzezinski apunta al surgimiento de Rusia y China, la debilidad de Europa y el "despertar político violento de los musulmanes poscoloniales", como las causas inmediatas de este repentino cambio. Sus comentarios sobre el Islam, son especialmente instructivos porque ofrecen una explicación racional para el terrorismo en lugar de la típica monserga del gobierno sobre el "odio a nuestras libertades". Razonablemente, Brzezinski ve el estallido de terror como la "erupción de los agravios históricos" (como consecuencia de un "sentido profundo de injusticia") no como la violencia sin sentido de psicópatas fanáticos.

Naturalmente, en un breve artículo de 1.500 palabras, Brzezniski no puede cubrir todos los desafíos (o amenazas) que los EEUU podrían enfrentar en el futuro. Pero es evidente que lo que más le preocupa es el fortalecimiento de los vínculos económicos, políticos y militares entre Rusia, China, Irán, Turquía y los demás países de Asia Central. Esta es su principal preocupación, de hecho, incluso anticipó este problema en 1997 cuando escribió El gran tablero mundial. Aquí está lo que dijo:
"De ahora en adelante, los Estados Unidos pueden tener que decidir cómo hacer frente a las coaliciones regionales que tratan de expulsar a Estados Unidos de Eurasia, poniendo así en peligro el estatus de Estados Unidos como potencia mundial." (P.55) "... Para decirlo en una terminología que se remonta a la época más brutal de los imperios antiguos, los tres grandes imperativos de la geoestrategia imperial son evitar enfrentamientos y mantener la dependencia de la seguridad de los vasallos, para mantener a los poderes tributarios sumisos y protegidos, y para mantener divididos a los bárbaros" (p.40).
"... ... Evitar enfrentamientos… entre los vasallos". Eso lo dice todo, ¿no es así?

La política exterior imprudente de la administración Obama, en particular la caída de los gobiernos de Libia y Ucrania, ha acelerado enormemente la velocidad a la que se han formado estas coaliciones anti-estadounidenses. En otras palabras, los enemigos de Washington han surgido en respuesta a la conducta de Washington. Obama sólo puede culparse a sí mismo.

El presidente de la Federación rusa, Vladimir Putin, ha respondido a la creciente amenaza de inestabilidad regional y el despliegue de las fuerzas de la OTAN en las fronteras de Rusia mediante el fortalecimiento de alianzas con países en el perímetro de Rusia y en todo el Oriente Medio. Al mismo tiempo, Putin y sus colegas de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) han establecido un sistema bancario alternativo (Banco BRICS y AIIB) que con el tiempo pondría a prueba el sistema dominado por el dólar, que es la fuente del poder global. Esta es la razón por la que Brzezinski ha hecho un giro de 180 grados y ha abandonado el plan para la hegemonía de Estados Unidos; porque le preocupan los peligros de un sistema no basado en el dólar que surge entre los países en desarrollo y no alineados que reemplazarían el oligopolio de los Bancos Centrales occidentales. Si eso sucede, los EEUU perderían su dominio absoluto sobre la economía mundial y el sistema de extorsión por el que los billetes de dólares se intercambian por bienes y servicios valiosos llegaría a su fin.

Por desgracia, el enfoque más cauteloso de Brzezinski no es probable que sea seguido por la candidata presidencial favorita Hillary Clinton, que es una firme creyente en la expansión imperial a través de las armas. Fue Clinton quien introdujo por primera vez el concepto de "pivote" en el léxico estratégico en un discurso que dio en 2010 titulado "El Siglo del Pacífico de Estados Unidos". He aquí un extracto del discurso que apareció en Foreign Policy Magazine:
"A medida que se inicia el repliegue en la guerra en Irak y América comienza a retirar sus fuerzas de Afganistán, Estados Unidos se encuentra en un punto de inflexión. Durante los últimos 10 años, hemos asignado inmensos recursos para esos dos escenarios. En los próximos 10 años, tenemos que ser inteligentes y sistemáticos acerca de dónde invertimos tiempo y energía, situarnos para mantener mejor nuestro liderazgo, asegurar nuestros intereses y promover nuestros valores. Una de las tareas más importantes de la gobernanza estadounidense durante la próxima década serán por lo tanto para asegurar un aumento sustancial de la inversión diplomática, económica, estratégica, y de todo tipo - en la región de Asia y el Pacífico...

Aprovechar el crecimiento y el dinamismo de Asia es fundamental para los intereses económicos y estratégicos de EEUU y una prioridad clave para el presidente Obama. Los mercados abiertos en Asia proporcionan a los Estados Unidos con oportunidades sin precedentes para la inversión, el comercio y el acceso a la tecnología de vanguardia ... las empresas americanas (necesitan) aprovechar la gran y creciente base de consumidores de Asia...
La región ya genera más de la mitad de la producción mundial y casi la mitad del comercio mundial. A medida que nos esforzamos para cumplir con el objetivo del presidente Obama de duplicar las exportaciones en 2015, estamos buscando oportunidades para hacer más negocios en Asia ... y nuestras oportunidades de inversión en los dinámicos mercados de Asia".

("El Siglo del Pacífico de Estados Unidos", Secretaria de Estado Hillary Clinton , Foreign Policy Magazine, 2011)
Compárese el discurso de Clinton con los comentarios de Brzezinski en El gran tablero mundial 14 años antes:
"Para Estados Unidos, el premio geopolítico es Eurasia ... (p.30) ... .. Eurasia es el continente más grande del mundo y es geopolíticamente axial. Un poder que domine Eurasia controlaría dos de las tres regiones más avanzadas y económicamente más productivas del mundo. .... El 75 por ciento de las personas en el mundo viven en Eurasia, y la mayor parte de la riqueza física del mundo está allí también, tanto en sus empresas y debajo de su suelo. Eurasia representa el 60 por ciento del PNB mundial y cerca de tres cuartas partes de los recursos energéticos conocidos del mundo". (P.31)
Los objetivos estratégicos son idénticos, la única diferencia es que Brzezinski ha hecho una corrección de curso basado en las circunstancias cambiantes y la creciente resistencia a las amenazas, la dominación y sanciones de Estados Unidos. Todavía no hemos llegado al punto de inflexión de la primacía de Estados Unidos, pero ese día se acerca rápidamente y Brzezinski lo sabe.

Por el contrario, Clinton está todavía totalmente comprometida con la ampliación de la hegemonía de EEUU en Asia. No entiende los riesgos que ello implica para EEUU o el mundo. Va a persistir en las intervenciones hasta que el gigantesco mecanismo militar de los EEUU se detenga, a juzgar por su retórica hiperbólica, probablemente ocurra en algún momento durante su primer mandato.

Brzezinski presenta un plan racional, pero interesado para reducir y minimizar los conflictos futuros, evitar una conflagración nuclear y preservar el orden global. (Aka-El "sistema del dólar") Pero ¿seguirá la sanguinaria Hillary su consejo?

De ninguna manera.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis