martes, 30 de agosto de 2016

Francia y Alemania cuestionan la negociación con EEUU para el TTIP


Las dos mayores potencias de la Unión Europea (UE), Francia y Alemania, cuestionan abiertamente la marcha de las negociaciones con EEUU sobre el tratado de libre comercio entre ambas zonas, conocido por sus siglas en inglés TTIP, hasta el punto de plantear hacer borrón y cuenta nueva. Estos dos países no dicen que no haya un tratado con los estadounidenses, sino que plantean abrir otra etapa de negociación distinta "sobre bases nuevas".

Así se ha expresado este martes, el secretario de Estado del Comercio Exterior de Francia, Matthias Fekl, al asegurar que París va a pedir formalmente a sus socios europeos a finales de septiembre el fin "puro, simple y definitivo" de las negociaciones. La intención es "reiniciar las negociaciones sobre nuevas bases con Estados Unidos, bases modernas". Dos días antes, el ministro de Economía de Alemania, Sigmar Gabriel, reconoció que el proceso estaba "de facto por fracasado".

"Tiene que haber un final claro, limpio y definitivo", subrayó Fekl en una entrevista a la emisora de radio RMC en la que justificó esta posición porque desde el comienzo esas conversaciones transatlánticas se han llevado a cabo "con opacidad" y han generado "mucha desconfianza y miedo".

El secretario de Estado francés precisó que la demanda francesa la concretará él mismo en el encuentro de responsables del Comercio Exterior de la Unión Europea (UE) programado a finales de septiembre en Bratislava. A su juicio, en la situación actual y con el clima político no es posible que los negociadores de una y otra parte sigan reuniéndose.
Fekl puntualizó que no es la Comisión Europea la responsable de la actual deriva, sino que el problema es que "los estadounidenses no dan nada o migajas" y que "así no se negocia entre aliados". "Las relaciones entre Europa y Estados Unidos no están a la altura. Hay que reanudar más tarde sobre nuevas bases".

Este lunes, la canciller alemana, Angela Merkel, hizo saber que todavía veía posible continuar con el proceso de conversaciones, aun admitiendo la "diferencia de opiniones" entre europeos y estadounidenses en asuntos como la protección del medio ambiente y los derechos del consumidor. Pese a las divergencias en el seno del Gobierno alemán, la Comisión Europea había insistido ayer en que iba a seguir negociando sobre la base del mandato "unánime" que le habían dado los países de la Unión Europea en 2013 Estados Unidos y la Unión Europea llevan discutiendo el TTIP durante tres años y las partes esperaban cerrar la negociación en 2016, pero han tenido diferencias en varios asuntos, como en la agricultura, uno de los puntos más conflictivos. El acuerdo entre Bruselas y Washington ha sido ampliamente criticado por multitud de movimientos sociales y partidos políticos por defender los intereses de las multinacionales a las cuales dotaría de mayores privilegios y ventajas comerciales, así como por atentar contra el medio ambiente.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis