miércoles, 24 de agosto de 2016

¿Está el neoliberalismo al borde de la muerte?


El neoliberalismo —sistema económico dominante en Occidente— está en las últimas según opina el ganador del Premio Nobel, economista y exasesor presidencial durante el mandato de Bill Clinton, Joseph Stiglitz. En su último libro 'El Euro: Cómo una moneda común amenaza el futuro de Europa', el experto sostiene que las principales deficiencias del euro y la economía europea generan una gran cantidad de problemas para todo el continente y amenazan con provocar un colapso económico.

El neoliberalismo es un sistema basado en las ideas del libre comercio, los mercados abiertos, la privatización, la desregulación y el recorte en el gasto público, dirigidos a la mejora del funcionamiento del sector privado, algo que es, supuestamente, la mejor manera de estimular el crecimiento económico. Las ideas neoliberales dominan en las economías de las mayores potencias mundiales y organizaciones internacionales como el FMI y el Banco Mundial.

Las políticas de Ronald Reagan y Bill Clinton en EEUU y Margaret Thatcher en el Reino Unido se consideran 'el estándar de oro' del neoliberalismo. Además, el exministro de Hacienda del Reino Unido George Osborne y el ex primer ministro David Cameron continuaron promoviendo y adaptando los principios neoliberales. Sin embargo, la crisis financiera de 2008 agravó la desigualdad entre ricos y pobres y ralentizó el crecimiento económico en muchos países, por lo que la élite política empezó a darse cuenta de los puntos débiles de las ideas neoliberales.

Stiglitz, quien recibió el premio Nobel por "el análisis de los mercados con información asimétrica", se ha convertido en uno de los mayores críticos del neoliberalismo, y defiende que "la euforia neoliberal", que se extendió por el mundo en los años 80 del siglo pasado, ha dejado de existir desde hace mucho tiempo.
"Me parece que la comunidad científica rechazaría las ideas neoliberales. Los jóvenes no están interesados en establecer un sistema neoliberal, ellos intentan comprender el error principal del sistema de mercado y ya se dan cuenta de que este sistema está condenado al fracaso. Además, las autoridades de las mayores potencias mundiales entienden bien que el sistema de mercado no funciona correctamente, pero no son capaces de cambiarlo".
Según detalla Stiglitz, uno de los principios centrales del neoliberalismo —la capacidad de un mercado no regulado de generar crecimiento económico— se ha visto incumplido.
"Abandonamos esta euforia neoliberal cuando todos estábamos seguros de que 'el mercado siempre iba a funcionar bien'. Todo lo que tenemos que hacer ahora es enviar un mensaje claro de que 'el sistema de mercado no sirve'".
Asimismo, Stiglitz no es el único experto que promueve la idea de la incapacidad del neoliberalismo de funcionar en las condiciones actuales. Los economistas del FMI abordan el problema del crecimiento de la disparidad generada por la apertura financiera, algo que podría ralentizar el crecimiento económico.

"Muchas personas empiezan a darse cuenta de la necesidad de reconsiderar algunos aspectos de la economía neoliberal. Nuestras convicciones han resultado fundamentalmente equivocadas", ha precisado el economista Jonathan Ostry para Financial Times.
La crisis del neoliberalismo es particularmente evidente en el Reino Unido, donde el partido conservador, al llegar al poder en 2010, estableció el régimen de austeridad económica reduciendo el déficit presupuestario. Además, tras la renuncia de Cameron, los incentivos financieros del nuevo Gobierno han comenzado a cobrar impulso como un medio para estimular el crecimiento económico.

Al otro lado del Atlántico, los dos candidatos presidenciales Hillary Clinton y Donald Trump abogan por el aumento de los préstamos estatales para la financiación de los proyectos de infraestructura, algo que Richard Nixon también incluyó en su plan económico. Así, a pesar de que el propio Stiglitz pone en tela de juicio la posibilidad de eliminar el neoliberalismo, es evidente que en la actualidad las ideas del neokeynesianismo —es decir, de la admisión de más influencia del Estado en el desarrollo y el funcionamiento del mercado— gozan cada vez de más apoyos.
__________
Via Sputnik

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis