martes, 19 de julio de 2016

FMI advierte altos riegos de crisis financiera en mercados emergentes


La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió que las economías insulares y los mercados emergentes corren cada vez un mayor riesgo de sufrir una crisis financiera. Según Lagarde, las costosas regulaciones y las preferencias empresariales están forzando a los bancos de Occidente a poner fin o suspender sus relaciones bancarias con jurisdicciones extranjeras más pequeñas.

En un texto escrito para un evento del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, la funcionaria puntualizó que los grandes bancos mundiales se están "replanteando sus correspondientes modelos bancarios con los países más pequeños" en vista de las regulaciones tras la crisis financiera y las normativas para combatir el blanqueo de capitales. Lagarde detalló que “algunas entidades han cortado sus vínculos con países que conllevan demasiado riesgo o que no resultan rentables”.

“La pérdida de relaciones bancarias subsidiarias en países en desarrollo mientras los grandes bancos tratan de limitar su exposición al riesgo podría marginar a pequeñas economías y provocar trastornos ‘sistémicos’ a sus mercados financieros”....“Los reguladores tanto en naciones con grandes centros financieros como en pequeños países necesitan hacer más para ayudar a los bancos a mantener esas relaciones”, expresó Lagardé.

La situación ya golpeó a varios países caribeños, donde hasta mayo al menos 16 bancos en cinco países habían perdido todas o parte de sus relaciones bancarias subsidiarias. Según un informe elaborado por Reuters durante la semana pasada, el problema es particularmente agudo en Belice. Según Lagarde estos países son particularmente vulnerables porque a menudo dependen del envío de remesas de trabajadores en el exterior y que, en el mejor de los casos, tienen acceso mínimo a servicios financieros. “Incluso si hasta el momento no son visibles las implicancias de estos trastornos, pueden volverse sistémicos si no se abordan”, advirtió.

Parte del retiro de grandes bancos es una reacción a un alza de los requerimientos de capital tras la crisis financiera de 2008-2009, que hizo menos atractivos los negocios con menores retornos, como la banca subsidiaria. Los países afectados necesitan mejorar sus marcos regulatorio y de supervisión para garantizar el cumplimiento con estándares internacionales, especialmente en el área del combate al lavado de dinero y contra el financiamiento del terrorismo. “Pese a que las implicaciones mundiales de estas interrupciones no son visibles por ahora, pueden volverse sistémicas si no se abordan”, agregó Lagarde.

Las relaciones bancarias correspondientes permiten que el dinero se mueva a nivel nacional o a través de las fronteras entre los emisores y receptores de dinero que utilizan distintos bancos, tipos de cuentas y múltiples divisas.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis