domingo, 26 de junio de 2016

El doloroso Brexit


Nos encontramos en un punto crucial de la historia en el cual todo lo aparentemente sólido y real se disuelve y desvanece como el aire o la fragancia... Tras ocho años de crisis ya nada escandaliza... Somos esclavos de la tiranía financiera impuesta por el neoliberalismo del FMI y el sistema financiero en el cual tan bien se encuentra la esfera política, para "manejar el orden". Pero los manipuladores del orden y organizadores del caos nunca imaginaron que este caos podría llegar a ser mayor a lo planeado y escapar a todo control... como este referéndum en UK que ha desatado todos los caos poniendo la situación fuera de control. Este 23 de junio ha sido el momento en el que los tantas veces humillados y subexplotados votaron por abandonar la Unión Europea en desprecio a su autoritarismo. La siguiente es una reflexión tomada de theobjective.com
Brexit es una realidad. No hay marcha atrás. Pretender que se puede negociar un acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea para amortiguar el golpe solo empeoraría la situación. Tenemos que separarnos. Lo cual va a ser muy traumático en lo político, en lo económico, en lo sentimental. Una ola de populismo recorre Europa. Galopa a lomos del monstruo de la insolidaridad, de la frustración, del miedo, de egoísmo, de odio. El Brexit es solo el primer zarpazo de este Grendel 2.0 que amenaza la existencia de la Unión Europea. Pero este monstruo, esta mentira masiva que ha empujado a la mayoría de británicos a votar leave, este nuevo Tarquino no se va a quedar satisfecho. La mentira y la manipulación de la que alimenta no se sacia nunca. A partir de hoy recorrerán Europa con más fuerza arrasando lo que puedan. No ha calmado aún su inconmensurable lujuria. Cuando de Gasperi, Adenauer y Monet soñaron que podía haber paz en nuestro continente, dieron vida a la Unión Europea. A las mejores décadas de nuestra historia. Cameron solo soñó ser Primer Ministro y hoy el Reino Unido es la primera víctima del Grendel. El primer jadeo de Tarquino. El mundo que dejamos, el que dejaremos, dependerá de lo que hagamos los europeos. De que tengamos la valentía de poner el interés común por encima de la ambición personal, la solidaridad por encima del cálculo electoral, la justicia por encima de la arbitrariedad, la verdadera democracia por encima de la conquista del voto. Todavía no se ha consumado sobre Lucrecia el terrible pecado.
Leer más

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis