jueves, 31 de marzo de 2016

Sobornos por doquier: la corrupción domina la industria petrolera mundial



Una familia asentada en Mónaco es la clave para entender hasta qué punto la corrupción marca el funcionamiento de mercado petrolífero a nivel global. Así lo revela un informe realizado de forma conjunta por The Huffington Post en EEUU y el grupo australiano Fairfax Media, y que apunta directamente a la forma de entender la responsabilidad social corporativa de empresas como Rolls-Royce, Samsung, Hyundai o Leighton Holdings (hoy CIMIC).

El eje de esta investigación es Unaoil, una pequeña empresa propiedad del clan Ahsani, originado en Irán a la sombra de la dictadura del Sha y que, según las citadas informaciones se dedica a sobornar a las personas clave en los países productores de crudo, para asegurarse de que sus clientes en las naciones más desarrolladas consiguen los millonarios contratos que sus accionistas demandan.

Partiendo de mensajes filtrados por una fuente anónima, el informe periodístico asegura tener datos confidenciales que explican a la perfección el papel jugado por la familia Ahsani en el tablero global del crudo entre 2002 y 2012.

Para que esta cadena que engrasa la producción de petróleo mundial funcione, los Ahsani contactan -entre otros- con personajes como dos ministros de Irak, un conseguidor vinculado a Bashar al-Assad en Siria, mandatarios cercanos a Gaddafi en Libia, altos cargos del régimen iraní, funcionarios de Emiratos Árabes Unidos y un misterioso operador kuwaití al que califican en sus comunicaciones internas como "el gran queso".

Más cerca de la manguera con la que llenamos el depósito están las compañías que se encargan de ejecutar las obras de construcción de instalaciones petrolíferas, todas ellas en los países consumidores: Siemens y MAN en Alemania, Eni y Saipem en talia, Rolls-Royce y Petrofac en Reino Unido, Leighton Holdings (filial de ACS) en Australia... Todas ellas forman parte de lo que los medios australiano y estadounidense califican como "corrupción seria y calculada".

"Los archivos que se han filtrado muestran que algunas de las personas que trabajan para esas empresas pensaban que estaban contratando a un lobista, y otros que sabían o sospechaban que estaban pagando sobornos simplemente miraron a otro lado. Pero algunos sabían mucho más", afirman ambos diarios.

Siempre según ese informe, "un puñado de altos responsables en empresas como la española Técnicas Reunidas, la francesa Technip y el gigante de la perforación MI-SWACO (de Schlumberger) no sólo apoyaron activamente los sobornos, sino que además se embolsaron sus propias comisiones".

Nadie parece salvarse de esta hoguera de la corrupción: "El gigante militar estadounidense Honeywell y Leighton Offshore accedieron a ocultar los sobornos dentro de los contratos en Irak, y un directivo de Rolls-Royce negoció incluson una comisión mensual a cambio de filtrar información de su propia compañía".

Sin abandonar el texto literal del reportaje, el medio australiano The Age asegura que "Estos ficheros ponen de manifiesto la traición a los ciudadanos de a pie de Oriente Medio. Despúes de que Saddam Hussein fuese derrocado, Estados Unidos declaró que el crudo del país se gestionaría en beneficio del pueblo iraquí. Hoy, en la primera parte (de tres) del informe La Factoría Mundial de los Sobornos, esa afirmación se desmonta".
______
Tomado de El Economista

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis