jueves, 26 de noviembre de 2015

Se le termina a Turquía la vaca lechera del petróleo barato de ISIS


Turquía compra al Estado Islámico petróleo de contrabando procedente de los yacimientos de Siria que están bajo control del grupo terrorista, por lo que los bombardeos de las posiciones del EI no son rentables para Ankara. De ahí que trate de evitarlos, o de destruir a quienes los ponen en peligro como ocurrió este martes con un avión de procedencia rusa. Desde hace tiempo se está detectando que una gran cantidad de petróleo y derivados entran en territorio turco procedentes de las zonas controladas por los terroristas en Siria.

El Estado Islámico es una organización que se autofinancia de manera eficaz con el petróleo y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, junto a varias empresas de ese país, tienen interés en el auge del Estado Islámico por ser un proveedor de petróleo barato. Si se puede elegir entre comprar petróleo en un lugar a 40 dólares y en otro lugar a 25 dólares, siempre se elegirá comprar el más barato. De ahí que el contrabando de petróleo que realiza el Estado Islámico a través de Turquía sea la fuente de su fortaleza financiera.

Asimismo, las ganancias que Turquía obtiene con la reventa del petróleo de contrabando que le suministra el grupo terrorista es de varios cientos de millones de dólares mensuales. La producción de petróleo en Siria se ha reducido considerablemente durante el conflicto, en unos 500.000 barriles diarios. Pero el Estado Islámico y la así llamada 'oposición moderada' no han destruido los yacimientos ni las refinerías por tanto alguien se está beneficiando con esos 500 mil barriles de petróleo que se destinan al contrabando. Y esto es mucho dinero.

La existencia de este mercado negro de petróleo es uno de los factores que hunden su precio. Si alguien vende 300 mil barriles al día a un precio de 20 o 25 dólares el barril, genera una influencia a la baja de los precios. Por eso que el Estado Islámico es también una herramienta destinada a corroer financieramente a los países productores de petróleo. De ahí que se piense que si el Estado Islámico deja de existir, la situación del mercado del petróleo mejorará rápidamente.

Y también rapidamente puede empeorar la situación de Turquía, país que ha resultado ser el gran beneficiado con el contrabando de petróleo de ISIS. Para Turquía, el Estado Islámico ha sido su vaca lechera. De ahí que el gobierno de Erdogan defienda los intereses de ISIS bajo el escudo de la OTAN. Pero este juego cínico y tramposo está llegando a su fin con la misma rapidez con que al gobierno turco se le agota su "vaca lechera".

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis