sábado, 14 de noviembre de 2015

Francia en estado de emergencia tras los ataques terroristas de ISIS, la milicia financiada por USA


La noche de este viernes la capital francesa se vio sacudida por siete ataques coordinados que han dejado hasta ahora 130 víctimas mortales y más de 250 heridos, 99 de los cuales se encuentran en "estado crítico". Las escenas terribles que llenaron de sangre las calles de París comenzaron poco antes de las 10 pm en siete lugares en forma simultanea. El teatro Bataclan, donde se ofrecía un concierto de los Eagles of Death Metal, una banda estadounidense, fue el más afectado. Unidades policiales paramilitares que irrumpieron en el edificio poco después de las 12:30 am del sábado, matando a dos terroristas, dijeron que encontraron escenas horrorosas en el interior, con más de 100 muertos. Poco antes de la medianoche, el presidente francés, François Hollande anunció que Francia iba a cerrar sus fronteras e impondría un estado de emergencia bajo la ley 1955 que suspende los derechos democráticos fundamentales. Paris quedó bajo estrecha vigilancia militar la madrugada del sábado y las autoridades pidieron a los parisinos permanecer en el interior. Helicópteros de la policía sobrevuelan la zona y la policía paramilitar con unidades del ejército se encuentran desplegadas en toda la ciudad.

De acuerdo a las informaciones oficiales, hubo al menos siete ataques terroristas casi simultáneos, los que probablemente fueron coordinados. Estos ataques incluyen: el atentado en el teatro Bataclan, con toma de rehenes, en el que murieron más de 100 personas. Tres restaurantes y un cine en las cercanías del Estadio de Francia, ubicado al norte de la ciudad, donde se jugaba un amistoso de fútbol entre Francia y Alemania y donde se encontraba el presidente Francois Hollande, viendo el partido. Al sur de ahí, en la Rue de la Fontaine hubo un tiroteo con al menos 5 muertos. Cerca de allí, en los restaurantes Le Petit Cambodge y Le Carillon, hubo otro tiroteo con al menos 15 muertos y mas de 20 heridos en estado crítico. Otros tiroteos ocurrieron en la zona sur de París, el Boulevard Beaumarchais, la Avenida de la République, la calle Charonne, con al menos 25 muertos y 60 heridos.

Las autoridades habían estado al tanto de las amenazas potenciales al principio del día. Una amenaza de bomba telefoneada a mediodía al Hotel Molitor, donde se alojaba el equipo de fútbol alemán, obligó a la evacuación del hotel, que fue sellado con cinta policial. En la medianoche, y tras conocerse la masacre, el presidente Hollande anunció que había ordenado un masivo despliegue de las fuerzas de seguridad y la intervención de los militares. "Tomaremos dos decisiones: el estado de emergencia, lo que significa que varios lugares se cerrarán, y la limitación del tráfico en ciertas áreas", dijo.

Hollande continuó: "El estado de emergencia se aplicará en todo el país. La segunda decisión que he tomado es cerrar las fronteras, para que las personas que han cometido estos delitos pueden ser aprehendidas. Sabemos de dónde este ataque viene. Debemos mostrar la compasión y la solidaridad, pero también tenemos que demostrar que estamos unidos". Los informes de varios medios de comunicación sugieren que los ataques fueron llevados a cabo por miembros de las milicias islamistas suníes apoyados por Europa y Estados Unidos en su lucha contra el régimen del presidente Bashar al-Assad en Siria y conocidos como Estado Islámico o ISIS.

Esto se confirma con las palabras del ex director de la CIA James Woolsey, quien dijo a ABC News que desde que Estados Unidos, Francia y otros países comenzaron a anular la "gestión" del Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS), "Debemos darnos cuenta que estamos en guerra."

El origen de esta tragedia hay que verlo en la maniquea y tramposa intervención de Europa y Estados Unidos en Siria, como antes fue con Irak, Libia o Egipto. Si se confirma que los ataques fueron perpetrados por las milicias del Estado Islámico que financia Estados Unidos, los cientos de muertos y heridos en las calles de París serán víctimas de las guerras imperialistas en el Medio Oriente, libradas con fines geopolíticos cínicos que se encuentran ahora fuera de control. Barack Obama dice lamentar mucho lo sucedido, pero sus palabras de nada sirven si hasta las camionetas Toyota del Estado Islámico son financiadas por la Casa Blanca.

Hace doce años, cuando el gobierno de Bush lanzó una invasión ilegal de Irak, el gobierno francés, previendo el desastre, se negó a participar. Sin embargo, la reintegración de Francia en el mando militar de la OTAN en 2009 fue seguida por su decisión de unirse a Estados Unidos y otras potencias de la OTAN en la guerra de Oriente Medio en 2011. Esto ha demostrado tener consecuencias desastrosas. La clase política francesa respaldó a las milicias islamistas para el cambio de régimen en Libia y Siria, alentando a sus ciudadanos a apoyar a estas milicias y presentarlos como "revolucionarios" que luchaban contra Gadafi y Al-Assad. Ahora estas fuerzas, entrenadas por la CIA y el Pentágono para llevar a cabo ataques terroristas y la guerra de guerrillas en el Medio Oriente, están atacando Europa. Esto ha creado un ambiente político en el que el terrorismo puede florecer y extenderse rápidamente. Lo de París bien puede ser el inicio de una nueva guerra desatada por intereses geopolíticos mezquinos que están fuera de control.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin