sábado, 9 de mayo de 2015

La maldición de los rascacielos


El mundo está en medio de un auge de rascacielos. El año pasado, cerca de 100 edificios de más de 200 metros de altura fueron construidas, más que nunca antes. Este año la capital de China dará la bienvenida a la Torre de Shanghai, que será el segundo edificio más alto del mundo. Arabia Saudita está construyendo Union Tower, que será el edificio más alto del mundo (y el doble de la altura del Centro Mundial de Comercio de Nueva York, el edificio más alto de Estados Unidos). ¿Asegura un oscuro presagio este frenesí de la construcción para la economía mundial? Varios académicos y expertos citados por The Economist, han sostenido la tesis de "la maldición de los rascacielos", aunque una nueva investigación la pone en duda.

En 1999 Andrew Lawrence, de Dresdner Kleinwort Benson, un banco de inversión, identificó la que llegó a ser conocida como la "maldición de los rascacielos". Lawrence notó una curiosa correlación entre la construcción de los edificios más altos del mundo y las crisis económicas. La inauguración del edificio Singer y la Torre Life Metropolitan de Nueva York, en 1908 y 1909 respectivamente, más o menos coincidió con el pánico financiero de 1907 y la posterior recesión. El Empire State Building abrió sus puertas en 1931, en medio de la Gran Depresióny pronto fue apodado el "Empty State Building". Las Torres Petronas de Malasia se convirtió en el edificio más alto del mundo en 1996, justo antes de la crisis financiera asiática de 1997. El Dubai Burj Khalifa, actualmente el edificio más alto del mundo, abrió sus puertas en 2010 en medio de la crisis financiera global.

Los Rascacielos pueden ser altamente rentable, ya que permite habilitar un gran espacio a partir de un limitado pedazo de tierra. Pero en algún momento los pisos adicionales dejan de ser un buen negocio, ya que los costos marginales -por más ascensores y acero- aumentan más rápido que los ingresos marginales (rentas o ventas). William Clark (economista) y John Kingston (arquitecto), escribieron en 1930, que la altura de maximización de beneficios de un rascacielos en el centro de Nueva York en la década de 1920 era de 63 plantas. (La altura ideal probablemente no es muy diferente hoy en día.) Por lo tanto, los récord de rascacielos pueden ser vistos como una indicación de que algún entusiasta inversor está sobreestimando los probables resultados futuros de su nueva construcción.

De hecho, los constructores pueden levantar torres de alturas récord a pesar de que saben que son económicamente ineficientes. Hay, después de todo, un cierto cachet a tener un edificio muy alto con su nombre en él. En 1998, el magnate Donald Trump presentó un plan para construir el edificio residencial más alto del mundo, y logró hacer realidad su capricho: "Siempre he pensado que Nueva York debe tener el edificio más alto del mundo", proclamó. Si este tipo de proyectos pueden obtener financiación, es una muestra de que los mercados financieros están fuera de control y tarde o temprano sufrirán una fuerte corrección. La Torre del señor Trump abrió justo cuando estalló la burbuja de las puntocom.
________
Tomado de The Economist

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin