miércoles, 22 de abril de 2015

Keynesianismo hidráulico y la máquina Moniac


Alejandro Nadal, La Jornada

El mensaje central de la obra de Keynes puede resumirse en una frase: las economías capitalistas son intrínsecamente inestables. Pero esa conclusión, a la que Keynes llegó en 1936 después de un tortuoso recorrido, siempre fue inaceptable para los poderes establecidos.

En 1949 William Phillips construyó un modelo de la economía de Inglaterra. El dispositivo construido por el entonces estudiante de la London School of Economics (LSE) era una computadora analógica que pretendía simular el comportamiento de la economía inglesa a través de mecánica de fluidos.

La máquina de Phillips recibió el nombre de MONIAC (Computadora analógica del ingreso nacional monetario). El aparato medía más de dos metros de altura y estaba compuesto de varios tanques de plástico conectados por un sistema de mangueras, válvulas y bombas. Los flujos económicos estaban representados por agua de colores y se regían, supuestamente, por rigurosos principios económicos.

Cada uno de los tanques representaba un componente de la economía. El agua fluía del tesoro hacia otros tanques, indicando la forma en que se gastaba el dinero en la economía. El mecanismo era de una sencillez cautivadora: si se quería simular un incremento de recursos para el sector salud, simplemente se aumentaba el flujo de agua hacia el tanque que decía Salud.

El flujo hacia otros tanques de la economía seguía su curso por gravedad, pero una parte del líquido era bombeada para representar los ingresos fiscales tributarios. El ahorro reducía la cantidad de agua que se destinaba al consumo y la inversión podía incrementarse con los fondos ahorrados. El MONIAC representaba estos cambios drenando o incrementando el flujo de agua en la tubería dedicada al gasto total. Cuando el flujo de ahorro superaba el de la inversión el nivel en el tanque del excedente aumentaba y, en el caso contrario, se reducía. Las exportaciones e importaciones eran representadas por aumentos y reducciones (respectivamente) de líquido en el sistema.

Phillips presumía que su computadora podía representar el efecto de cambios en diversos parámetros. Variando la velocidad de la bomba destinada a los impuestos se pretendía simular el efecto de cambios en las tasas impositivas. Las consecuencias de distintos niveles de inversión también podían ser simulados con ajustes en los parámetros correspondientes.

El postulado central del MONIAC era que esos flujos representan relaciones estables que permitían administrar cambios en la economía manipulando la palanca de la política fiscal. Las leyes de la mecánica de fluidos se encargarían de todo lo demás a través de los vasos comunicantes de la computadora analógica.

El MONIAC tuvo gran éxito. En la universidad se comenzó a usar para explicar a los estudiantes las complejas interrelaciones que existen en una economía y en organismos oficiales para simular el impacto de diferentes cambios en la política fiscal. Phillips mismo pronto fue contratado como profesor de la LSE (después sería recordado más por su famosa ‘curva de Phillips’, que describía la relación entre desempleo e inflación).

En 1970 Alan Coddington acuñó el término de keynesianismo hidráulico para describir la corriente de macroeconomía que con Hansen, Samuelson y Lawrence Klein se había convertido en la versión oficial de la teoría macroeconómica de John Maynard Keynes. Para Coddington, el keynesianismo hidráulico corresponde a la idea de que una economía puede ser concebida (en el agregado) como un conjunto de flujos homogéneos y se le puede representar a través de un pequeño número de ecuaciones fundamentales. Por eso el MONIAC cabe bajo el rubro de keynesianismo hidráulico. No sólo por sus juegos de agua que serían la envidia de Haendel, sino por la pretensión de estabilidad en las relaciones económicas que se suponía debía representar.

La historia del MONIAC es interesante porque ese modelo forma parte del esfuerzo incansable por distorsionar y después recuperar la obra de Keynes. Al igual que el famoso modelo IS-LM, los postulados del MONIAC dejaron de lado todas las enseñanzas de Keynes sobre el funcionamiento e inestabilidad de las economías capitalistas. Estos trabajos distorsionaron su obra y prepararon el terreno para las críticas desde el monetarismo (Friedman) y la teoría de expectativas racionales (Lucas). El llamado nuevo keynesianismo aceptó la versión distorsionada de Keynes y por ello se colocó a la defensiva, tratando de proteger al Keynes distorsionado, buscando en las fricciones en el mercado la justificación de la intervención estatal.

Hoy predominan en la academia y la política económica los modelos de la nueva macroeconomía clásica, ya sea en su versión de ciclos reales de negocios o en los modelos dinámicos estocásticos de equilibrio general. Las dos vertientes representan un regreso al pensamiento económico de hace cien años. De Keynes no quedó nada: ni expectativas, ni incertidumbre, ni identidad inversión-ahorro o moneda endógena. Las enseñanzas de Keynes se hundieron en los fluidos del ‘keynesianismo hidráulico’.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis