viernes, 5 de diciembre de 2014

TTIP Europa-Estados Unidos: tropezando con la misma piedra II

Leopoldo de Gregorio

No logro entender cuales son las razones por las cuales el ser humano tiende a tropezar una y mil veces...

El siguiente texto lo he entresacado de un artículo de Lucía Villa:
En la madrugada del 2 al 3 de diciembre de 1984, un escape de gas en la fábrica de pesticidas de Union Carbide en la región de Bhopal, en India, provocó uno de los más graves desastres humanitarios y medioambientales de la historia. 24 toneladas de isocianato de metilo (MIC), un compuesto altamente tóxico y mortal, arrasaron todo resquicio de vida y recursos que quedaba en varios kilómetros a la redonda. Se calcula que entre 22.000 y 25.000 personas murieron a consecuencia de la fuga química y que más de 57.000 se vieron expuestas a niveles nocivos de este compuesto, que causó malformaciones y secuelas que en algunos casos han pasado de generación en generación. 30 años después, la empresa estadounidense propietaria de aquella fábrica, Union Carbide Corporation, ha eludido responder ante la justicia india mientras miles de personas siguen bebiendo el agua contaminada o padeciendo “enfermedades ginecológicas” e “infertilidad”.
Warren Anderson, director de Union Carbide en aquellos años, viajó a India días después de la catástrofe y fue arrestado, pero al ser puesto en libertad hasta que se celebrara el juicio huyó de India adonde nunca más regresó para enfrentar los cargos por homicidio. Aunque estaba considerado prófugo de la justicia en aquel país, murió el pasado septiembre con 92 años en una tranquila residencia de ancianos en Florida.
Mientras tanto nos quieren vender que unos tribunales de arbitraje internacional nos van a proteger de los desafueros que en este TTIP puedan cometer las grandes empresas trasnacionales. Tanto europeas como norteamericanas.

En Europa también hay luchadores de sumo, pero lo que se avecina es que a los enanos sólo podremos encontrarlos en los cuentos.

Una vez establecidas las normas, ¿no nos hemos enterado (a pesar de las frases hechas de John Kerry), que EEUU no reconoce 70 convenios de la OIT? ¿Podemos creer a Ignacio García-Bercero, jefe negociador de la UE con EEUU cuando dice “No acordaremos nada que rebaje los estándares europeos”

Supongo que a tenor del millón de parados que originó el Acuerdo NAFTA entre México, Canadá y EEUU no se estará refiriendo a estos estándares. ¿Estaría involuntariamente queriendo exorcisar con la desinformación los estándares alcanzados en Perú como consecuencia de la globalización, al denunciar este país que uno de los resultados más complejos y críticos de este tipo de liberalización ha consistido en haber acentuado las diferencias entre los incluidos y los excluidos? ¿En que en la práctica se ha producido una concentración de la riqueza no conocida anteriormente? ¿El hecho de que Washington no haya reconocido los convenios anteriormente mencionados no nos está mostrando que a tenor de los intereses de las grandes empresas, la libertad sindical, la negociación colectiva, la formación profesional y entre otras, la seguridad en el trabajo son totalmente incompatibles con los objetivos que tan celosamente se están persiguiendo con el TTPI? ¿No conocemos que ando lo que ocurrió en el NAFTA, EEUU sólo firmó dos de los ocho convenios de la OIT? ¿En lo que se refiere al TTIP se comprometerá a firmarlos? Y si llegara a hacerlo (que lo dudo) ¿al conculcarse en este “Tratado” la soberanía e independencia de los Tribunales de los países implicados, una vez firmado, qué entidad nos habrá de asegurar que no haya una revisión permanente de sus cláusulas? Porque este supuesto ha sido tácitamente aceptado por las partes. ¿Conociendo que como consecuencia de las formalidades adscritas a este Tratado será materialmente imposible impugnarlo en su totalidad ¿con qué recursos contará la ciudadanía para hacer valer sus derechos? ¿En la entrevista que le hicieron al anteriormente mencionado García-Bercero, no nos es dable observar la transparencia con la que dejar de clarificar lo que en sí mismo encierra el TTIP?

A la pregunta, Qué avances concretos se han registrado en la negociación?
contestó
Ya hemos concluido una primera fase, en la que ambas partes han expuesto sus objetivos. Se están discutiendo más de 20 asuntos. En todos hemos avanzado. Lo más difícil es lo que tenemos aún por delante: reconciliar posiciones y llegar a un acuerdo ambicioso y equilibrado. Aún queda bastante por hacer. Se trata, por ejemplo, de revisar la duplicación innecesaria en temas reglamentarios. La octava ronda se celebrará en febrero en Bruselas, pero antes habrá una reunión [la próxima semana] para asegurar que el nivel político está implicado.
A la formulada, ¿Habrá cambios con esta Comisión? El presidente Juncker y la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, han discrepado sobre el mecanismo de resolución de conflictos entre inversores y Estados.
Nos ilustró con la siguiente respuesta
No, ambos han dicho que ningún tribunal de arbitraje puede interferir con los procesos de jurisdicción nacional. El mandato de negociación que los Estados miembros entregaron a la Comisión deja claro que la inclusión o no de este instrumento en el acuerdo solo puede decidirse en una fase más avanzada de la negociación.
¿No están tratando de vendernos algo que nos presentan como un logro, pero que en función de su naturaleza sólo podemos concebirlo como tal a tenor de una esperanza y una fe que, como virtudes teologales, han de ser asumidas sin contestar lo que en sí mismas encierran?

Según Joaquín Estefanía este TTIP ha adquirido los rasgos que caracterizaron a Drácula; un vampiro que no podía soportar la luz del sol.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis