sábado, 19 de julio de 2014

Holding del Espirito Santo declara la bancarrota


Después de haber sostenido que la solidez del Banco Espirito Santo (BES) era intachable, esta noche el Espirito Santo International (ESI), el holding principal que agrupa todas las participaciones de la compañía, ha solicitado en Luxemburgo el "régimen de gestión controlada", dado que no puede hacer frente al pago de sus obligaciones que vencen este mes. En otras palabras, el grupo se declara oficialmente en bancarrota. Había que esperar el cierre de los mercados, un día viernes, en pleno verano europeo, para evitar la gran debacle bursátil. La farsa de una banca sólida, con las primas de riesgo más bajas de la historia y pletóricas de confianza, creó la falsa ilusión del fin de la crisis. Sin embargo ésta regresa con fuerza dado el rápido escalamiento que han tenido los problemas del Espirito Santo.
El régimen de "gestión controlada" no es más que una bancarrota ordenada para este holding de 145 años de historia (nació en 1869 con cambio de divisas y juegos de lotería), cuya caída recuerda el desplome de Lehman Brothers, también un banco de siglo y medio de antiguedad que había sobrevivido a la guerra civil de Estados Unidos y las dos guerras mundiales, pero que desapareció apenas reventó la crisis financiera en septiembre de 2008. Los nexos entre el BES y otros bancos europeos, así como con el Nomura japonés, pueden provocar una caída en dominó dando cuenta de la debilidad del sistema financiero, pese a las billonarias inyecciones de liquidez de sus padres adoptivos, los bancos centrales. Una tarea que se ha hecho con cargo a los contribuyentes y disparando la deuda pública.

Leer más

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin