martes, 27 de mayo de 2014

Participación en las elecciones europeas fue un fracaso en toda la linea

Una baja participación de los votantes tuvieron las elecciones del domingo en la Unión Europea. La participación fue del 43,1 por ciento y sólo un poco más alta que las elecciones de 2009. Las mayores participaciones de los votantes fueron en Luxemburgo y Bélgica. En Eslovaquia, sin embargo, sólo el 13 por ciento de los votantes emitieron su voto. Los estados de la Europa del Este tuvieron una baja participación en estas elecciones dando cuenta que firmar parte de la UE es más una carga que un alivio. Esto confirma que la extensión de Europa hacia el Este ha obedecido a intereses más geopolíticos que sociales o culturales.

La mayor participación fue en Bélgica y Luxemburgo donde alcanzó un 90 por ciento de los votantes. Hay que recordar que en estos países la votación es obligatoria y se castiga con una multa a quienes no cumplen con este derecho. En Italia los votantes llegaron al 60 por ciento mientras en Grecia al 58,2 por ciento. En Alemania votó el 47,9 por ciento de la población inscrita y en Austria el 45,7 por ciento. Francia alcanzó un 43,5 por ciento, por encima de la participación en toda la UE.

En España, el índice de participación alcanzó un mínimo histórico del 46 por ciento. Sólo en Cataluña, donde el acalorado debate político sobre la independencia de España llevó a los ciudadanos a las urnas, la participación aumentó en un 10 por ciento. Los pactos a favor de catalanes por la secesión de España, llegaron al 56 por ciento de los votos.

En Portugal, sólo alrededor del 36 por ciento de los votantes participaron en la elección. Holanda, con 37 por ciento, y Gran Bretaña con 36 por ciento quedaron debajo de la media de la UE. En Europa oriental, la participación en las elecciones fue aún más baja. En Hungría, la participación fue de sólo el 28 por ciento, muy por debajo de la media de la UE. En Bulgaria la participación alcanzó el 35,5 por ciento.

En Rumania, el 32,1 por ciento emitió su voto, ayudando al Partido Socialista en la victoria electoral. En Croacia, la participación fue del 25,2 por ciento, mientras en Polonia del 22,7 por ciento. En Eslovenia, la participación fue de apenas el 20,9 por ciento de los votantes, mientras en la República Checa, alcanzó apenas el 19,5 por ciento. La República Eslovaca alcanzó un 13 por ciento de los votantes imponiendo un nuevo récord negativo en toda la UE. La vez anterior había alcanzado una participación del 16,9 por ciento. La participación de la Europa de Este en las elecciones europeas fue un fracaso en todo el espectro político.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis