martes, 26 de noviembre de 2013

La macroburbuja económica mundial


Bernardo Rabassa, Diario Crítico

Según el Dr. Jorge de Paula, en un Blog de Punset, el desarrollo del cerebro nos hizo humanos, con la capacidad de analizar, de razonar o de compadecer, el hecho de conservar las estructuras arquicerebrales reptilianas, nos predispone a sus mensajes de territorialidad, de lucha, de seguimiento ciego a líderes, etc - y en ese etc se acerca a los conceptos básicos del Freudismo, como los instintos de muerte : la agresión y los de vida: sexual y de conservación de la especie, en ambos casos la codicia y la avaricia son motivaciónes profundas, las que llevan a los animales a acumular grasa corporal, o alimentos en escondrijos, para cuando no los haya, básicos para la supervivencia. ¿Dónde está el límite de la acumulación?¿Donde el límite de la codicia? Yo le bautizo, como complejo de Creso, rey de Lidia, de quien se decía que era el hombre más rico del mundo, y tan célebre es su nombre que aún hoy es común decir que un individuo acaudalado es "rico como Creso". Es más en la numismática Quién fue el creador de la primera moneda? He aquí que algunos dicen que se remonta la aparición de la primera moneda en el siglo VII a. de J.C. atribuida al rey Fidón de Argos, a banqueros de Jonia, a colonias griegas radicadas en Asia menor, pero muchos más la atribuyen a Creso.

Bueno, pues psicólogos conductistas americanos, han realizado diversos experimentos para medir hasta donde llega la codicia en la creación de las famosas burbujas económicas, dejando que grupos de 100 personas provistas de ordenador, se vendan 15 veces una cantimplora los unos a los otros, el precio de arranque 10 dólares cantimplora, bueno pues llegan a venderse por miles de dólares hasta que en la vez 14, la burbuja explota, todos dejan de comprar y de vender y se arruinan. El cebo era que les darían en dólares el surplus, nadie llegó a cobrar, y muchos se llenaron de deudas ¿A que les suena? Todavía estamos pagando las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria. Pero además, el crash con el que finaliza la burbuja económica puede destruir una gran cantidad de riqueza, y producir un malestar continuado, como ocurrió con la tulipomanía holandesa, los bulbos de tulipanes raros llegaron a valer fortunas, hasta que alguien, no compró, la Gran Depresión de los años 1930 y la burbuja inmobiliaria en Japón en los años 1990 y la nuestra son ejemplos de que la Crisis se genera cuando se invierte en algo que luego no se va a vender o utilizar. Se suele considerar que las burbujas económicas son negativas porque conllevan una asignación inadecuada de recursos, destinándose una buena parte de ellos a fines improductivos: la alimentación de la burbuja.. Esta alza en el precio se debe normalmente a la especulación, es decir a la codicia y la avaricia. Las burbujas tienen dos leyes: Las burbujas se inflan más tiempo del que nadie espera. Las burbujas finalmente estallan.

Parece que no estamos escarmentados, y en este galimatías en que se ha transformado la macroeconomía mundial global, delante de una distinguida audiencia durante una conferencia en el FMI, con personajes de la talla de Ben Bernanke o Martin Feldstein entre los oyentes, el exsecretario del Tesoro estadounidense, excandidato a presidir la Fed y asesor de Obama, Larry Summers, pronunció hace unos días un discurso que conmocionó a la comunidad de académicos y analistas por radical a la par que convincente y estremecedor: ¿y si la economía estadounidense y por extensión la occidental no es capaz de crecer y crear empleo?, ¿y si sólo puede hacerlo a fuerza de crear burbujas con los consiguientes riesgos?¿Tendrá Complejo de Creso?¿Será el inventor de la macro moneda del Trillón de dólares?

Summers explicó que las autoridades lo hicieron muy bien a la hora de atajar el pánico del 2008-2009. La rapidez con la que suministraron la liquidez consiguió alejar el fantasma de una Gran Depresión y estabilizar las condiciones financieras. Sin embargo, cuatro años más tarde la proporción de gente trabajando no mejora y el crecimiento del PIB en EEUU sigue anémico. Y semejante fenómeno no sólo ocurre en Estados Unidos, también sucede por ejemplo en Japón. ¿Qué pasaría si la crisis simplemente se hubiese acabado y en realidad nos estuviésemos enfrentando a un nuevo escenario en el que el escaso crecimiento es lo normal, una especie de estancamiento secular?, planteó Summers. ¿Acaso no será entonces que ya antes de la crisis no se podía crecer pero la actividad se mantuvo a fuerza de burbujas?. "Podríamos necesitar que en los próximos años se piense sobre cómo se gestiona una economía donde el tipo de interés nominal cero, es un inhibidor crónico y sistémico de la actividad económica, manteniendo nuestra economía por debajo de su potencial". Si la teoría de Summers se cumple, se trata de escoger entre el riesgo de sufrir la inflación y nuevas burbujas o el de padecer muchos años con altas tasas de desempleo.

En eso se equivoca, pues la solución estriba en aceptar que somos más pobres y que la riqueza de Creso no fue suficiente para escapar a la ira de los dioses que mataron a su hijo a pesar de que escondiera todas las armas. De hecho el problema. es para Occidente es que los BRIC trabajan por menos dinero, y Occidente se dedica más a la especulación, atesoramiento y codicia que a aceptar que su dólar, euro o yen no valen la paridad ficticia que se han fijado, y que la producción de dinero virtual, no nos llevará a otra cosa que a la catástrofe. Si el quiere seguir jugando con pompas de jabón que lo haga, son muy bellas, pero todas estallan más pronto o tarde.

Occidente pudo crecer hasta mediados de los 80 gracias a los 'baby boomers' y la incorporación de la mujer al trabajo. A partir de ahí, salvo por algunos momentos en los que se aprovechó la globalización y las nuevas tecnologías, el motor del crecimiento ha sido la deuda y, por ende, las burbujas: la puntocom, la inmobiliaria y la del crédito. Y el proceso comenzó a agudizarse desde la crisis del 98 en los emergentes. Estos países consideran que tuvieron que sufrir la terapia del FMI porque no tenían reservas con las que responder, y desde entonces empezaron a acumular divisas virtuales, sobre todo dólares. Y ello supuso que el precio del dólar se revalorizó y fulminó buena parte de la competitividad estadounidense, lo que a su vez se tradujo en que EEUU alcanzó un déficit comercial del orden del 10 por ciento del PIB. Y para financiar ese déficit todos los años tuvo que entrar en la economía un 10 por ciento del PIB prestado desde fuera. periferia europea. Y ese mar de liquidez provocó que los tipos de interés se mantuviesen artificialmente bajos. Una vez se resta la inflación, los tipos de interés en la práctica eran negativos y había que ser tontos para no endeudarse, con los tipos tan bajos no se incentiva a la banca a dar crédito, y en vez de concederlo al sector privado prefiere darlo al público que se califica de más seguro, o simplemente dedicarlo a la especulación financiera. La población occidental envejece y mengua el crecimiento. Las reformas que mejoran la productividad son lentas y tienen un coste político alto. Al tiempo que la austeridad restringe la demanda, todos los países se lanzan a la vez a ganar cuota de mercado exportadora. Y la globalización y la tecnología están causando una redistribución de la riqueza en detrimento de la clase media de los países occidentales y a favor de las naciones más pobres, las multinacionales y las grandes fortunas. Por si fuera poco, las inyecciones monetarias de los bancos centrales también acaban reportando pingües beneficios sobre todo a los más ricos. ESO PASA EN ESPAÑA

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis