martes, 4 de diciembre de 2012

América Latina cierra levemente la brecha de recaudación fiscal con países de la OCDE


Un informe producido conjuntamente por la OCDE, el Centro Interamericano de Administraciones Fiscales (CIF) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), difundido el 13 de noviembre, muestra que en las dos décadas pasadas América Latina comenzó a cerrar la brecha con la OCDE en términos de recaudación fiscal. Sin embargo, el ingreso por impuestos como porcentaje del ingreso nacional sigue siendo bajo, según normas de la OCDE (si bien existe una variación sustancial dentro de la región). Además, los sistemas impositivos siguen inclinados a los impuestos indirectos, lo cual limita cualquier contribución a reducir la igualdad de ingreso.

El informe Estadísticas del ingreso en América Latina, segundo en una serie, descubre que el ingreso fiscal en América Latina ascendió a 19.4% del PIB en 2010, más que el 13.9 de 1990, pero bajo en comparación con el 33.8 de la OCDE en conjunto. Si bien la brecha entre las dos zonas sigue siendo grande, cayó cinco puntos porcentuales entre 1990 y 2010, al impulso de ganancias sustanciales en Brasil y de un incremento más generalizado en el ingreso impositivo gracias a condiciones macroeconómicas favorables, cambios en los sistemas fiscales y un fortalecimiento de las autoridades y la administración en toda la región. En particular, si bien la crisis financiera global de 2008-09 tuvo impacto en el ingreso fiscal regional, hacia 2010 la recaudación como porcentaje del PIB había recuperado los niveles anteriores a la crisis en 10 de los 15 países latinoamericanos cubiertos por el estudio. Los mayores aumentos en la proporción ingreso fiscal/PIB se registraron en Chile, Argentina, Ecuador y Perú (aumentos de 2.5, 2, 1.7 y 1.1 puntos porcentuales, respectivamente), en tanto Venezuela experimentó una caída dramática (2.9 puntos porcentuales).

Sistemas fiscales y desigualdad de ingresos


Pese a la tendencia positiva en las proporciones impuestos/PIB, los sistemas fiscales en América Latina siguieron siendo bastante regresivos y no lograban complementar las políticas gubernamentales orientadas a reducir la desigualdad de ingreso en la región. Esto es atribuible sobre todo a una dependencia exagerada de los impuestos indirectos y a la débil contribución del impuesto sobre la renta a los ingresos totales por impuestos, la cual no ha mejorado mucho en las dos décadas pasadas. Según el estudio, los impuestos al consumo general, incluidos el IVA y los impuestos a las ventas, siguieron representando 35% del ingreso fiscal en 2010 en promedio en América Latina, en comparación con alrededor de 20% en la OCDE. A la inversa, el impuesto sobre la renta y a las ganancias y las contribuciones de la seguridad social representaron 25 y 17% del ingreso total en AL en 2010, contra 33 y 26%, respectivamente, en la OCDE.

El informe también pone de manifiesto grandes variaciones dentro de la región en términos de recaudación fiscal y estructura impositiva. Países como Argentina (33.5% del PIB) y Brasil (32.4% del PIB) tienen proporciones del PIB muy arriba del promedio regional y similares, si no más altas, a los de países no latinoamericanos de la OCDE en 2010 (resulta interesante que sus proporciones impuestos/PIB son más altas que las de 17 países de la OCDE, entre ellos Australia, Canadá, Japón, Nueva Zelanda, España, Suiza y Estados Unidos). En cambio, Guatemala (12.3%), República Dominicana y El Salvador (14.9%) iban muy a la zaga no sólo de niveles de la OCDE, sino también de sus pares regionales.

Publicar un comentario

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis