miércoles, 25 de julio de 2012

Sin un esfuerzo colectivo la zona euro se desintegrará rapidamente

El Instituto de Nuevo Pensamiento Económico (INET, por sus siglas en inglés), un think tank respaldado por el inversor George Soros, acaba de publicar sus recomendaciones sobre la extrema situación que vive en estos momentos la zona euro. Según estima la organización, en un documento de 11 páginas publicado ayer, "Europa está en el umbral de la catástrofe", mientras señala que "los fallos son evidentes y la interacción entre los mercados y las instituciones es "inadecuada".

El think tank deja claro que es necesario reconocer la distinción entre los costos heredados de un diseño defectuoso del euro, y los costos vinculados a arreglar el diseño en sí. Estos dos aspectos requieren ser abordados con urgencia dado que las condiciones políticas son insostenibles en muchos países donde se está impulsando a las economías hacia la depresión y la desintegración del euro. Por ello sostienen que Europa "deambula hacia un desastre de proporciones incalculables... y que la sensación es de una crisis sin fin".

El INET emite una serie de recomendaciones para intentar evitar la sensación de efecto dominó que vive el Viejo Continente y corregir el profundo malestar social en España, Italia y otros países de la periferia. Para los economistas del INET, esta dramática situación es el resultado de un sistema "que está completamente roto", exacerbado por el boom en el auge de los flujos de capital y de crédito que crearon la burbuja inmobiliaria, y derrumbado hacia la debacle tras su estallido.

Es importante destacar que este enfoque no incluye "un mecanismo permanente para la emisión de deuda común de la zona euro y un mecanismo de transferencias fiscales contracíclicas," dado que los autores consideran estas medidas innecesarias para la resolución de la crisis. Sin embargo, sugieren un "marco institucional mínimo para garantizar las funciones sindicales de divisas como el originalmente establecido."

La clave de este marco mínimo es el reconocimiento de que "es responsabilidad de todas las naciones europeas hacerse cargo de la construcción y el diseño defectuoso del euro, para poner un práctica una solución." Esto es necesario porque la crisis es "el resultado de un diseño defectuoso de la moneda única que alentó tanto a los préstamos imprudentes en los países deficitarios, como a los préstamos imprudentes en los países con superávit. Se debe adoptar un enfoque equilibrado que reconozca las preocupaciones de riesgo moral en los países acreedores, y la responsabilidad que tienen para ayudar a limpiar el desorden que generó el problema. En ausencia de un esfuerzo colectivo, la zona euro se desintegrará rápidamente. Al fin y al cabo, las tensiones se han estado construyendo desde hace mucho tiempo y las condiciones en varios países "no son socialmente o políticamente sostenibles a largo plazo".

En la formulación de sus recomendaciones, el informe del INET hace una clara distinción entre los problemas existentes durante el diseño disfuncional de la zona euro en los últimos 10 años y los retos del rediseño que debería restaurar la solidez del sistema de la zona euro. El think tank que no se puede hacer frente a los legados disfuncionales si no existe un compromiso claro a largo plazo sobre el re-diseño.

Al mismo tiempo, "es imposible construir a largo plazo mecanismos tales como un sindicato bancario", siempre y cuando los desequilibrios de deuda, la falta de competitividad y la insuficiencia de capital de las instituciones financieras dificulten el camino hacia una Europa sana. El INET se reunirá de nuevo a principios del otoño para examinar distintos escenarios que incluyen la desintegración de la zona euro y sus consecuencias, una reordenación de la zona euro en dos bloques, y el papel del Reino Unido en el futuro de Europa.
______________
Ver: Informe INET

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin