viernes, 4 de mayo de 2012

España sondea a varios bancos de inversión para encontrar una solución a la crisis


España está sondeando a varios bancos de inversión, como Credit Suisse, Goldman Sachs y UBS en su búsqueda de una solución contundente para el sector financiero, seriamente afectado por el desplome de los precios inmobiliarios que amenaza con poner en cuestión la solvencia del país. Aunque el gobierno ha dicho repetidamente que no pedirá dinero a la Unión Europea o al Fondo Monetario Internacional para solucionar el problema de sus bancos, el Banco Central está sondeando la transferencia de los activos tóxicos a una sociedad holding para que valore e intente vender estos activos.

Entre las instituciones que se han presentado para asesorar a España están aquellas que han acumulado experiencia con la creación de la Agencia Nacional de Gestión de Activos (NAMA, por su sigla en inglés) en Irlanda. Lazard, Blackstone y BNP Paribas asesoraron en el proceso de reestructuración de la deuda griega. Goldman Sachs y Bank of America, por su parte, estuvieron entre los principales asesores para Irlanda. Credit Suisse, UBS, Citigroup, JP Morgan, Rothschild, Nomura y Deutsche Bank también han participado en trabajos con gobiernos a lo largo de la crisis financiera.

El Gobierno español pidió este año a los bancos nacionales un esfuerzo adicional de saneamiento por 54.000 millones de euros. Desde junio de 2008, y sin tener en cuenta las nuevas medidas que ha puesto en marcha el Gobierno en relación a los activos relacionados con el sector, los bancos han provisionado 112.000 millones de euros por el deterioro de sus activos, de acuerdo a datos recientes del Banco de España. Además, el Estado inyectó 18.000 millones de euros en el sistema, tomó el control de varios bancos y forzó a las entidades a reconocer pérdidas. Ahora está buscando lo que se denomina una “estructura de liquidación” para liberar a los bancos de los activos tóxicos remanentes.

Se espera que los precios inmobiliarios bajen otro 20 o 30 por ciento lo que haría insuficiente el colchón de reservas constituido por el sector financiero, intensificando la amenaza de un eventual rescate para España, que la llevaría a seguir el camino de Grecia, Irlanda y Portugal. Las lecciones del modelo irlandés incluyen cómo el NAMA eliminó el control de los bancos para asegurar que la relación con el tomador de préstamos era libre de problemas pendientes. Antes de crear la sociedad holding, los asesores inmobiliarios tendrían que determinar el volumen necesario de provisiones para hacer frente a la avalancha de activos tóxicos, luego debería elegir a un asesor bancario para que ayude a crear y poner en marcha el banco malo.

El Banco de España ya ha adjudicado cuatro entidades previamente rescatadas y le quedan otras tres para vender. Ya ha comenzado el proceso con el Banco de Valencia y Catalunya Caixa. Nomura fue la elegida para vender el Banco de Valencia, y Citigroup hará lo propio con Catalunya Caixa. Las posibles pérdidas deberían quedar cubiertas a través del Fondo de Garantías de Depósitos (FGD), que se financia con aportaciones de los bancos.

Aunque el gobierno ha restado importancia a las informaciones sobre la creación de un banco malo similar al NAMA irlandés, funcionarios del Gobierno han tenido reuniones informales con al menos cuatro asesores inmobiliarios internacionales para saber más sobre el trabajo interno del NAMA. CBRE, Savills, DTZ y Knight Frank asesoraron a Irlanda en su exitoso modelo de gestión de activos tóxicos.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

ShareThis